12 de mayo de 2022 | Silver Spring, Maryland, Estados Unidos | Ted N.C. Wilson, President de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

¡Hola amigos! En nuestro tiempo juntos hoy, consideraremos la ordenanza de «La Cena del Señor». Gran parte de lo que compartiré con ustedes proviene del sitio web de nuestra Iglesia Adventista del Séptimo Día en la URL que se muestra en la pantalla a continuación [www.adventist.org/the-lords-supper] y los animo a visitar el sitio para obtener más información.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día considera que la Cena del Señor es tan vital que se ha incluido en una de nuestras Creencias Fundamentales basadas en la Biblia como la Creencia # 16, que dice lo siguiente:

 “La Cena del Señor es una participación en los emblemas del cuerpo y la sangre de Jesús como expresión de la fe en Él, nuestro Señor y Salvador.

En esta experiencia de comunión, Cristo está presente para encontrar y fortalecer a Su pueblo. Al participar, proclamamos con alegría la muerte del Señor hasta que vuelva.

La preparación para la Cena incluye el auto-examen, el arrepentimiento y la confesión. El Maestro ordenó el servicio del lavado de pies para significar una renovada limpieza, para expresar la voluntad de servirnos unos a otros en la humildad de Cristo, y para unir nuestros corazones en el amor.

El servicio de comunión está abierto a todos los Cristianos creyentes.».

Como pueden ver, la Cena del Señor, que se celebra hoy como un servicio de comunión, es una oportunidad para que los creyentes honren el don de Dios en el sacrificio de Jesucristo. Al hacer esto, el apóstol Pablo escribe en 1 Corintios 11:26: «La muerte del Señor anunciáis hasta que él venga».

La Cena del Señor sigue las palabras de Jesús durante la Última Cena de la que participó antes de Su crucifixión. Él y Sus discípulos se reunieron para celebrar la cena de Pascua, en memoria de la liberación de Israel de la esclavitud en Egipto. Esta vez, sin embargo, mientras participaban del pan sin levadura y del fruto de la vid, Jesús les dio un nuevo significado a estos elementos.

Incluso antes de que comieran juntos, Jesús demostró Su amor por Sus discípulos y por nosotros al realizar el trabajo de un siervo. Lavó los pies de Sus discípulos. Al hacer esto, mostró un ejemplo de bondad y amor incondicional. 

Las tres partes importantes de un servicio de comunión Adventista del Séptimo Día incluyen comer pan sin levadura, beber jugo de uva y lavarse los pies unos a otros. Todas estas cosas son simbólicas del sacrificio de Cristo para salvarnos, y el humilde ejemplo de siervo que Él dio.

 Estas acciones siguen las palabras de Jesús a sus discípulos: «Haced esto en memoria de mí» (Lucas 22:19).

El pan representa el cuerpo de Cristo, partido por nosotros. En Mateo 26:26 leemos: «Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo.»

Jesús estaba de pie ante Sus discípulos cuando dijo esto, comunicando que esto sería un símbolo de recuerdo de lo que estaba a punto de hacer.

«Yo soy el pan de vida», dijo Jesús (Juan 6:48). Continuó explicando: «Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.)

Al dar Su cuerpo por el mundo, Dios abrió un camino para que seamos salvos de las consecuencias eternas del pecado. Creyendo y aceptando la muerte y resurrección de Jesús. Jesús, el verdadero pan del Cielo, satisface los anhelos más profundos de nuestro corazón. Este «pan verdadero» simboliza un alimento espiritual para saciar completamente el hambre del alma. Aceptar a Jesucristo, el Pan de Vida, llenará nuestro corazón de sentido y amor, y nos dará la vida eterna.

El pan que se sirve durante el servicio de comunión no tiene levadura, y hay una razón interesante para ello.

Durante la Pascua, Dios instruyó a los Israelitas que estuvieran listos para partir tan pronto como Faraón diera su consentimiento, por lo que hornearon tortas de masa sin levadura. A través de los años, cuando los Israelitas celebraban la Pascua, usaban pan sin levadura como recordatorio de su apresurado éxodo de Egipto.

El Apóstol Pablo agregó un significado adicional a comer pan sin levadura en tiempos de remembranza cuando escribió a la iglesia de Corinto:

“No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa? 7 Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. Así que,“ él continúa, “celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad.” (¡ Corintios 5:6.8).

