¿Debería la Iglesia Adventista del Séptimo Día adquirir un satélite para asegurarse de proclamar el evangelio en los últimos días?

¿Son las llamadas de videoconferencia por Zoom el futuro de la misión en medio de la pandemia del COVID-19?

¿Deberían los adventistas actuar de manera más deliberada a la hora de subir videos a YouTube, sabiendo que sus voces pueden ser escuchadas en todo el mundo mientras duermen de noche y aun después de la muerte?

Esos fueron algunos de los temas que presentaron los líderes de la iglesia mundial durante una conferencia de liderazgo de dos días que se enfocó en cómo implementar el plan estratégico “I Will Go” de la iglesia en medio de la pandemia. El Primer Concilio de Liderazgo de la Iglesia Adventista mundial, que se reunió por Zoom el 9 y 10 de febrero de 2021, concluyó que la innovación y la creatividad, con el poder del Espíritu Santo, son fundamentales para cumplir con la misión de la iglesia de preparar a las persona para el regreso de Cristo.

“Estamos enfrentando desafíos increíbles para el futuro”, dijo Ted N. C. Wilson, presidente de la Iglesia Adventista mundial, al encuentro de unos setenta líderes que representaron a las Asociación General, las divisiones de la iglesia, las instituciones educativas y otras organizaciones de la iglesia. “Esta es una oportunidad de ser creativos y permitir que el Espíritu Santo brinde esa creatividad”.

Si bien reafirmó el compromiso de la iglesia de proclamar los mensajes de los tres ángeles que Jesús viene pronto, Wilson dijo que se necesitan nuevos métodos para transmitirlos.

“El mensaje no ha cambiado, pero los métodos sí”, expresó.

El evangelista Mark Finley, que es asistente del presidente de la Asociación General, enfatizó que la Iglesia Adventista tiene el llamado profético de compartir los mensajes de los tres ángeles de Apocalipsis 14:6-12.

“Los adventistas creen que Dios les ha confiado con un mensaje para los últimos días, que tiene que ser compartido con un mundo necesitado”, expresó.

El mensaje, dijo, es tan importante como los que predicó Noé antes del diluvio y Juan el Bautista antes del ministerio terrenal de Jesús.

“Juan el Bautista fue levantado para preparar al mundo para la primera venida de Cristo”, dijo. “Fuimos levantados para preparar al mundo para la segunda venida de Cristo”.

La importancia de Zoom

Los oradores durante la conferencia hablaron de nuevas oportunidades de alcanzar a los niños, los jóvenes y los adultos, que han surgido en un mundo alterado drásticamente por la pandemia. Una de las nuevas oportunidades quedó patente durante la conferencia: la aplicación Zoom.

“Con el COVID, miren lo que ha sucedido con Zoom”, dijo Geoffrey Mbwana, uno de los vicepresidentes generales de la iglesia mundial, al hacer una presentación por Zoom sobre el papel fundamental del Espíritu Santo en la diseminación del evangelio. “Solíamos viajar mucho. Hemos llegado a tomar conciencia de que podemos lograr mucho también gracias a Zoom”.

Artur Stele, otro de los vicepresidentes generales, expresó asombro por el número de personas que pueden asistir a las conferencias bíblicas por medio de Zoom. Aunque antes de la pandemia solían viajar cientos de personas a una conferencia bíblica, la asistencia en línea en las reuniones recientes de la División Euroasiática y la División de Asia-Pacífico Sur sumaron miles de personas, dijo.

Esto jamás habría pasado en forma presencial”, expresó.

Creatividad en línea

Stele, que tuvo a su cargo una presentación sobre el uso de Internet y los medios sociales para implementar el plan “I Will Go”, señaló que el evangelio en línea posee un fundamento bíblico, por más que la palabra “Internet” jamás aparezca en las Escrituras. Destacó que la Biblia describe a Cristo por medio de muchos géneros, que incluye la profecía, la poesía y la literatura sapiencial. David, añadió, escribió salmos en los cuales cada línea comenzaba con la letra subsiguiente del alfabeto hebreo.

“Estos nos dan una pauta de que necesitamos ser creativos para presentar nuestro mensaje”, expresó.

