El pastor Samuel Telemaque, director de Escuela Sabática a cargo de misiones interculturales en Interamérica, habla durante una capacitación en línea que se enfocó en motivar a los pastores, líderes misioneros y miembros activos para que alcancen a grupos de personas específicos en todo el territorio. El programa en línea se llevó a cabo el 11 de enero de 2020 desde Miami, Florida, Estados Unidos. [Fotografía: Keila Trejo/DIA]

21 de enero de 2020 | Miami, Florida, Estados Unidos | Libna Stevens/DIA

Los líderes adventistas de la División Interamericana están experimentando un cambio en el evangelismo a lo largo y a lo ancho del territorio de rápido crecimiento. No en los métodos tradicionales de establecer iglesias dentro de un grupo de personas o cultura en particular, sino al establecer iglesias dentro de grupos de personas que cruzan las fronteras étnicas, culturales y de creencias. Es un cambio que ha estado en curso ya por varios años, y uno que llevó a una sesión especial de capacitación intercultural en línea, que se llevó a cabo el 11 de enero de 2020.

“Nuestro principal énfasis es brindarles nuevos conocimientos, nuevas habilidades y nuevas actitudes hacia el establecimiento de nuevas iglesias entre los crecientes grupos étnicos, las comunidades de inmigrantes, y otros grupos a lo largo y a lo ancho de Interamérica”, dijo el pastor Samuel Telemaque, director de Escuela Sabática a cargo de misiones interculturales en Interamérica, y principal organizador del evento. “Esto es una misión intercultural”.

En el comienzo del evento, Telemaque explicó el proceso práctico de establecer iglesias para pastores, líderes misioneros y miembros de iglesia activos, para que ellos puedan entender mejor la enseñanza bíblica de alcanzar a personas de todas las naciones.

El pastor Jeff Scoggins, director de Misión Global e iniciativas de planificación estratégica de la Iglesia Adventista mundial. [Fotografía: Keila Trejo/DIA]

“El proceso de entrada comienza con oración, pidiendo orientación al Espíritu Santo, entonces evaluando las necesidades de la gente, aprendiendo sus valores e identificando a alguien dentro de esa comunidad que lleva a conocer mejor al grupo”, dijo Telemaque. Entonces, el proceso que sigue es la socialización con los residentes de la comunidad, dijo. Esto incluye hablar, escuchar y ayudar a otros con sus más acuciantes necesidades, dando charlas de salud, fortaleciendo a las familias, llevando a cabo actividades deportivas y otras actividades de interés para el grupo. “El proceso pasa entonces a la aceptación, donde usted es aceptado por la comunidad porque ha llegado a ser su amigo”.

Después de un período que podría llevar de cuatro a seis meses o aún más, el proceso pasa a la enseñanza, la predicación y la proclamación de la Palabra de Dios, explicó Telemaque. “Es importante que les digan quién es Dios, qué ha hecho Dios por ellos, y su responsabilidad ahora hacia Cristo como resultado de su salvación”, dijo. Se forma entonces un grupo de creyentes y el discipulado continúa a medida que son incorporados a la vida de la iglesia. “Tenemos que contextualizar la Palabra de Dios”.

Las estrategias de misión intercultural en Interamérica se han fortalecido, y los líderes han visto crecimiento en comunidades hispanas, chinas, musulmanas y mayas.

“Es el momento adecuado para brindar capacitación adicional sobre estas cuestiones que hemos comenzado a tratar”, dijo Telemaque. El idioma es una barrera clave, dijo. También lo es la cultura.

Petras Bahadur, director del Centro Global de Relaciones Adventista-Musulmanas de la Iglesia Adventista mundial. [Fotografía: Keila Trejo/DIA]

Uno de los principales desafíos para la misión es entender que existen diferencias de cosmovisión. “Vemos las cosas desde una perspectiva occidental: con un énfasis en la culpa y la ley, el individualismo. Grupos como los chinos, los musulmanes y los hindúes, sin embargo, ven las cosas con una perspectiva oriental: una visión lineal del mundo donde todo lleva hacia un objetivo definitivo”, dijo Telemaque.

