Iniciativa en Filipinas subraya el poder de la juventud adventista involucrada en la misión.

2 de junio de 2021 | Filipinas | Por Geronimo Viernes Jr., División Asia Pacífico Sur y Adventist Review

La historia de La Voz de la Juventud (VOY) Ignite, de la Asociación Central de Luzón, dio comienzo cuando un grupo de jóvenes realizó el trabajo preliminar de base para la  evangelización en la villa de Kambubuyugan y Talamsi Uno, en Bulacan, en diciembre de 2020.

Esta historia revela el poder transformador de Dios no solo en los jóvenes que participaron en el programa de evangelización, sino también en las personas que aceptaron a Jesucristo como su Salvador personal.

El Departamento de Jóvenes de la División Asia Pacífico Sur, dirigido por Ron Genebago, estuvo detrás de esta iniciativa, juntamente con el Departamento de Jóvenes de la Unión Asociación Norte de Filipinas, dirigida por David Morado. Se integró dentro del programa de entrenamiento del Departamento de Jóvenes de la Asociación Central de Luzón

Algunas de las personas bautizadas al final de las reuniones de evengelización en la Asociación Central de Luzón en Filipinas. La iniciativa fue puesta en acción por Voice of Youth Ignite, un grupo de jóvenes adventistas del séptimo día entregados a la misión. [Imagen: Noticias de la División Asia-Pacífico Sur]

Si no hubiera sido por la valentía y pasión de nuestros dedicados y entregados jóvenes que se hicieron cargo del equipo VOY Ignite, no hubiésemos podido ciertamente haber visto y escuchado tales testimonios de amor y gracia de parte de personas que han sido liberadas del reino de  las tinieblas a través del poder transformador de Cristo Jesús.

El equipo VOY fue organizado y comisionado contando con la inspiración y el apoyo de los dirigentes de las iglesias locales en el Distrito North Bulacan 3. Se le dio seguimiento a lo que el grupo de trabajo preliminar y básico había comenzado. Los jóvenes dieron a conocer la Palabra de Dios con la población de Barangay Talamsi Uno, del 28 de marzo al 10 de abril de 2021. El equipo enfrentó valientemente algunos de los más difíciles desafíos que hubiera podido enfrentar: No Internet, no electricidad, no agua y teniendo que llevar a cabo su labor atendiendo los estrictos protocolos de salud impuestos por el gobierno.

“Estoy muy agradecido de haber sido parte de este equipo VOY, lo cual me permitió usar mis talentos dados por Dios para dar testimonio de ese amor ante otras personas”, dijo Mart Louie Martizano, de la Iglesia Adventista del Séptimo Día Camp Tecson.

“El poder ver a veinte preciosas personas ser bautizadas al final de la serie de evangelización es muy emocionante y satisfactorio”, dijo Orland Caliso, un sembrador de iglesias en el poblado de  Kalawakan, en Bulacan. “Es algo que nunca había ocurrido en mi vida. Proporciona tanta alegría. Nunca me arrepentiré de haber sido parte de este dinámico equipo VOY”.

Pero la historia no termina ahí. Mauro “Mayor” Lopez, un cacique de la tribu Dumagat en Kambubuyugan, y toda su familia, aceptó a Jesús a través del bautismo en la campaña VOY  de Talamsi Uno. Después del bautismo, Mauro no podía contenerse a sí mismo. Deseaba compartir las nuevas verdades encontradas con los miembros de su tribu en Kambubuyugan y le suplicó al equipo VOY que celebrara una campaña de evangelización en su pueblo.

“Mi deseo es dar a conocer ahora mismo todas las verdades que he escuchado y aceptado. Quiero compartir con mis familiares y con mi tribu el conocimiento de que Dios es amor y que es un Dios que no tiene favoritos”, dijo el líder tribal Lopez. “Verdaderamente, ha habido muchos grupos religiosos que han tratado de persuadirnos, pero no he visto ni escuchado de ellos las verdades bíblicas con más profundo impacto que el del equipo VOY. No hay aprensiones ni recelos al tratar con nosotros. Son muy sinceros”, añadió.

Los jóvenes aceptaron gustosamente un llamado urgente a lanzar otra serie de evangelización  VOY Ignite, pero esta vez involucrando un nuevo grupo, los muchachos kambu de Kambubuyugan. El significado de la palabra Kambubuyugan es, un lugar de muchos avispones; y los muchachos kambu son conocidos como los más violentos y problemáticos de esa región. Son conocidos como personas que no respetan a nadie, especialmente cuando están embriagados. Ningún otro joven se atreve a interponerse en su camino. Pero la verdad bíblica ablandó el corazón de algunos de ellos, quienes pidieron ser bautizados durante la segunda serie de evangelización VOY Ignite. Cuando se enteraron de que se celebraría otra campaña VOY Ignite en su región, se llenaron de emoción y ofrecieron formar parte del grupo.

“Me emociona el dar a conocer mi recientemente encontrada fe con mi familia y con mis amigos”, dijo William Gonzales, un miembro de los muchachos kambu. Su amigo, Eric Bunag estuvo de acuerdo. “Hay dentro de mí un sentido muy diferente desde que entregué mi vida a Jesús. Anteriormente era muy fácil para mí decir malas palabras. No respetaba a nadie y tenía muy mal genio. Pero gracias a Dios aprendí a ser humilde a través de la obra del Espíritu Santo”.

Desde el 8, hasta el 29 de mayo, los jóvenes dirigieron una campaña de evangelización VOY Ignite en Kambubuyugan. La pasión y valentía de los jóvenes recién bautizados, especialmente los muchachos kambu, fue realmente impresionante. Visitaron e invitaron a niños y adultos a las reuniones de cada noche. Tomaron parte activamente a través de oraciones, cantos y dando testimonios.

La campaña de evangelización VOY tuvo también sus momentos dramáticos. Mientras el orador predicaba la palabra de Dios durante la primera noche, se presentó aparentemente de la nada un búfalo de agua. Esto creó un poco de confusión y temor entre los asistentes; pero el hecho se tornó en una bendición para los presentes cuando alguien señaló que hasta un búfalo de agua sentía deseos de asistir a las reuniones.

Veintiún preciosas personas se añadieron al reino de Dios a través del bautismo. Aun cuando el equipo hubo de experimentar fuertes lluvias, un caluroso clima y muchas situaciones inconvenientes, Dios recompensó su dedicación. “Estoy realmente muy feliz porque mi hermano mayor y toda su familia están ahora bautizados”, dijo William Gonzales.

Fernan Vicmudo, presidente de la asociación laica del distrito, dijo que la asociación se siente muy orgullosa de la participación de los jóvenes locales en la tarea de la evangelización. “Es para nosotros un honor y privilegio continuar apoyándolos. Oramos y esperamos que más jóvenes se unan a la Voz de la Juventud”, dijo.

La versión original de esta historia se publicó en el sitio de noticias de la División Asia Pacífico Sur

Traducción – Gloria A. Castrejón

 

Top news

Padre e hijo terminan jornada de 322 kilómetros en kayak para apoyar a ADRA
La pandemia del COVID-19 no ha terminado, dice ADRA
Congreso en línea de mayordomía fortalecerá a los miembros de iglesia de Interamérica