Reuniones de evangelización en Varsovia buscan ayudar a que la gente redescubra la esperanza en un mundo perturbado.

30 de abril de 2022 | Varsovia, Polonia | Daniel Neal, División Transeuropea, y Adventist Review

En un edificio ubicado a tan solo pocas cuadras del Centro Histórico de Varsovia con sus coloridos edificios de apartamentos y calles angostas, el evangelista Mark Finley está brindando esperanza a un mundo atribulado, recordando a sus oyentes sobre las promesas de Dios.

Mientras las noticias diarias continúan reportando sobre los ataques a las ciudades vecinas de Ucrania, el mensaje es dado no solo en proximidad al teatro de la guerra en Europa sino en el corazón evocativo de una ciudad que fue destruida por la guerra entre 1939 y 1945.

“¿Qué hacemos cuando azota la crisis?”, preguntó Finley el 20 de abril de 2022, en la noche de apertura de una serie de dos presentaciones diarias durante cinco días, en la iglesia adventista Central de Varsovia, en Polonia. Su mensajes cristocéntricos están siendo traducidos simultáneamente al polaco y al ucraniano. “¿Cómo es posible esperar cuando toda esperanza parece haber desaparecido?” es la pregunta guiadora de las presentaciones que están dando esperanza a cientos de personas.

Los mensajes de Finley son traducidos simultáneamente al polaco y al ucraniano, dijeron los organizadores. [Fotografía: David Neal / CC BY 4.0]

Finley no es extraño a la misión de la Iglesia Adventista en el Norte de Europa. Durante la década de 1980, fue secretario ministerial y principal evangelista de la División Transeuropea (TED), llevando a cabo campañas en toda la división, entre ellas, en las ciudades polacas de Gdansk y Katowice. Treinta y cinco años después, el propósito de esta visita a Polonia está clara: llevar esperanza y aliento espiritual a personas que Finley describe como “decididas” y “perseverantes”. Es una esperanza que desea compartir con los miembros de iglesia, sus vecinos e invitados de Ucrania, a quienes están albergando miles de familias en Polonia.

En sus declaraciones de apertura, Finley brindó palabras de agradecimiento y oraciones de parte de Ted N. C. Wilson, el presidente de la Asociación General, a los miembros de Polonia por “abrir sus hogares, abrir sus iglesias, pero por sobre todas las cosas, abrir sus corazones a sus vecinos ucranianos”.

Diseñados para satisfacer las necesidades espirituales del momento que experimentan personas estresadas y llenas de temor, “cada mensaje cristocéntrico se centra en la compasión de Cristo por los sufrientes, su presencia divina en el sufrimiento, y la solución última al problema del sufrimiento”, enfatizó Finley.

La iglesia de St. Cross, en el Centro Histórico de Varsovia, con un cartel reciente donde cita a Lucas 6:27, 28. [Fotografía: David Neal / CC BY 4.0]

Rodeados de música inspiradora a cargo de los miembros polacos y ucranianos, el mensaje de la primera presentación dejó a los oyentes con tres valores espirituales a los que aferrarse. En primer lugar, gracias a Cristo, Dios promete que jamás nos dejará ni nos abandonará. Finley también dijo que podemos tener esperanza en medio de los conflictos de la vida, con la presencia del Espíritu Santo para fortalecernos. Finalmente, añadió, nuestra esperanza no depende de las circunstancias, la fortaleza personal u otras personas, sino en las promesas de Dios.

Como resultado, le siguió una instrucción final: “¡No permitan que el temor les estrangule el gozo!”

La versión original de esta noticia fue publicada en el sitio de noticias de la División Transeuropea.

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Iglesia Adventista celebra cientos de bautismos después de esfuerzos abarcadores de evangelismo en la región Mexicana del Norte
Se aproxima la conferencia SeLD de Interamérica el 25 de julio
Radio Mundial Adventista está transformando vidas en la amazonia peruana