El evento de cuatro horas incluyó presentaciones que profundizaron en los diversos aspectos del establecimiento de iglesias, de cómo alcanzar y ministrar a los refugiados y a las comunidades de inmigrantes, evaluar las necesidades de las familias musulmanas y diseñar el ministerio adecuado para alcanzarlos, y de llegar a la cultura china y a la diáspora francesa.

Hasta el momento, hay diez centros de influencia en operación en Interamérica. Asimismo, hay dos familias de misioneros chinos prestando servicios, una en Panamá y otra en Honduras. Se espera que llegue una familia más de misioneros chinos a la República Dominicana el próximo mes, y otra familia a Ciudad de México en abril 2020.

El evento de cuatro horas incluyó presentaciones que profundizaron en los diversos aspectos del establecimiento de iglesias, de cómo alcanzar y ministrar a los refugiados y a las comunidades de inmigrantes, evaluar las necesidades de las familias musulmanas y diseñar el ministerio adecuado para alcanzarlos, y de llegar a la cultura china y a la diáspora francesa.

Al mismo tiempo, los principales líderes mundiales de la Iglesia Adventista se refirieron a cómo enviar pioneros de Misión Global a Interamérica, cómo llegar a ser misioneros de carrera, cómo conectarse y ministrar a los grupos indígenas, explorar oportunidades actuales de voluntariado, y cómo solicitar fondos para financiar centros de influencia, entre otros.

Edmund Cao, director de la Misión Global China en Hong Kong, habla durante el evento de cuatro horas de duración el pasado 11 de enero de 2020. [Fotografía: Keila Trejo/DIA]

Según Telemaque, se estima que el número de chinos en el territorio de la División Interamericana incluye a más de 130 mil residentes en Panamá, la República Dominicana y Surinam. Más de un millón de musulmanes viven en Trinidad y Tobago y Guyana. Más de 300 mil hindúes viven en Trinidad, Surinam y Guyana. Los grupos de refugiados e indígenas suman miles de personas más.

“En Interamérica, estamos comprometidos con la tarea de establecer nuevas iglesias para Dios, y de expandir el reino de Dios entre diferentes grupos de personas en Interamérica”, dijo Telemaque. La División Interamericana está al frente de iniciativas y proyectos interculturales en la Iglesia Adventista mundial, añadió.

Entre los presentadores estuvieron Jeff Scoggins, director de Misión Global e iniciativas de planificación estratégica de la Iglesia Adventista mundial; Petras Bahadur, director del Centro Global de Relaciones Adventista-Musulmanas de la Iglesia Adventista mundial; Terri Salee, coordinadora de Ministerios Adventistas a los Refugiados e Inmigrantes de la División Norteamericana; Edmund Cao, director de la Misión Global China en Hong Kong; Esteban Ricardo Palacios, director de iniciativas ministeriales y director de campo en África de Adventist Frontier Missions; y de la División Interamericana, Leornard Johnson, secretario ejecutivo; Max Laurent, secretario de campo que se ocupa de la diáspora francesa; Janelle Scantlebury, de Adventist Volunteers; y Kern Tobias, presidente de la Unión Caribeña.

El pastor Max Laurent (derecha), secretario de campo que se ocupa de la diáspora francesa, explica los diversos grupos de habla francesa que están presentes en el territorio. Suzanne Babshaw traduce al inglés. [Fotografía: Keila Trejo/DIA]

Para ver la sesión en línea de Capacitación Intercultural de Interamérica, ingrese:

AQUÍ para inglés

AQUÍ para español (pronto se subirá una transmisión en línea actualizada)

AQUÍ para francés

Para visitar nuestra galería de fotografías del evento en línea, entre AQUÍ

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Interamérica celebra la capacitación de más de 17 mil ancianos de iglesia
Bajo consumo de carne es clave en lucha contra calentamiento global, dice un estudio
La salud mental, emocional y espiritual del pastor es el enfoque de un nuevo estudio