Cuarenta mujeres líderes se reúnen en el Parlamento australiano en defensa de iniciativa misionera.

22 de junio de 2021 | Australia | Por Tracey BridcuttAdventist Record

Danijela Schubert fue parte del grupo de 40 mujeres líderes cristianas que se reunieron con políticos australianos el 15 de junio de 2021 para llamar su atención respecto al aprieto económico experimentado por los pobres en todo el mundo, particularmente a la luz de la pandemia de COVID-19.

Danijela Schubert, quien forma Pacífico Sur de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, se unió a la delegación de mujeres líderes de iglesias y organizaciones religiosas que viajaron hasta el Parlamento en Canberra dentro de la iniciativa Micah Australia.

Las mujeres hablaron con ministros gubernamentales sénior y miembros del Parlamento de los dos partidos políticos más importantes, señalando la “brecha de acceso a la vacuna” entre los países ricos y los países pobres y los impactos colaterales de la pandemia en las naciones de menores ingresos en el mundo; a saber, aumento de la pobreza, hambrunas y una mayor marginalización de grupos vulnerables.

Danijela Schubert con el senador australiano Zed Seselja. [Imagen: Adventist Record]

La Sra. Schubert dijo que fue una fantástica experiencia, la cual reunió a mujeres cristianas líderes de gran influencia que de otra manera no hubieran tenido la oportunidad de conocerse, contactarse, animarse unas a otras y trabajar juntas en pos de un alto objetivo.

“Aunque procedíamos de diferentes organizaciones, denominaciones cristianas y estados de Australia, estábamos reunidas en un solo espíritu para dar un importante mensaje a aquellos que toman las decisiones e influyen sobre las políticas gubernamentales”, dijo.

“Estuvimos ahí para agradecerles por su buen trabajo y para llamar su atención hacia las necesidades de los pobres. El hecho de haber estado ahí en persona, de haber tomado el tiempo para visitarlos, conectarnos con ellos y haber hablado a una sola voz en favor de las necesidades de otros, fue un gran testimonio acerca del amor de Jesús que nos constriñe a hacer el bien”.

Dijo también que los políticos con los que ella habló estaban agradecidos por la buena labor que las iglesias están haciendo en favor de la comunidad.

La delegación afuera del Parlamento en Canberra. [Imagen: Adventist Record]

“Nos instaron a continuar haciendo la buena obra. La mayoría estuvieron de acuerdo con el llamado a hacer que el gobierno australiano sea más generoso en ayudar a aquellos menos afortunados en todo el mundo”.

La delegación, recalcó ante los líderes políticos, que tanto el caso moral como de salud y económico, apuntan hacia la necesidad de que Australia y otras naciones ricas continúen aumentando sus esfuerzos para ayudar a poner término al problema del COVID en todas partes.

“Con una cifra mundial de fallecimientos por encima de 10,000 defunciones al día, esta pandemia está muy lejos de terminar, con sus peores momentos golpeando ahora países de bajos y medianos ingresos en América del Sur y Asia; y con el temor creciente ante la posibilidad de una todavía más contagiosa tercera ola de contagios en el continente africano”, dijo Melinda Cousins, directora de Ministerios de las Iglesias Bautistas del sur de Australia.

“Al mismo tiempo, se ha abierto rápidamente una brecha de acceso a la vacuna entre las naciones ricas y las naciones pobres, que no solamente es moralmente insostenible, sino una inequidad que está perpetuando la pandemia.

“Como líderes, nuestra voz colectiva puede hacer toda una diferencia. Y mientras el mundo está enfrentando un tremendo desafío, estamos aquí hoy para desplegar una acción llena de esperanza, animando a nuestros políticos a que Australia continúe siendo parte de esa solución en esta época devastadora”.

La versión original  de esta historia se publicó en Adventist Record.

Traducción – Gloria A. Castrejón

 

Top news

Padre e hijo terminan jornada de 322 kilómetros en kayak para apoyar a ADRA
La pandemia del COVID-19 no ha terminado, dice ADRA
Congreso en línea de mayordomía fortalecerá a los miembros de iglesia de Interamérica