El fruto de la vid simboliza la sangre de Jesús que fue derramada por nosotros. «Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, dijo Jesús, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.» (Mateo 26:28).

Los Adventistas del Séptimo Día creen que el fruto de la vid utilizado en la celebración de la Pascua era jugo de uva sin fermentar. Después de participar de la copa, Jesús dijo: «No beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.» (Mateo 26:29).

Cuando consideramos las formas en que se condena el vino fermentado en las Escrituras, los Adventistas del Séptimo Día buscan conmemorar el sacrificio de Cristo por nosotros con una mente clara.

“El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora,  Y cualquiera que por ellos yerra no es sabio.” leemos en Proverbios 20:1.

 Y en Proverbios 23:31, 32 leemos: «No mires al vino cuando rojea,  Cuando resplandece su color en la copa.  Se entra suavemente; Mas al fin como serpiente morderá,  Y como áspid dará dolor.»

Solo el jugo de uva puro, recién exprimido de la vid, es un símbolo adecuado de la sangre perfecta de Cristo, derramada por la redención de la humanidad.

El servicio de lavado de pies que practicamos como Adventistas del Séptimo Día sigue las palabras y acciones de Jesús en Juan 13:

“Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis” (vs. 14, 15,).

 Al realizar el humilde acto de lavar los pies de sus discípulos, Jesús nos dio un ejemplo de verdadera grandeza. Durante un servicio de comunión hoy en día, la mayoría de las iglesias Adventistas proporcionan tazones, agua y paños para un lavado de pies ceremonial llamado «Rito de Humildad».

Este es un momento especial de compañerismo, de dejar de lado las diferencias de estatus o posición, de servir a nuestros hermanos y hermanas en la fe, y de hacer que nuestros corazones estén bien unos con otros y con Dios.

Jesús instituyó la Cena del Señor para conmemorar nuestra liberación de la carga del pecado. Es el servicio del nuevo pacto que continúa la celebración solemne de la Pascua. Durante esta última cena con sus discípulos, Jesús nos dio un ejemplo. Partió el pan y compartió el fruto de la vid con sus discípulos y les pidió que recordaran el sacrificio que estaba a punto de hacer por ellos y por todos nosotros.

La Pascua era un recordatorio de la liberación de los israelitas de la esclavitud egipcia. La Cena del Señor es un recordatorio de nuestra liberación personal de la esclavitud del pecado. Hemos sido redimidos, no con oro o plata, sino «con la sangre preciosa de Jesucristo» (1 Pedro 1:18, 19).

La comunión es el momento perfecto para pensar en cómo podemos crecer en Cristo y honrarlo mejor con nuestras vidas. Jesús, nuestro Salvador, ha dado la oportunidad de salvación a cada persona. Por Su vida perfecta, Su muerte sacrificial y Su resurrección, estamos invitados a venir a Su mesa, experimentar Su amor y ser salvos por la eternidad.

Agradezcámosle por Su maravilloso regalo en este momento. Padre en el cielo. Gracias por esta asombrosa comprensión de lo que significa la comunión. El cuerpo y la sangre de Jesucristo. Simbólico de eso, por supuesto. Pan sin levadura, jugo de uva puro, simbolizando lo que Jesús hizo por nosotros en la cruz. Y Señor, te damos gracias porque también podemos participar en la ordenanza de la humildad, de servirnos unos a otros y darnos cuenta de que todos somos iguales al pie de la cruz. Ahora, Señor, bendícenos mientras avanzamos en nuestro testimonio por ti basado en esta maravillosa participación en el servicio de comunión, que nos habla del gran amor de Cristo por nosotros, y la salvación que se hizo posible a través de su cuerpo quebrantado y la sangre derramada en el Calvario. Te damos gracias también por el ministerio de intercesión que estás llevando a cabo en este momento como nuestro Sumo Sacerdote en el lugar santísimo, todo ello encarnado en la salvación de Jesucristo. Para nosotros, el evangelio eterno. Gracias. En el nombre de Jesus. Amén.

Top news

Iglesia Adventista celebra cientos de bautismos después de esfuerzos abarcadores de evangelismo en la región Mexicana del Norte
Se aproxima la conferencia SeLD de Interamérica el 25 de julio
Radio Mundial Adventista está transformando vidas en la amazonia peruana