25 de noviembre de 2021 | Silver Spring, Maryland, Estados Unidos | Ted N.C. Wilson, President de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

¡Hola amigos! En muchos lugares del mundo, incluso aquí en los Estados Unidos, es la temporada de Acción de Gracias. Un tiempo para reflexionar sobre el año que se acerca a su fin y para reflexionar sobre las muchas bendiciones que hemos recibido del Señor.         

Hoy, en nuestro tiempo juntos, pasaremos la mayor parte de nuestro tiempo directamente en la Palabra de Dios, reflexionando sobre uno de los pasajes más edificantes de toda la Biblia: el Salmo 107, y viendo cómo se puede aplicar a nosotros hoy. Comienza con estas palabras:  «Alabad a Jehová, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia. Díganlo los redimidos de Jehová, Los que ha redimido del poder del enemigo, Y los ha congregado de las tierras, Del oriente y del occidente, Del norte y del sur. « (versículos 1-3).

Este pasaje cubre a todos, sin importar de dónde seas, del este, del oeste, del norte o del sur, ¡Dios te ha redimido de la mano del enemigo! “Alabad a Jehová, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia».

El Salmo continúa, cubriendo la historia de cómo Dios liberó al antiguo Israel, pero está escrito de tal manera que se puede aplicar a nosotros hoy, entregando promesa tras promesa del gran poder de Dios para salvar.         

A medida que el Salmo describe las diversas pruebas por las que pasó el pueblo de Dios, escuchamos el estribillo una y otra vez., «Entonces clamaron a Jehová en su angustia, Y los libró de sus aflicciones.» (versículos 6, 13, 19, 28,).

Pero el Señor no sólo nos libra de nuestras aflicciones, Él » sacia al alma menesterosa, Y llena de bien al alma hambrienta.» (versículo 9), Él nos dirige hacia adelante «por el camino derecho» (versículo 7), Él rompe nuestras cadenas y nos saca de «las tinieblas y de la sombra de muerte,» (versículo 14).

«Alaben la misericordia de Jehová, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres.» (versículo 15).

Él nos libra de aflicciones y nos libra de la ruina (versículos 19, 20). Ofrezcamos «Sacrificios de alabanza, Y publiquen sus obras con júbilo. (versículo 22).

Cuando estamos al borde de la desesperación, podemos “Clamar a Jehová en [nuestra] angustia y Él [nos] libra de [nuestras] aflicciones (versículo 28). «Cambia la tempestad en sosiego, y se apaciguan sus ondas. Luego se alegran, porque se apaciguaron; Y así los guía al puerto que deseaban. Alaben la misericordia de Jehová, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres. (versículos 29-31).

«Levanta de la miseria al pobre, Y hace multiplicar las familias como rebaños de ovejas. Véanlo los rectos, y alégrense, Y todos los malos cierren su boca. ¿Quién es sabio y guardará estas cosas, Y entenderá las misericordias de Jehová?» (versículos 41-43).

Comentando el Salmo 107, Elena de White escribve en el hermoso libro, Camino a Cristo,

«Necesitamos alabar más a Dios por su “misericordia” “y sus maravillas para con los hijos de los hombres.” Nuestros ejercicios de devoción no deben consistir enteramente en pedir y recibir. No estemos pensando siempre en nuestras necesidades y nunca en los beneficios que recibimos. No oramos nunca demasiado, pero somos muy parcos en dar gracias. Constantemente estamos recibiendo las misericordias de Dios y, sin embargo, ¡cuán poca gratitud expresamos! ¡cuán poco le alabamos por lo que ha hecho en nuestro favor! {CC 103.1}

Sí, amigos míos, mientras miramos al Señor y Su bondad, ¡tenemos mucho por lo cual estar agradecidos! Te animo a que dediques tiempo todos los días a escribir al menos 10 cosas por las que estás agradecido. Las investigaciones han demostrado que tener un diario de gratitud aumenta la salud física y mental, y también nos fortalece espiritualmente. Te animo, si aún no lo has hecho, a que empieces hoy un «Diario de gratitud».

Y ahora oremos juntos mientras agradecemos y alabamos a Dios por Su maravillosa bondad y misericordia que nos ha mostrado.

Padre celestial, estamos muy agradecidos por pasajes maravillosos como el Salmo 107, te damos la gloria, te damos gracias por lo que has hecho por nosotros. Confiamos nuestras vidas a tu cuidado sabiendo que nos llevarás a través de cualquier cosa que enfrentemos. y podremos glorificarte y darte nuestro nombre toda la alabanza.

Señor, al enfrentar el futuro, sabemos que no será fácil, pero sabemos que nos ayudarás. Gracias por escucharnos y por las promesas de tu palabra, especialmente del Salmo 107, en el nombre de Jesús te lo pedimos, amén.

Top news

Líderes adventistas de Interamérica comienzan con los festejos del centenario y se comprometen a esfuerzos intensos de evangelización
Las Sagradas Escrituras
Líderes adventistas se comprometen a proclamar los mensajes de los tres ángeles en toda Interamérica