Búsquedas Populares

Miembros de
Members of the St. Peter’s Seventh-day Adventist Church in Sint Maarten give a specially packaged food box to assist a resident who has been affected by the lockdown on the island. The church helped 49 individuals who had lost their job to help feed their families. [Fotografía: Julien Grell]

26 de junio de 2020 | Santa Cruz, Islas Vírgenes de los Estados Unidos | NCC / Noticias de la DIA

Los miembros de la iglesia adventista de St. Peter en la Isla San Martín buscaron hace poco a los miembros más necesitados de su congregación y a los residentes de la comunidad circundante para ayudarlos con alimentos y artículos de primera necesidad en medio de la crisis continuada.

Las restricciones a los vuelos que se han instaurado en la isla han resultado en una disminución del turismo, lo que ha afectado drásticamente la actividad económica y hecho que cientos queden sin trabajo. Por ello, la iglesia ha avanzado con rapidez para recolectar artículos y distribuirlos a más de 49 familias.

Gracias a uno de los supermercados locales que se asoció con la iglesia al descontar los artículos necesarios para la iniciativa de distribución de alimentos, y a los fondos recolectados durante la campaña anual de recolección que lleva a cabo la iglesia, muchas familias se vieron bendecidas por las bolsas de alimentos distribuidas el 6 de junio de 2020.

Los voluntarios de Servicios Comunitarios Adventistas de la iglesia adventista de St. Peter en la Isla San Martín posan junto a cuatro residentes, durante la distribución de alimentos que se llevó a cabo este mes para ayudar a los afectados por las crisis que produjo la pandemia. [Fotografía: Julien Grell]

El departamento de Servicios Comunitarios ayudó con la distribución de alimentos y con la preparación y el empacado, explicó Charlotte Jacob, miembro de la iglesia adventista de St. Peter a cargo de la iniciativa.

Tantas personas se sintieron agradecidas, explicó la señora Jacob. “Una de beneficiadas dijo que se sentía agradecida por la caja de alimentos, dado que es madre soltera y tiene tres hijos, y expresó el deseo de venir a la iglesia”, contó Jacob. “Otra nos dijo que ella había quedado sin trabajo en abril y que estaba pasando por necesidades financieras, por lo que esa ayuda fue enviada por Dios”.

La señora Jacob dijo que “la seguridad y el bienestar de los voluntarios y beneficiados fueron de suma importancia. También se siguieron las regulaciones del gobierno respecto del uso de máscaras, la desinfección, el control de los grupos de personas y el distanciamiento físico”.

Los organizadores crearon un grupo de mensajes de texto para mantenerse conectados con las familias necesitadas ayudadas, en especial con los que no son miembros, mientras la iglesia sigue ministrando durante la actual pandemia con fondos a medida que estos están disponibles, añadió Jacob.

Voluntarios de la iglesia Adventist de St. Peter empacan decenas de cajas de comida para ayudar a las familias necesitadas de la Isla San Martín. [Fotografía: Virgil Sams]

Hay planes de dar pronto clases de costura y otras habilidades a personas que actualmente están desempleadas. “Queremos que aprendan un oficio y logren trabajar en forma independiente”, dijo Jacob.

También se está planificando ayuda adicional para brindar y distribuir pronto platos de comida entre los miembros de la comunidad.

El pastor Virgil Sams, líder de la congregación, expresó: “Como iglesia, estamos comprometidos con utilizar nuestros recursos para satisfacer las necesidades de los diversos grupos étnicos y socioeconómicos representados en la comunidad”.

Implica una atención y una compasión auténticas por los demás, dijo Sams. “Nuestra misión está arraigada en el amor incondicional de Dios por todos, lo que incluye tanto alcanzar a otros como cuidar de los miembros”.

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

En Interamérica, los líderes de la iglesia analizan expandir el Ministerio Adventista de las Posibilidades
La importancia de la escuela sabática
En Costa Rica, docentes adventistas continúan testificando a los estudiantes y sus familias durante la pandemia