Miembros y dirigentes están detrás de la iniciativa de celebrar 150 años de la traducción búlgara.

28 de julio de 2021 | Bulgaria | Por Ivalina Ilieva, División Intereuropea y Adventist Review

El 2021 marca el 150° aniversario de la traducción moderna de la Biblia al búlgaro, la así llamada Biblia de Constantinopla. La Agencia de Servicios e Industrias de Laicos Adventistas  (ASI) en Bulgaria y el Museo Nacional Literario, recientemente patrocinaron conjuntamente una serie de eventos en conmemoración de tal aniversario.

Dos exhibiciones, una grande y una pequeña, presentan la historia de la traducción moderna de la Biblia, con una colección de raras y antiguas ediciones, incluyendo la edición original impresa en 1871; y una amplia selección de exhibiciones, algunas de las cuales están a disposición del público por primera vez. La exhibición recrea aquellos tiempos dinámicos del pasado en los que los búlgaros expresaron su deseo en pro de la educación, la prosperidad y la libertad, en un esfuerzo nacional por abrirse al resto del mundo.

Los dirigentes adventistas informaron que las exhibiciones serán llevadas en gira a través de 35 poblaciones búlgaras, para presentar la importancia de la Biblia, tanto en el pasado como en el presente del país.

La cubierta de la reproducción por fototipia de la Biblia de Constantinopla [Imagen: Unión de Bulgaria]

Una Biblia en exhibición, réplica en tapa dura de la Biblia de Constantinopla, se imprimió a través del procedimiento de fototipia, sin ningún cambio. La cubierta está decorada con los adornos originales de la edición de 1817, recreada por medio de modernos procedimientos y tecnologías de impresión.

Un equipo de científicos procedentes del Centro de Estudios Eslavo Bizantinos, Prof. Ivan Dujčev, de la Universidad de Sofía – St. Kliment Ohridski, publicó un libro explicativo, histórico analítico, que acompaña a la referida traducción de la Biblia, llamado 150 años de “Constantinopla”.

ASI Bulgaria patrocinó la producción de un documental especial llamado El Secreto de la Caja”, que presenta el debate, entre dos equipos, sobre el tema de la Biblia de Constantinopla y la relevancia de la Sagrada Escritura en la vida de las personas.

Muy populares entre los jóvenes son las salas de escape, parte de la exhibición, que les permiten a quienes se inclinan por la aventura, descubrir los secretos y tesoros de este antiguo Libro. Se invita a los jugadores a descubrir pistas, resolver enigmas y a cumplir tareas a fin de alcanzar objetivos específicos.

Tanto el presidente de Bulgaria, Rumen Radev, como el Ministerio de Cultura, Velislav Minekov, enviaron mensajes especiales con motivo del aniversario.

ASI Bulgaria decidió usar un juego de libros muy único  —la Biblia y Cómo Vino a la Existencia la Biblia— , como el Libro Misionero del Año, para distribuirlo entre el público. Ya se han impreso y distribuido cincuenta mil de estos juegos y los organizadores esperan ahora una segunda impresión de otras treinta mil copias.

Dos veces en su historia, la formación de Bulgaria, como nación, estuvo enlazada con la Biblia. Primeramente, los búlgaros se hicieron de su alfabeto en el siglo IX d.C., lo que les permitió eventualmente leer las Escrituras en su propio idioma. Más tarde, después de la liberación del país del reinado otomano en la segunda mitad del siglo XIX, el país obtuvo la primera traducción contemporánea de la Biblia, que jugó el papel de agente unificador. Durante el reinado otomano, Bulgaria había estado fragmentada en distritos, cada uno con su propio dialecto. La edición de la Biblia en búlgaro, jugó un papel de importancia vital en la codificación del lenguaje literario búlgaro.

El fundamento para la edición completa de las Sagradas Escrituras en Bulgaria, fue colocado por los misioneros estadounidenses Albert Long y Elias Riggs. El escritor Hristodul Kostovich Sichan-Nikolov y el editor Petko Slaveykov, fueron contratados como traductores y editores de la Biblia. Antes de que ellos comenzaran su labor, el altamente educado Konstantin Fotinov se había esforzado diligentemente como traductor y, antes de su muerte ocurrida en 1858, había logrado traducir todo el texto del Antiguo Testamento al búlgaro. Una comisión de traducción, formada después del fallecimiento de Konstantin Fotinov, por los dos escritores búlgaros y los dos misioneros estadounidenses, llevaron a cabo una extraordinaria hazaña cultural.

“La Biblia de Constantinopla resolvió la disputa sobre la lengua en Bulgaria y estableció el idioma literario búlgaro”, escribió el poeta Ivan Vazov. “Si logramos extender al conjunto de la sociedad este proyecto, habrá más personas en Bulgaria que sabrán que la base de su propia conciencia cultural, su identidad, es la ‘Biblia de Constantinopla’. No importa realmente de qué religión sean. Este es el libro que ha abierto los horizontes espirituales a la gente de Bulgaria”.

La versión original  de esta historia se publicó en el sitio de noticias de la División Intereuropea.

Traducción – Gloria A. Castrejón

Top news

Líderes adventistas de Interamérica se enfocan en iniciativas más efectivas de evangelismo
Después de cinco años, Hope Channel Interamérica se alista para un mayor crecimiento
La pandemia ha golpeado muy duro a las Sociedades Bíblicas