Ted N. C. Wilson, presidente de la Asociación General, en el hangar, durante el Camporí de Oshkosh 2019. Fotografía: División Norteamericana

15 de agosto de 2019 | Oshkosh, Wisconsin, Estados Unidos | V. Michelle Bernard, Unión Asociación de Columbia

Los visitantes que caminan por los cuatro hangares del campus del Camporí Internacional de Conquistadores 2019 en Oshkosh, Wisconsin, Estados Unidos, tienen la oportunidad de experimentar un microcosmos del adventismo: desde encontrarse con Ted N.C. Wilson, presidente de la Iglesia Adventista, hasta ganarse un pin humanitario único de parte de ADRA Internacional, pasando por completar una breve lista de requisitos para obtener un pin especial de la División Norteamericana de uno de los tres directivos principales, y por encontrarse con promotores de las instituciones educativas adventistas de la división y orar con los directores de la Asociación Ministerial de la División Norteamericana.

Justo al trasponer la entrada en el Hangar D, los Conquistadores y el personal hacen fila para saludar a Desmond Thomas Doss Jr., hijo del afamado adventista que recibió la medalla de honor por salvar a muchos de sus colegas soldados durante la Segunda Guerra Mundial. El soldado Doss cargó a decenas de soldados heridos hasta un lugar seguro aun sin portar un arma.

Yvonne Allen, de la Fundación Desmond Doss, que trabaja en un stand en Oshkosh, dijo que Doss Jr. y el personal de la fundación está asistiendo al camporí para compartir la historia de su padre, una historia de “patriotismo, valor, fe, integridad, humildad y convicción. Esperamos ofrecer eso y continuar con su legado en los jóvenes de esta generación”.

Afuera y adentro de los hangares también acechan fósiles reales de dinosaurios, lo que incluye a Arty, un dinosaurio de más de cinco metros de altura de la muestra de dinosaurios, fósiles y reptiles que tiene la Universidad Adventista Southwestern en el Hangar D. El área ofrece varias opciones de especialidades, dos boa constrictoras en vivo, unos sesenta fósiles, lo que incluye algunos que están siendo regalados hasta que se terminen. “Queremos que [los Conquistadores] vean la perfección de la creación de Dios, y queremos que comprendan la ciencia que está detrás de los fósiles que recolectamos”, dijo Andre Luján, director del Museo Texas a Través del Tiempo de la universidad en Hillsboro, Texas.

Aspectos de la historia adventista

Mientras los campistas crean recuerdos con nuevos y viejos amigos, Dixie Plata, una de las cofundadoras del Museo de Ministerios de Jóvenes Adventistas, espera que los visitantes dediquen tiempo a recordar eventos de Conquistadores e hitos del pasado. La exhibición, que ocupa alrededor de la mitad del Hangar D, contiene artefactos de Conquistadores, lo que incluye una Biblia completa manuscrita, manuales y libros de al menos 1929, pines y especialidades, entre otros artículos.

Asistentes al Camporí de Oshkosh 2019 examinan suvenires. Fotografía: División Norteamericana

Plata comenzó a coleccionar artículos de Conquistadores a los 10 años, con un jabón y una caja tallada con el emblema de Conquistadores, y entonces un himnario con el autógrafo de John Hancock, un director de jóvenes que admiraba. Hace cuarenta años, ella y su esposo Arnold Plata, que también coleccionaba manuales y libros de Conquistadores, juntaron sus colecciones para comenzar el museo, que ahora contiene artículos de Conquistadores y líderes de jóvenes de diversas partes del mundo.

El objetivo del museo para este camporí es permitir que los niños tengan una oportunidad de ver la historia de los Conquistadores y la Iglesia [Adventista]”, dice Plata, quien afirma que los visitantes a menudo dicen que están asombrados por algunas de las cosas que tienen, como una tabla de nudos fabricados con cabello humano.

Almire Saulo, que es miembro de la iglesia adventista Filipino American en la Asociación de Potomac en Beltsville, Maryland, está asistiendo a su primer camporí en Oshkosh. Ella pasó por la biblioteca y los colgadores, y dejó un comentario sobre las generaciones pasadas de Conquistadores. “Tienen que haberse divertido mucho haciendo todas esas manualidades y especialidades. Igual que los Conquistadores de la actualidad”.

Plata espera que otros Conquistadores sigan compartiendo artefactos, para que las futuras generaciones de Conquistadores también los puedan disfrutar.

Pines y premios

Entremezcladas entre las exhibilidades de instituciones educativas, grupos y ministerios adventistas, hay oportunidades de intercambiar pines. Muchos de los puestos, como es el caso de Christian Record Services y Radio Mundial Adventista, ofrece pines especiales y experiencias interactivas que han atraído muchas visitas de los Conquistadores.

El puesto de Radio Mundial Adventista ofrece un juego con varios premios diarios, un puesto interactivo de fotografías, una edición de Guide con relatos misioneros y varias cosas más. “Nos gusta que la gente pase por aquí y nos cuente qué está haciendo Radio Mundial Adventista en diversas partes del mundo… en lugares difíciles de alcanzar donde no podemos enviar misioneros, las ondas de radio pueden llegar allí”, dice Sue Hinkle, gerente de obra misionera de Radio Mundial Adventista. “Queremos que sepan que Dios está obrando, usando a Radio Mundial Adventista. [Y] que pueden participar de esto”.

— V. Michelle Bernard es directora asistente de Servicios de Comunicación de la Unión Asociación de Columbia, y editora asistente de la revista Visitor.

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

En las Bahamas, Iglesia Adventista asiste a los miembros que se están reubicando en Nassau
Las experiencias adversas en la infancia pueden ser mortales, pero hay esperanza, afirma experta
En Norteamérica, cumbre se enfoca en ayudar a reconocer y detener el abuso