Ser vegetariano no significa necesariamente que estás comiendo en forma más saludable o económica.

29 de abril de 2021 | Maryland, Estados Unidos | Por V. Michelle Bernard, Columbia Union Visitor y Adventist Review

El cambiar hacia una dieta de alimentos de origen vegetal le ha provisto muchos beneficios de salud a Keiva Dennis, miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día Seabrook, en Lanham, Maryland, Estados Unidos: Perdió unos 9 kilogramos de peso, desapareció el acné de su piel, así como su dolor en la rodilla. Dice también que esta dieta es más económica que su previa dieta vegana.

Keiva Dennis comenzó a seguir la dieta de alimentos integrales de origen vegetal después de pasar un tiempo con la familia de su hermana que se alimenta de esa manera. “Esos alimentos integrales eran tan sorprendentemente gratificantes, que decidí continuar con este estilo de vida”, dijo.

Keiva Dennis, miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día Seabrook, en Lanham, Maryland, Estados Unidos, dice que alimentarse en forma saludable puede ser también una forma de ahorrar dinero si se planifica con anterioridad y se procuran alimentos no procesados. [Imagen: Columbia Union Visitor]

Aunque al principio seguía una dieta vegana, ahora consume más comidas de origen vegetal. Ser vegetariano o vegano no significa que la persona esté saludable. ¡Podemos ser vegetarianos o veganos de comida chatarra!, dijo. “Me sorprendió tanto cuando los resultados de hemoglobina HbA1c de hace cinco años indicaban que estaba al borde mismo de convertirme en diabética. ¿Cómo podía ser? El azúcar continúa siendo mi debilidad y los helados y postres veganos no ayudan en eso”.

Antes de cambiar a una forma de alimentación basada en alimentos de origen vegetal, su desayuno típico era un plato de cereal procesado con leche de soya y un panecillo dulce de arándano azul. Ahora desayuna granola hecha en casa con leche de almendras casera. El pan que ahora consume es de granos brotados, que es más nutritivo y tiene más fibra que la mayoría de los panes que se venden en los comercios. Consume también por lo menos dos tipos de fruta en el desayuno.

Para la cena, comía generalmente algún tipo de ‘carne vegetal’. Actualmente, su cena típica podría consistir de garbanzos en crema de coco sobre arroz integral con brócoli. Termina su cena con un par de nueces de anacardo o marañón.

¿Y cómo ahorra dinero?

Dice Keiva Dennis que de 2018 a 2019, logró reducir la cantidad invertida en alimentos cada mes y recomienda usar la aplicación para presupuestar EveryDollar, a fin de llevar cuenta de los gastos.

“No me preocupo tanto acerca de consumir productos orgánicos, aunque hago mis compras mayormente en comercios de productos orgánicos. He encontrado que los productos se ven mejor en las tiendas de productos orgánicos y los vegetales duran frescos más tiempo”, dijo.

Traducción – Gloria A. Castrejón

 

 

Top news

La protección de Dios
En Puerto Rico, cientos de jóvenes acampan en sus casas durante camporí nacional virtual
Enlazados de por vida: Donadores y recipientes de riñón se conectan en reunión virtual