19 de mayo de 2022 | Silver Spring, Maryland, Estados Unidos | Maryellen Hacko, Red de Noticias Adventistas

El Congreso de la Asociación General es el evento más grande, más complejo y puede decirse más significativo que lleva a cabo la Iglesia Adventista del Séptimo Día cada quinquenio. Pospuesto por dos años debido al COVID, está planificado para que tenga lugar del 6-11 de junio en el America’s Center en San Luis, Missouri. Esta postergación de dos años ha resultado en complicaciones que han requerido soluciones particulares, además de nuevas iniciativas que beneficiarán a los adventistas de todo el mundo.

La Agencia de Noticias Adventistas se sentó con Sheri Clemmer, asistente del gerente del Congreso de la Asociación General; Silvia Sicalo, planificadora asociada de reuniones de la Asociación General, y George O. Egwakhe, tesorero asociado de la Asociación General y gerente del Congreso, para analizar la postergación del Congreso, las dificultades en la planificación y las nuevas innovaciones singulares que pueden esperarse en el Congreso de este año.

Cambio de ubicación y postergación

“¿Saben que lleva nueve años planificar un congreso?”, comienza diciendo Clemmer. “Nueve años antes del Congreso es cuando la Comisión de Selección de Sede elige la ciudad para el congreso. La comisión explora las opciones y obtienen propuestas de posibles ciudades, y entonces visitan a cada una. Las mejores opciones son presentadas a la Junta Directiva de la Asociación General en el Concilio Anual, quien toma la decisión”.

Al referirse a la manera en que el COVID interrumpió los planes iniciales para reunirse en Indianápolis en 2020, Clemmer explica que el cambio a San Luis fue un proceso complicado.

“En la planificación de eventos, hay que adaptarse a las circunstancias adversas porque hay tantas cosas que pueden suceder en un evento. Es necesario ser flexible todo el tiempo. Realmente aprendimos eso con el COVID. Planificamos la asignación de espacio cinco veces para Indianápolis, y ahora múltiples veces en San Luis. Hemos tenidos que rediseñarlo con distanciamiento social y sin distanciamiento social, y ahora en una ciudad totalmente nueva”.

“Lo bueno es que conocíamos muy bien el centro”, sigue diciendo Egwakhe. “El Congreso se realizó allí en 2005, por lo que teníamos información de esa ocasión”.

“No obstante, había mucha incertidumbre”, dice Sicalo. “Tantas divisiones nos preguntaban ‘¿Será que tengo que viajar? ¿O será que asistiremos en forma virtual?’ Y teníamos que esperar para que se tomara el voto del 18 de enero, que es cuando se cambió los estatutos de la Constitución de la Iglesia Adventista, que permiten que el evento se lleve a cabo en forma virtual. En esencia, en lugar de planificar el Congreso en nueve años, hemos tenido que planificarlo en tres meses”.

“Lo bueno es que somos tres acá que podemos consolarnos mutuamente”, dice Clemmer riendo.

“Sin trabajo en equipo, esto no funcionaría”, concuerda Sicalo. “Si no fuéramos un equipo, consultándonos y ayudándonos, no podríamos lograrlo”.

Al referirse a la razón por la que el Congreso fue trasladado de Indianápolis a San Luis, la decisión fue tomada sobre la base de la disponibilidad de la sede. Según los estatutos de la Constitución de la Iglesia Adventista, el Congreso tiene que llevarse a cabo dentro de los dos años de su fecha original.

“Lo pospusimos la primera vez a mayo de 2021, pero el COVID aún no permitió que nos reuniéramos en esa fecha”, comienza a decir Clemmer. “El programa fue que Indianápolis tenía un cronograma muy cargado para 2022. Tenían un par de grupos pequeños que planificaron reunirse en el edificio del 6-11 de junio de 2022, pero habría sido demasiado costoso trasladar a esos grupos a otra parte. Las otras únicas semanas que tenían disponible eran la de Acción de Gracias y la de Navidad, pero eso no habría funcionado. Además, el clima no es tan bueno en esa época del año. Por ello, la Junta Directiva votó trasladarlo”.

“Fue sin embargo maravilloso”, sigue diciendo Sicalo. “Dios preparó ambas fechas y ambas ciudades sin que lo supiéramos. Hasta pudimos cancelar nuestros contratos originales sin penalidad alguna”.

“Además de ello, la sede de San Luis quiso darnos un paquete atractivo para traernos de regreso después del tiempo que pasamos allí en 2005”, sigue diciendo Egwakhe. “El contrato que firmamos era por un arancel de alquiler de un dólar, siempre y cuando pudiéramos alcanzar los requisitos de alimentación y bebidas y mínimos de habitaciones de hotel”.

“Pudimos alcanzar los mínimos requeridos”, dijo Clemmer.

Los desafíos particulares de un congreso híbrido

La planificación del primer Congreso de la Asociación General híbrido no careció de desafíos significativos y sin precedentes. Si bien la creación de la infraestructura digital para organizar un evento tan grande constituye una dificultad, también hubo cambios significativos en el cronograma y el formato que se requirieron para facilitar que los delegados se sumen desde los extremos opuestos del planeta.

“El Congreso de este año estará disponible en cinco idiomas”, comienza a decir Clemmer. “Inglés, francés, español, portugués y ruso. Debido a esto, necesitamos tener sesiones multiples de Zoom y un equipo de traductores que trabaje en cada una de esas salas, además de equipos de Zoom para cada delegado e idioma. Por ello, eso tiene un impacto tremendo en el presupuesto”.

