17 de junio de 2021 | Silver Spring, Maryland, Estados Unidos | Ted N.C. Wilson, President de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

Saludos amigos. En nuestro video de la semana pasada, mi querida esposa Nancy compartió algunos hermosos pensamientos sobre el asombroso impacto que las mujeres, y particularmente las madres, pueden tener por la eternidad. Hoy, analizaremos el papel influyente que se le ha confiado a los padres.

Estudios han demostrado que los padres tienen una profunda influencia en sus hijos, quienes les brindan una sensación de seguridad, tanto física como emocional. Además, cuando los padres son cariñosos y solidarios, mejora el desarrollo mental y social del niño y lo ayuda a sentirse seguro. Lo más importante es que los padres tienen una profunda influencia en la vida espiritual de sus hijos.

A pesar de que ya hace algunos años que mi padre murió, su guía e influencia espiritual todavía permanecen en mi vida. Recuerdo que cuando era joven, viajaba por todo el país para estudiar en una universidad adventista en California, a más de 2600 millas (o 4100 kilómetros) de casa. Después de embarcarme en esta nueva etapa de la vida, mi padre me envió una tarjeta de notas en una carta con la siguiente cita, escrita con su propia letra:

“Conságrate a Dios todas las mañanas; haz de esto tu primer trabajo. Sea tu oración: “Tómame ¡oh Señor! Como enteramente tuyo. Pongo todos mis planes a tus pies. Úsame hoy en tu servicio. Mora conmigo, y sea toda mi obra hecha en ti.” Este es un asunto diario. Cada mañana, conságrate a Dios por ese día. Somete todos tus planes a El, para ponerlos en práctica o abandonarlos, según te lo indicare su providencia. Podrás así poner cada día tu vida en las manos de Dios, y ella será cada vez más semejante a la de Cristo. {CC 70.1}

No solo aprecié el tiempo y el cuidado que mi padre mostró al compartir esto conmigo, sino que también significó mucho el recibir una instrucción espiritual tan poderosa del Espíritu de Profecía. Esto me ha hecho apreciar el Espíritu de Profecía desde ese momento.

Guardé esa cita escrita a mano en mi Biblia durante años, hasta que esa preciosa Biblia se perdió. Le pedí a mi padre que reescribiera la misma cita hace algunos años y todavía tengo esa segunda versión en mi Biblia. Es una cita tan preciosa y un recordatorio de la preocupación de mi padre espiritual por mí.

Amigos, nunca desestimen como no esencial el enfoque espiritual y el tiempo invertido en sus hijos. Pagará dividendos espirituales a través de la influencia y el poder del Espíritu Santo. 

Una encuesta interesante, realizada en Suiza hace algunos años, por la Oficina Federal de Estadística de Suiza, en Neuchatel, planteó algunas preguntas para determinar si las prácticas religiosas de una persona influían en las prácticas espirituales de la próxima generación. El estudio concluyó: «Es la práctica religiosa del padre de familia la que, sobre todo, determina la futura asistencia o ausencia de los hijos a la iglesia» [1].

También tenemos una gran cantidad de conocimientos inspirados con respecto al papel espiritual de los padres. En  El Hogar Cristiano leemos,

» El padre … ligará a sus hijos con el trono de Dios por una fe viva. Desconfiando de su propia fuerza, entrega a Jesús su alma desamparada y traba de la fortaleza del Altísimo. La autora continúa: Hermanos, orad en casa, en vuestra familia, a la mañana y a la noche. Orad fervorosamente en vuestra cámara; y mientras os dedicáis a vuestra labor diaria, elevad vuestra alma a Dios en oración. Así fué como Enoc anduvo con Dios.” {HC 189.5}

Y por supuesto, la Biblia está llena de instrucción sobre las relaciones familiares.

En Efesios 6:4 leemos,

» Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.»

Y en Proverbios 1:8 se nos da esta importante instrucción:

«Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre.»

A veces, sin embargo, surgen tensiones, y es en estos momentos cuando la promesa de

Malaquias 4:6 es especialmente reconfortante. Hablando del poder de Dios para sanar las relaciones, dice «El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres”.

Y aunque ningún padre humano es perfecto, qué maravilloso es saber que tenemos un Padre Celestial perfecto que se preocupa profundamente por nosotros.

En Salmos 103, versículos 8, 13, y 14 leemos:

«Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia… Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen. Porque él conoce nuestra condición; Se acuerda de que somos polvo.»

Y tenemos esta seguridad de Jesús mismo cuando dice en Juan 16:27

«pues el Padre mismo os ama…»

Para terminar, me gustaría hablarles directamente a ustedes, padres, dejen que Jesús, Su Palabra y la oración constante sean sus guías. He encontrado tremenda fuerza, valor y sabiduría de esta manera, y tú lo conseguirás también.

Oremos juntos.

Padre celestial, pido tu bendición especial sobre todos los padres, que están escuchando y viendo este repaso particular de cómo Dios puede bendecir a la familia a través de los padres. Señor también oramos por las madres, son tan vitales e importantes en todo este rol, pero, hoy Señor de una manera especial estamos orando por los padres, dales sabiduría espiritual, dales un enfoque en la Palabra de Dios. Ayúdales para que estén en contacto contigo en todo momento del día, para que puedan animar a sus hijos, a su esposa, y a quienes son tan importantes para ellos. Señor, ayuda a los padres a ser los líderes espirituales del hogar, como lo indicaste en tu santa palabra.

Gracias por escucharnos y gracias por ser nuestro padre celestial y por guiarnos en cada momento. Y con todo esto, que todos los padres y madres y los niños y las familias y los que quizás no tengan familia, tal vez sean solteros, tal vez se sientan solos, ponemos a todos a tu cuidado y ayúdales para que se sientan seguros y animados de que tienen un padre celestial. Ayúdales para que ninguno se sienta solo, porque tú estás con ellos. Te pedimos todo esto en el precioso nombre de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador. Amén.

Top news

Padre e hijo terminan jornada de 322 kilómetros en kayak para apoyar a ADRA
La pandemia del COVID-19 no ha terminado, dice ADRA
Congreso en línea de mayordomía fortalecerá a los miembros de iglesia de Interamérica