Los líderes de la Iglesia Adventista han solicitado a los miembros que oren y muestren la compasión de Cristo, en momentos en que el nuevo coronavirus se cobró la vida del primer miembro de iglesia en China y amenaza con interrumpir la obra misionera en diversas partes del mundo.

En China, la sede local de la Agencia Adventista de Desarrollo está despachando con trajes protectores para ayudar a que las autoridades de salud puedan hacer frente al brote viral que se ha cobrado la vida de más de mil personas, todos menos dos de la China, e infectado a más de 42 mil más en diversas partes del mundo, dijo Robert Folkenberg Jr., presidente de la Unión Misión China de la Iglesia Adventista.

Al mismo tiempo, los miembros de iglesia están asistiendo a los funcionarios de salud de la China de todas las maneras posibles, expresó.

“Nuestros hermanos y hermanas de la China están apoyándose diariamente en la fortaleza del Señor”, dijo por correo electrónico. “Están haciendo todo lo que pueden para apoyar hospitales y obreros de salud de vanguardia durante estos difíciles momentos. Sus oraciones de apoyo significarán mucho para ellos”.

Hay muy pocos detalles disponibles sobre el miembro de iglesia que falleció. Se sabe de que al menos otros cinco miembros están luchando contra la infección en China, dijo Folkenberg. Muchas iglesias adventistas están ubicadas en Hubei, la provincial china donde se originó el brote.

Se sabe poco sobre el coronavirus. Se cree que comienza con una fiebre, a la que le sigue una tos seca y , después de una semana, la falta de aire, informó la BBC. Para evitar el contagio del virus, la agencia de noticias recomienda lavarse las manos con jabón o gel para manos, no tocarse los ojos, la nariz y la boca, y permanecer a al menos un metro de los que están tosiendo.

Ted N. C. Wilson, presidente de la Iglesia Adventista, quien hizo un llamado el 30 de enero pidiendo oraciones en todo el mundo por la China y otros lugares afectados por el coronavirus, dijo que las nuevas restricciones como resultado del brote podrían interrumpir la obra misionera pública.

“Puede producirse una interrupción definida en la actividad de la testificación de la iglesia toda vez que las personas se ven restringidas como resultado de catástrofes o desafíos inusuales”, expresó.

Wilson, sin embargo, dijo que es “una oportunidad importante de que los miembros de iglesia exhiban la compasión de Cristo para ayudar a otros que sienten temor o están en necesidad directa en estas situaciones inusuales”.

“No importa dónde se encuentre usted, es importante darse cuenta que cada situación ofrece una oportunidad de realizar obra misionera y servir a las personas con la participación total de los miembros en el nombre de Jesús”, expresó.

Wilson pidió a las personas que actúen con espíritu de oración.

“Por favor, oren, por la contención y reducción de esta seria enfermedad, por la seguridad de todos los afectados en la China y en otras partes, y por los que han perdido a sus seres queridos”, expresó. “Usen cada oportunidad que tengan para permitir que el Espíritu Santo obre por medio de ustedes para tocar la vida de las personas, en estos momentos en que nos aproximamos al fin del tiempo y la segunda venida de Cristo”.

Mire el video de YouTube con la perspectiva de un médico adventista sobre el coronavirus

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Interamérica celebra la capacitación de más de 17 mil ancianos de iglesia
Bajo consumo de carne es clave en lucha contra calentamiento global, dice un estudio
La salud mental, emocional y espiritual del pastor es el enfoque de un nuevo estudio