20 de enero de 2022 | Mérida, Yucatán, México | Libna Stevens, Noticias de la División Interamericana

Dos años de la pandemia del COVID-19 han producido muchos desafíos a los ministerios de jóvenes de la Iglesia Adventista en la región Mexicana del Sureste, a saber, la posibilidad de que cientos de clubes de Conquistadores estén cerrados.

“Las cifras han pasado de poco más de mil clubes a setecientos”, dijo Víctor Martínez, director de ministerios jóvenes de la Iglesia Adventista en la región Mexicana del Sureste. Esa disminución del treinta por ciento, nunca antes vista en las 1226 iglesias y congregaciones de esa unión, alarmó a los líderes de ministerios jóvenes de todo el territorio.

Un Club de Conquistadores de Quintana Roo Norte posa para una fotografía con los líderes de ministerios jóvenes, durante un evento reciente para fomentar los clubes en la región o Unión Mexicana del Sureste. Unos trescientos clubes cerraron al comienzo de la pandemia en 2020, debido a regulaciones y a la falta de Internet en las comunidades. Los líderes de jóvenes han preparado una estrategia para garantizar que los líderes y miembros de los clubes tengan mejor acceso a las herramientas tecnológicas y fortalezcan la obra misionera de manera de recuperar a los clubes con problemas. [Fotografía: Unión Mexicana del Sureste]

“Descubrimos que la deserción de clubes se debió a que los directores de algunas de las regiones no estaban preparados para usar Zoom y las herramientas tecnológicas, y muchos de los niños no tenían acceso a Internet”, dijo Martínez. Los líderes de ministerios jóvenes de cada asociación comenzaron a buscar estrategias para alcanzar mejor a muchos de los clubes que estaban en decadencia, dijo. “Se involucró a más líderes de Conquistadores con acceso a Zoom que pudieran filmar las clases de especialidades, de manera de alcanzar a los miembros de los clubes allí donde estuvieran”. Cuando algunas de las actividades comenzar a llevarse a cabo al aire libre una vez que las regulaciones se flexibilizaron el año pasado, las cosas comenzaron a mejorar.

A medida que los encuentros se hicieron más posibles en 2021, los clubes comenzaron lentamente a reunirse otra vez. Hace poco, los líderes de la iglesia aprovecharon la oportunidad de lanzar esfuerzos más sólidos para fortalecer a los líderes de ministerios jóvenes que supervisan los clubes y las actividades misioneras de jóvenes cada semana, expresó.

“Quisimos comenzar el 2022 con una mejor atención a los clubes, brindando capacitación para el liderazgo a todos los directores de ministerios jóvenes, lo que incluye las áreas enfocadas en niños de edad de Conquistadores y Aventureros”, explicó Martínez. “Sabemos que estos clubes representan la mejor escuela de liderazgo para la iglesia local, de manera que ese fue el énfasis principal”.

Víctor Martínez, director de ministerios jóvenes de la Iglesia Adventista en la Unión Mexicana del Sureste, dijo que es importante que los líderes de jóvenes redoblen sus esfuerzos para entrenar a los niños y los jóvenes para liderar a la iglesia del mañana. [Fotografía: Unión Mexicana del Sureste]

Sus esfuerzos están funcionando. El número de clubes en operación ha aumentado a 906 desde el año pasado.

El discipulado de los niños y los jóvenes es sumamente importante en toda la región Mexicana del Sureste, porque ellos representan el sesenta por ciento de la feligresía, añadió Martínez. “En tan solo unos pocos años, sabemos que asumirán puestos de responsabilidad a nivel de las iglesias locales”.

Los líderes de ministerios jóvenes redoblaron sus esfuerzos en los últimos seis meses para enfatizar lo que han denominado como “I Will Go por Jesús”, una iniciativa diseñada para motivar y llevar a los jóvenes hacia una comunión más profunda con Cristo y a desarrollar un estilo de vida cristiano con una identidad más sólida sobre la capacitación en discipulado, dijo Martínez. Implica pertenecer a Cristo, lo que significa cultivar una vida de oración, estudio de la Biblia y testificación allí donde se encuentran, añadió.

Los Conquistadores se reúnen en la iglesia adentista Colosio en Playas del Carmen, Quintana Roo, México, durante un evento regional llevado a cabo el 23 de octubre de 2021. [Fotografía: Unión Mexicana del Sureste]

Un evento regional reciente reunió a más de setecientos Conquistadores en Playas del Carmen, en Quintana Roo. Los Conquistadores se dedicaron a alabar, estudiar la Biblia y reflexionar en el Gran Chasco de 1844 que enfrentaron los adventistas del séptimo día. Los Conquistadores presentes fueron tan solo una fracción de los casi tres mil miembros en la región de Quintana Roo Norte, que siguieron el evento en línea desde sus hogares.

El pastor Andrés Peralta, director asociado de ministerios jóvenes de la Iglesia Adventista mundial, se dirigió a los jóvenes para que busquen a sus compañeros que han dejado sus clubes. “Dios quiere restaurar la vida de Conquistadores; él quiere brindar salvación, sanando y transformándolos”, dijo Peralta.

El encuentro fue un evento muy importante para que los Conquistadores sepan, allí en Quintana Roo y en el resto del territorio de la unión, que son valiosos y fuertes más allá de las circunstancias que han enfrentado, dijo Martínez.

El pastor Andrés Peralta, director asociado de ministerios jóvenes de la Iglesia Adventista mundial, ora por los jóvenes durante un evento de Conquistadores en la iglesia adventista Colosio en Playas del Carmen, Quintana Roo, México, el 23 de octubre de 2021. [Fotografía: Unión Mexicana del Sureste]

Antes de ese evento de Conquistadores, más de seiscientos niños y Conquistadores participaron de dar estudios bíblicos y predicar en sus congregaciones locales de la unión. Como resultado de ello, 437 Conquistadores tomaron la decisión de bautizarse durante el evento sabático en septiembre. El evento, denominado caravana de bautismos en la región Mexicana del Sureste, ayudó a fortalecer los ministerios jóvenes, dijeron los líderes de la iglesia.

Se están haciendo planes para los próximos meses para llevar a cabo varios camporís de Conquistadores, y para los jóvenes que quieran sumarse a los clubes, dijo Martínez.

Asimismo, los líderes de ministerios jóvenes están equipando y empoderando a sus jóvenes misioneros voluntarios, grupos pequeños de jóvenes y grupos de testificación para que sean más activos en sus iglesias locales y comunidades cada semana.

Los Conquistadores de Quintana Roo, México, participan en un momento especial, durante el culto del sábado del pasado 23 de octubre de 2021. [Fotografía: Unión Mexicana del Sureste]

No fueron todos cambios negativos los que produjo la pandemia, dijo Martínez.

El objetivo no es solo reabrir más clubes este año sino también fortalecer a los niños y a los jóvenes con un propósito renovado en la misión de la iglesia, explicó.

“Vimos que se presentaron más oportunidades de solidificar los ministerios jóvenes”, dijo Martínez. “Estamos viendo de qué manera Dios aún está bendiciendo a nuestros jóvenes con hermosas oportunidades de fortalecerlos en su caminar con el Señor y su compromiso de esparcir el evangelio”.

Para saber más sobre la Iglesia Adventista en la región Mexicana del Sureste y sus iniciativas de ministerios jóvenes, ingrese a unionsureste.org.mx

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

El Comentario Bíblico de Andrews estará disponible en el Congreso de la Asociación General
En Puerto Rico, Iglesia Adventista designa nueva rectora de la universidad
Interamérica reflexiona en sus comienzos y la providencia de Dios durante celebración del centenario