Además de lo mencionado, tener delegados que se sumen en forma virtual desde diversos países significa que podrían producirse desafíos significativos relacionados con las conexiones de Internet. En esta ocasión, todas las votaciones se llevarán a cabo por medio de una plataforma en línea. Los 2177 delegados que están registrados como asistentes presenciales del Congreso de la Asociación General en San Luis tendrán acceso a tener buena conexión de wifi y recibirán dispositivos para cargar sus teléfonos, para que no queden sin batería durante el día. No se puede dar la misma garantía a los 495 delegados que se sumen en forma remota.

“Si alguien en Zoom quiere hacer una pregunta durante una de las reuniones, necesitan tener buen wifi para que se los pueda escuchar y reciban respuesta. También necesitan buen wifi para votar. Si algo falla con toda esa tecnología, eso podría resultar potencialmente una tragedia”, dice Sicalo. “Más allá de eso, hemos alcanzado el número de delegados que se requiere que asistan en forma presencial, por lo que estamos my agradecidos al Señor por ello. Pero aún seguimos orando para que toda la tecnología funcione”.

Otro desafío de llevar a cabo un congreso híbrido son las diferencias horarias. Por lo general, un Congreso de la Asociación General dura diez días, con sesiones de trabajo esparcidas en medio de los informes de las divisiones y los cultos de adoración. Este año, el Congreso de la Asociación General solo durará seis días, y las reuniones de trabajo tan solo cuatro, lo que se llevará a cabo tanto de mañana como de tarde.

“Hace unos meses nos dimos cuenta de que cuando es viernes en San Luis ya será sábado para algún delegado en cierto lugar del mundo. Los delegados no participarán de sesiones de trabajo en sábado. Por eso, tuvimos que hacer drásticos ajustes”, dice Clemmer. “Todas las sesiones de trabajo se llevarán a cabo de lunes a jueves, y los informes de las divisiones se llevarán a cabo el viernes, mientras que el sábado será un día de adoración”.

COVID y la importancia de orar

Dado que los delegados llegarán desde casi doscientos países hasta San Luis, mantener a todos seguros y sanos ha sido una prioridad para los organizadores del Congreso. “Hemos estado orando para que ninguno se contagie de COVID o lo transmita mientras estamos aquí”, dice Clemmer. “No obstante, contamos con la infraestructura ya lista en San Luis para prevenir esto”.

Los delegados y el personal técnico recibirán cada uno mascarillas KN95 o N95 cuando se registren, si bien la ciudad de San Luis por el momento no exige usarlas. La decisión de usar mascarilla depende del individuo, pero la Administración del Congreso se reserva el derecho de exigir mascarillas si cambia la orden de la ciudad y se solicita nuevamente su uso.

Asimismo, se ubicarán puestos de desinfección a lo largo y a lo ancho del Complejo de Convenciones America’s Center, y habrá tanto pruebas de antígenos como de PCR en el lugar para los que necesiten tener esos resultados para regresar a sus países.

La Comisión de Protocolos de Salud estará en contacto cercano con el Departamento de Salud de la ciudad y será alertado de cualquier preocupación que requiera acciones que garanticen la salud de todos los asistentes.

¿Qué esperar y cómo acceder al Congreso?

Con una aplicación que, se espera, estará disponible en los próximos días, los miembros de iglesia y los delegados podrán acceder fácilmente a la transmisión diaria, además de todas las cuentas oficiales de medios sociales de la Iglesia Adventista en un solo lugar. “Podrán participar gracias a los medios sociales, dialogar entre ustedes y conectarse con el mundo a través de ella”, dice Sicalo.

“Obviamente, hay algunas cosas que, no obstante, no estarán en este Congreso”, sigue diciendo Clemmer. “No habrá una exhibición presencial este año, dado que todo será virtual. Tampoco tendremos reuniones planificadas para los cónyuges, pero sí contaremos con una Escuela Sabática de Niños el sábado de mañana, como de costumbre. Y solo contaremos con unos pocos músicos en vivo. La mayor parte de la música será virtual”.

“La música ha sido un punto destacado en congresos anteriores. En general, la Iglesia Adventista cuenta con muchos músicos talentosos”, sigue diciendo Sicalo. “Aún disfrutaremos de la música en la pantalla, y estoy seguro de que será muy buena”.

“Una cosa que disfrutaremos otra vez son las reuniones,” sigue diciendo Clemmer. “Siempre hay personas que corren por los pasillos y se abrazan, personas que no se han visto en cinco años o, en este caso, siete. ¡Esta vez tal vez veamos abrazos en el aire!”

“No es tan solo las sesiones de trabajo”, sigue diciendo Egwakhe. “Es un encuentro espiritual. Es un tiempo en el que se elige a los líderes, y oramos por ellos. Y es tiempo para que los creyentes se reúnen. Las personas se ven energizadas espiritualmente para regresar y dedicarse a la obra del Señor. Es un momento para establecer conexiones. Nos juntamos todos y nos vemos, y ese es un aspecto que, esperamos, regresará este año”.

“Me encantan los Congresos de la Asociación General”, concuerda Clemmer, que se jubilará después de este evento. “Cuando se trabaja en algo durante tantos años, realmente llega a ser parte de nosotros. El primer día, cuando las personas comienzan a reunirse en los pasillos cerca de la entrada, uno se para allí y piensa: ‘¡Sí, aquí están! ¡Qué bien!’ Es tan divertido cantar juntos y ver que las personas se encuentran”.

Por más información sobre el Congreso, además de instrucciones de cómo asistir y acceder a la transmisión en vivo y a otros medios, visite por favor GCSession.org/

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Iglesia Adventista celebra cientos de bautismos después de esfuerzos abarcadores de evangelismo en la región Mexicana del Norte
Se aproxima la conferencia SeLD de Interamérica el 25 de julio
Radio Mundial Adventista está transformando vidas en la amazonia peruana