Por: ADRA Internacional, y

La realidad de que todos los niños en el mundo pueden tener acceso a la educación está un paso más cerca de concretarse después de que la petición Todo niño. En todas partes. En la escuela., impulsada por la Iglesia Adventista y su brazo humanitario global, la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA), sobrepasó el millón de firmas en julio de 2020.

“Es en efecto una bendición ver que nuestra familia de la iglesia global y ADRA están juntas para apoyar a millones de niños que no tienen acceso a la educación en el mundo”, dijo Ted Wilson, presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

“Nuestros hermanos y hermanas han mostrado que podemos ser una voz poderosa en favor del cambio cuando trabajamos juntos. Gracias a todos los que nos ayudaron a alcanzar un millón de firmas y por el sólido compromiso en marcar una diferencia significativa en la vida de tantos niños en todo el mundo.

“Nuestra obra no termina aquí”, añadió Wilson. “Ahora tenemos que ser agentes de cambio en nuestra comunidad y usar nuestra voz para asegurarnos que cada niño, en todas partes, tenga acceso a la educación y pueda alcanzar el potencial de Dios para sus vidas mientras se preparan y preparan a otros por medio del poder del Espíritu Santo para el pronto regreso de Cristo”.

Ella Simmons, vicepresidenta de la junta de ADRA y una de las vicepresidentas generales de la Iglesia Adventista, dijo que los adventistas de todo el mundo “han hablado con voz alta y clara para expresar que se interesan profundamente en garantizar el acceso a la educación de millones de niños vulnerables, para que puedan aprender y progresar”. Y añadió: “Los compromisos de la familia de la iglesia sumados a los de ADRA para crear conciencia sobre este tema global hablan muchísimo al respecto. Gracias por ponerse de parte de los derechos de los niños en todas partes. Sigamos incrementando nuestros esfuerzos y magnificando nuestras voces a favor de los niños que no tienen voz”.

[Imagen: ADRA Internacional]

El proceso

Los esfuerzos de las bases para la campaña de educación se iniciaron en octubre de 2019 cuando la Iglesia Adventista y ADRA instaron a apoyar a los casi 300 millones de niños, adolescentes y jóvenes —o uno de cada cinco— que no están asistiendo a la escuela, según un informe de la UNESCO. Esto representa un número impresionante de niños que en todo el mundo necesitan acceso a una educación de alta calidad y vivir libres de explotación y pobreza intergeneracional. Como resultado, ADRA y los miembros de la Iglesia Adventista en casi doscientos países prometieron su apoyo a este proyecto, y el impulso se incrementó para conseguir firmas en línea, incluidas firmas de países de África, Asia, Europa, América Latina y el Pacífico Sur.

A medida que crece el impacto del coronavirus, la importancia de luchar por los niños que no están en la escuela se ha incrementado significativamente. Hoy día, hay más familias vulnerables como resultado de la falta de trabajo, las enfermedades y otros temas, que han afectado la capacidad de ellas de pagar su educación, lo que ha hecho que más niños no estén en la escuela. En efecto, hay 75 millones de niños en edad escolar que viven en 35 países afectados por la crisis que no pueden educarse como resultado de una creciente vulnerabilidad, los cierres de las escuelas, y otros problemas como resultado de la pandemia del COVID-19, según un informe de la UNESCO en 2020.

El mundo está enfrentando una creciente brecha en la educación, en especial entre los niños vulnerables, y aunque un millón de firmas es un hito fenomenal digno de celebrar, nos encontramos tan solo en el comienzo, explicó Michael Kruger, el presidente de ADRA.

“Estamos desarrollando nuevas alianzas globales con organizaciones claves para amplificar nuestras voces”, expresó. “Necesitamos el apoyo y el compromiso continuado para garantizar que podamos hacer progresos en este importante tema. Es por ello que brindaremos recursos para que los individuos, los grupos y las iglesias puedan hablar sobre este tema de acceso a la educación. También compartiremos detalles esenciales para brindar un mapa de ruta de los puntos que necesitamos enfatizar en nuestra tarea. Unamos nuestras fuerzas y hagamos que esta iniciativa siga avanzando aún más”.

¿Cuáles son los próximos pasos?

Con el logro de haber llegado al millón de firmas y el apoyo extendido, el próximo paso de la campaña global es que la Iglesia Adventista y ADRA se unan para localizar este esfuerzo en países específicos, explicaron los líderes de ADRA. Las decisiones de cómo se brinda y financia la educación no son llevadas a cabo por los líderes globales, sino por los líderes nacionales y estatales.

Según los líderes de ADRA, para localizar este esfuerzo, la campaña tendrá que enfocarse en los siguientes puntos:

Definir un pedido clave al gobierno del país. Cada país creará objetivos adaptados específicamente a las necesidades de educación de su país, y se concentrarán en cuestiones relevantes de educación. Algunas prioridades claves incluirán: (1) luchar por una asignación creciente de fondos de educación en los países en desarrollo; (2) incrementar la asistencia a la ayuda extranjera para la educación; y (3) mejorar la inclusión social para los niños marginados.

Comunicar su pedido a los líderes nacionales.Una vez que se identifica el pedido, cada país conformará una estrategia de cómo aproximarse a los legisladores para garantizar que todos los niños tengan la oportunidad de educarse. Clave en este esfuerzo será comunicar la campaña a los líderes y los que toman decisiones de mayor relevancia de cada país. Estas piezas de comunicación incluirán información sobre la campaña, la importancia de la educación, lo que pueden hacer para garantizar que cada niño esté en la escuela, el éxito de la petición global, y el tremendo apoyo de las bases que está detrás de él.

Para apoyar la siguiente fase, los líderes compartieron que ADRA está desarrollando un informe sobre políticas que analizará el estado de niños que no asisten a la escuela en diversas partes del mundo y las políticas y acciones que se necesitan para responder a ese desafío. Asimismo, ADRA está preparando un conjunto de recursos para los departamentos de ministerios de la iglesia, las congregaciones locales, los grupos de jóvenes y las escuelas, para que continúen con su participación más allá de esta petición. Estos recursos estarán disponibles para ser distribuidos en octubre de 2020, dijeron los líderes.

Se puede descargar la guía “El siguiente paso: Del apoyo a la acción” y otros recursos claves.

Además de ello, ADRA informó que ha iniciado una clase maestra sobre defensa de una iniciativa para construir, implementar y evaluar una estrategia de defensa que esté adaptada a países individuales. El curso está diseñado para ayudar a que los países comprendan de qué manera involucrar efectivamente a sus líderes para producir cambios. Asimismo, se pondrán a disposición un paquete de recursos que incluye plantillas de cartas modelo, un informe de políticas al respecto y guías para reuniones, entre otros.

También puede mirar un video de el anuncio oficial.

Acerca de Cada Niño. En todas partes. En la escuela.

Cada niño. En todas partes. En la escuela. es un movimiento global liderado por la Iglesia Adventista que busca garantizar que cada niño en todas partes del mundo asista a la escuela, tenga acceso a la educación primaria y secundaria gratuita, igualitaria y de alta calidad, y complete su educación para que pueda hacer realidad el potencial que Dios le ha dado.

La versión original de este comunicado fue publicado por la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales.

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Líderes de Ministerios a Campus Públicos afirman a los estudiantes en su papel de compartir el evangelio en el campus y la comunidad
El énfasis renovado en los mensajes de los tres ángeles puede ser un punto de inflexión
En Interamérica, líderes de ministerios de salud se comprometen a fortalecer las iniciativas de ‘I Will Go’ en sus congregaciones y comunidades