Búsquedas Populares

23 de junio de 2020 | Miami, Florida, Estados Unidos | Samuel Telemaque, División Interamericana

La palabra aguda denota una “aparición súbita y severa” en detrimento del bienestar mental, social y emocional de la persona. Durante la pandemia de COVID 19, aunque las necesidades de los miembros puedan variar de lugar en lugar; en general, los miembros de Escuela Sabática parecieran tener necesidades agudas. Estas necesidades pueden facilitar u obstaculizar su aprendizaje de los principios, enseñanzas, creencias o valores bíblicos. Este artículo enfoca su atención en cómo enseñar la lección de la Escuela Sabática en tiempos de crisis. Examinaremos tres aspectos: El contexto del aprendizaje, el texto bíblico y los maestros de Escuela Sabática.

Los maestros de Escuela Sabática deben evaluar las necesidades prevalecientes de sus alumnos y, para hacer esto, pueden usar preguntas sencillas, tales como: ¿Qué acontecimientos les están preocupando ahora? ¿Cuáles son las necesidades predominantes de sus comunidades? ¿Qué efecto han tenido los acontecimientos actuales en sus emociones? Las preguntas anteriores les ayudan a los maestros a evaluar las realidades o necesidades presentes de sus alumnos, las cuales pueden incluir ansiedad, incertidumbre, aburrimiento, temor, animosidad y resentimiento.

Los maestros deben pensar seriamente en las realidades prevalecientes de sus alumnos. Por ejemplo, el maestro, en su estudio de Daniel, capítulo 2, puede percibir ecos de ansiedad en los siguientes versículos: “—He tenido un sueño, y mi espíritu se ha turbado por saber el sueño. . .  —¡Rey, para siempre vive! Cuenta el sueño a tus siervos, y te daremos la interpretación” (versículos 3 y 4). Estos versículos implican sentimientos de ansiedad e incertidumbre. Hay una similitud entre ellos y las experiencias de los alumnos. Este ejemplo indica cómo poder escuchar o ver las necesidades de los alumnos reflejadas en las Escrituras.

Las Escrituras les dan significado a las necesidades de los alumnos. El maestro evalúa las necesidades de sus alumnos desde la perspectiva de las Escrituras. Por ejemplo, Daniel interpretó el sueño del rey con el significado de certeza, estabilidad y seguridad de un futuro brillante. “En los días de estos reyes, el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido” (Dan 2: 44-48). Es tarea de los maestros ayudar a los alumnos a descubrir nuevos significados a partir de las realidades prevalecientes. La ansiedad y la incertidumbre son el resultado de las interpretaciones que les damos a los eventos de la existencia. El maestro ayuda a sus alumnos a reinterpretar el significado de esos acontecimientos de la vida a fin de cambiar los sentimientos y conceptos acerca de esos eventos. El maestro evalúa el evento y sus efectos en sus estudiantes desde la perspectiva de Dios. Dios le da significado a todos los acontecimientos y necesidades de la vida. La tarea del maestro es identificar y explicar esos significados bíblicos a los alumnos. Esos significados tienen el poder de transformar los pensamientos, sentimientos y acciones de los alumnos.

Las Escrituras les dan también significado a las necesidades humanas. En el libro de Hechos de los Apóstoles, los gentiles conversos estaban confundidos respecto al verdadero significado de la salvación. Por una parte, el apóstol Pablo estaba en favor de la salvación en Cristo sin necesidad de circuncisión; mientras que por otra, los dirigentes judíos insistían en que la circuncisión era necesaria para la salvación. Dios les dio a los apóstoles Pedro y Santiago su perspectiva en cuanto a la salvación. Utilizó una visión para aclarar la perspectiva de Pedro, mientras que Santiago cambió su punto de vista después de leer Amós 9:11-12. Los gentiles conversos, así como Pedro y Santiago, se sentían inseguros de su salvación, pero Dios usó la visión y las Escrituras para hacer clara su perspectiva en cuanto a cómo salva él a las personas. Dios les brinda salvación a todas las personas a través de la fe en Cristo. (Juan 3:16, Hechos 10: 34-35, Amós 9:11-12). Es un regalo de la gracia. La perspectiva de Dios respecto a la salvación cambió sus sentimientos de inseguridad a una confianza y seguridad de la salvación en Cristo.

El maestro enseña desde la perspectiva de sus alumnos. La mente de los alumnos tiende a estar preocupada por los efectos del COVID 19. Estos efectos pueden incluir temor, ansiedad, distanciamiento social, incertidumbre y problemas económicos. El maestro debe enseñar su clase dentro de esta realidad prevaleciente. Esto le permite al maestro conectarse con las necesidades y preocupaciones de sus alumnos. De esta manera, es más probable que los estudiantes escuchen y sean receptivos a la enseñanza.

El objetivo es darles un nuevo significado a los eventos de la vida. El maestro usa las Escrituras para explicar las perspectivas de Dios en cuanto a la necesidades humanas y eventos de la existencia. Este tipo de enseñanza trae muchos beneficios a los alumnos. En primer lugar, el maestro se identifica con las necesidades y luchas prevalecientes de sus alumnos, En segundo lugar, esta identificación lleva a una actitud de confianza mutua entre alumnos y maestro. En tercer lugar, las instrucciones son relevantes para los alumnos. En cuarto lugar, minimiza la resistencia al cambio y, en quinto lugar, los alumnos tienden a ser receptivos a los nuevos significados bíblicos de los acontecimientos o necesidades de la vida. Estos nuevos significados cambian los conceptos de los alumnos en cuanto a sus necesidades y eventos de la vida. El cambio de mentalidad produce cambios en los sentimientos y acciones. Las Escrituras son el agente de cambio. El Espíritu y las oraciones de intercesión apoyan ese cambio. El maestro es el facilitador de dicho cambio.

El maestro usa los temas bíblicos para darles nuevo significado a los temas sociales. Todos los temas sociales deben ser evaluados a la luz de las Escrituras. La Biblia determina lo que es correcto e incorrecto en relación a todos los asuntos sociales. Por ejemplo, la ansiedad puede ser evaluada dentro del contexto de la siguiente afirmación: “…vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes que vosotros le pidáis” (Mateo 6:8). Recibimos una nueva percepción de Dios dentro de este contexto. Él cuida de todas las cosas. Él sabe todas las cosas. Él sabe cómo darles buenas dádivas a sus hijos. Por lo tanto, dice: “…No os angustiéis, pues, diciendo: “¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?” Jesús cambia nuestra mentalidad y nuestros sentimientos en relación con las cosas. Él es la fuente de todo; por lo tanto, tenemos que pensar en él. Entre más pensemos en él, menos ansiosos vamos a estar. Esta es una nueva forma de pensar en cuanto a la ansiedad.  El maestro usa los temas de la Biblia para darles un nuevo significado a los asuntos sociales.

El Pastor Samuel Telemaque es el director de Escuela Sabática en la División Interamericana de los Adventistas del Séptimo Día.

Traducción – Gloria A. Castrejón

Top news

En Interamérica, los líderes de la iglesia analizan expandir el Ministerio Adventista de las Posibilidades
La importancia de la escuela sabática
En Costa Rica, docentes adventistas continúan testificando a los estudiantes y sus familias durante la pandemia