Al advertir sobre las limitaciones en línea, dijo que Internet podría ser un mejor lugar para proclamar el evangelio que instruir a las personas. Pero, en un ejemplo de su enorme potencial, dijo que un miembro de iglesia del otro lado del mundo le agradeció hace poco por un sermón en línea que le resultó una bendición durante un momento de profundo desánimo. Se maravilló de que él hubiera estado profundamente dormido mientras ese miembro miraba el video.

“Cuando estamos durmiendo, aún estamos trabajando. Cuando muramos, aún estaremos trabajando”, dijo.

El tema de la innovación y la misión también estuvieron al tope de la agenda en una cumbre de liderazgo previa a la pandemia en 2020 en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. La 13th Cumbre Global de Liderazgo, que, al igual que la de este año, fue organizada por Guillermo Biaggi, uno de los vicepresidentes generales de la iglesia mundial, apoyó con entusiasmo una propuesta de la Asociación General de establecer un instituto enfocado en el liderazgo, la innovación y la misión en la sede central de la Iglesia Adventista en Silver Spring, Maryland, Estados Unidos. El instituto brindaría capacitación práctica a los líderes de diversas partes del mundo.

Wilson dijo que en el Primer Concilio de Liderazgo de la Iglesia Adventista mundial, cuyos participantes incluyeron a muchos de la cumbre previa, que la pandemia ha detenido por ahora los planes de tener un instituto, pero que la Asociación General “compartiría una versión expandida sobre los planes de innovación en los próximos meses”.

Pensamiento Innovador

En una presentación sobre innovación en la conferencia de la semana, Ray Wahlen, subtesorero de la iglesia mundial, instó a los líderes a que sean creativos y vayan más allá de las ideas familiares.

El llamado fue repetido por otros, entre ellos, por G. T. Ng, secretario ejecutivo de la iglesia mundial.

“La Iglesia Adventista parece dedicarse al reciclaje. Reciclamos las mismas ideas una y otra vez”, dijo Ng en una de las sesiones paralelas.

Ng ofreció varias ideas creativas, que incluyeron la sugerencia de que quizá la iglesia podría pensar en tener un satélite.

“¿Podemos comprar un satélite para seguir comunicando el mensaje al fin del tiempo?”, dijo. “Necesitamos pensar de manera creativa”.

Los líderes y los miembros de la iglesia pueden ser flexibles y creativos con el plan “I Will Go”, dijo el presentador Hensley Moorooven, subsecretario de la iglesia mundial. Al comparer «I Will Go» con un mapa rutero, mostró a los asistentes de un mapa de navegación de GPS con un punto de destino anaranjado que representa a la misión, y un automóvil rojo, que representa el método usado para alcanzar la misión.

Si bien el mapa mostraba un automóvil rojo, el destino también puede alcanzarse en una furgoneta, un autobús, una bicicleta, un avión, un helicóptero o a pie, dijo Moorooven.

“No hay problema porque estamos de acuerdo respecto del destino final”, dijo.

El presidente de la Iglesia Adventista Wilson animó a los líderes de iglesia para que avancen con humildad en la misión con el poder del Espíritu Santo.

Al leer del libro de Elena G. White titulado La oración, página 88, dijo: “¿Haremos avanzar la obra del Señor en la forma en que él lo ha señalado? ¿Estamos dispuestos a ser enseñados por Dios? ¿Lucharemos con Dios en oración? ¿Recibiremos el bautismo del Espíritu Santo? Esto es lo que necesitamos y podemos tener en este tiempo. Entonces saldremos con un mensaje del Señor, y la luz de la verdad brillará como una lámpara que arde, alcanzando todas partes del mundo. Si caminamos humildemente con Dios, él caminará con nosotros. Humillemos nuestras almas, y veremos su salvación”.

La versión original de esta noticia fue publicada por Adventist Mission.

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Iglesia Adventista continúa defendiendo protecciones religiosas en la legislación de los derechos civiles de los LGBT
La Universidad Andrews recauda casi un millón de dólares para ayudar a estudiantes
Iglesia Adventista en México lanza serie de maratón en línea sobre estilo de vida saludable