Miembros adventistas del séptimo día empacan bolsas de arroz y otros alimentos no perecederos en la sede de ADRA Honduras en Tegucigalpa para distribuir canastos de alimentos a cientos de familias de las comunidades necesitadas de la zona. ADRA Honduras y las iglesias locales distribuyeron alimentos a tres mil de las familias más necesitadas de ese país centroamericano el mes pasado. [Fotografía: ADRA Honduras]

13 de mayo de 2020 | Tegucigalpa, Honduras | Libna Stevens, Noticias de la División Interamericana

Más de tres mil familias de toda Honduras recibieron canastas de alimento como resultado de los esfuerzos conjuntos de la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA) en Honduras y voluntarios que son miembros de la Iglesia Adventista.

La iniciativa se hizo posible el mes pasado gracias a fondos de ADRA Internacional, ADRA Interamérica y a fondos que las iglesias locales recolectaron para ayudar en la crisis de la pandemia del COVID-19, dijo Luis Trundle, director de ADRA en Honduras.

Una beneficiada con alimentos para una semana sonríe mientras sostiene lo recibido de manos de miembros de iglesia, cerca su hogar el mes pasado. [ADRA Honduras]

“A fines de marzo se impusieron reglas estrictas de aislamiento, lo que forzó a que más de nueve millones de personas quedaran confinadas más allá de algunas empresas esenciales como supermercados, gasolineras y los servicios médicos”, dijo Trundle. Eso forzó a que millones no pudieran trabajar.

Se identificó a las familias necesitadas con la ayuda de pastores distritales y miembros de iglesia voluntarios, así como líderes municipales que ayudaron a encuestar a los más necesitados de sus asociaciones y misiones, según Trundle.

Los voluntarios de ADRA entregaron las bolsas de alimentos a domicilio y también repartieron comida en puntos de distribución asignados en varias comunidades agrícolas. Doce hogares de ancianos también recibieron alimentos no perecederos y juegos de artículos de higiene personal, además de máscaras, guantes y desinfectantes. Otros grupos de familias recibieron cupones, informó Trundle.

Las personas hacen fila en la Municipalidad de Reitoca, en una de las comunidades agrícolas rurales más pobres en la parte sur central de Honduras [Fotografía: ADRA Honduras]

“Quisimos asegurarnos que los residentes de los hogares de ancianos y las familias de agricultores de las zonas rurales más necesitadas recibieran también algún apoyo con los artículos empacados no perecederos para ayudar en medio de esta crisis”, dijo Trundle. “Los números nos muestran que unas 15 mil de las personas más vulnerables de Honduras se vieron impactadas durante esta intervención”.

Los canastos o raciones de alimentos básicos para una familia de cinco personas incluyeron arroz, porotos frijoles, harina de trigo, harina de maíz, fideos, aceite, pasta de tomate y azúcar para una semana.

Trundle dijo que los miembros de las iglesias locales efectuaron donaciones especiales para ayudar a las familias necesitadas de sus congregaciones en marzo, y que han seguido dando lo que pueden para también ayudar a sus comunidades. “El gobierno también está alcanzando a las familias con raciones de alimentos en diversos puntos del país”, dijo Trundle.

ADRA Honduras muestras los artículos de higiene para los residentes del Hogar de Ancianos Salvador Aguirre en Tegucigalpa, Honduras. Doce residencias de ancianos recibieron alimentos, juegos de artículos de higiene personal, máscaras, y gel desinfectante. [Fotografía: ADRA Honduras]

A fines de mayo, ADRA distribuirá ayuda a 2700 familias en las comunidades rurales del sur de ese país centroamericano, en sociedad con fondos provistos por el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, informó Trundle.

Para saber más sobre los proyectos y las iniciativas de ADRA Honduras, ingrese AQUÍ

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

En la isla de Santa Cruz, los adventistas fabrican máscaras faciales para un centro de residentes
Esta mentira inextricable
En El Salvador, tormenta tropical Amanda desplaza a familias adventistas; ADRA prepara la respuesta inicial