Vista parcial del inmenso pañuelo, en momentos en que voluntarios de Conquistadores ayudan a desenrollarlo en Oshkosh, Wisconsin, Estados Unidos, el 12 de agosto de 2019. Fotografía: Costin Jordache

15 de agosto de 2019 | Oshkosh, Wisconsin, Estados Unidos | Lindsey Gendke, para Noticias de la Asociación de Texas

Los que se espera serán el pañuelo y el sujetapañuelos de Conquistadores más grande del mundo llegaron a Oshkosh, Wisconsin, Estados Unidos, el 12 de agosto de 2019, para el Camporí Internacional de Conquistadores. Con una medida de 91 metros de punta a punta y 46 metros del centro a la punta posterior, el pañuelo fue creado por los Conquistadores de Texas y pesa aproximadamente 360 kilogramos. Diseñado por miembros de la Iglesia Adventista en la Asociación de Arkansas Louisiana, el escudo del sujetapañuelos mide unos tres metros y pesa unos 227 kilogramos.

Marilyn Boismier, coordinadora de los Conquistadores de la Asociación de Texas de la Iglesia Adventista; Rubén Albarrán, coordinador de Conquistadores de la región Dallas Norte de la Asociación de Texas; y Lloyd Clapp, director ya retirado de Conquistadores de la Asociación de Arkansas-Louisiana, se encargaron de la logística de este enorme emprendimiento.

“El proyecto me resultó atractivo”, dijo Boismier, “porque me gusta fabricar cosas, y me gusta la matemática; el diseño fue un ejercicio de matemática”. Ambos diseñadores, Boismier y Clapp, trabajaron en los cálculos y los conceptos, hablando con otras personas, calculando los precios de los materiales y orando antes de pasar a la fase de acción. Tanto el pañuelo como el pasador fueron completados en etapas compuestas por proyectos separados y más pequeños.

Voluntarios ayudan a desenrollar el pañuelo de Conquistadores de 91 metros que, se cree, es el más grande del mundo. Fotografía: Costin Jordache

Una vez que Boismier se ocupó de los detalles, le entregó el proyecto a Albarrán, que consiguió unos 250 Conquistadores de la región Norte de Texas para coser físicamente el pañuelo, en su mayor parte en la iglesia adventista Centro Vida Familiar de Richardson, en Richardson, Texas.

El proceso representó en verdad un esfuerzo grupal, dado que un promedio de siete a diez personas por día vinieron cada día para crear lo que Boismier describe como una “línea de montaje” para coser y colocar alfileres en las 64 piezas de polyalgodón, que sumaron un total de unos 360 kilogramos de tela.

Finalmente, lo que comenzó en abril fue completado en el Parque Celebration en Allen, Texas, el domingo 28 de julio de 2019, donde más de cien voluntarios desenrollaron el pañuelo y lo sostuvieron para que las costureras les aplicaran las últimas costuras.

En Louisiana, Clapp trabajó en la logística del sujetapañuelos. “El diseño que terminamos creando fue colocar el escudo en la parte frontal del sujetapañuelos con tres aros en la parte de atrás, para pasar por allí el pañuelo”, dijo Clapp. El desafío más grande que tuvieron fue cómo fabricar los aros en la parte de atrás. “Habíamos planeado usar un tubo de 5 centímetros dentro de un círculo de dos metros, pero cada vez que nos contactábamos con los potenciales proveedores, veíamos que era sumamente costoso. Entonces, oramos por ello, y Dios nos dio la idea de usar aros de balas de heno. Y entonces encontramos un proveedor que nos vendió los aros a un precio sumamente razonable”.

Voluntarios portan la tela del pañuelo de Conquistadores de 360 kilogramos de peso hasta al lugar donde pasarían a desenrollarlo. Fotografía: Costin Jordache

El proyecto del sujetapañuelos llevó unas cuatro semanas desde su concepción hasta su compleción, e implicó tener la ayuda de ocho individuos con conocimientos de soldadura, fabricantes y diseñadores de carteles.

Se espera que tanto el pañuelo como el sujetapañuelos sean exhibidos el sábado 17 de agosto durante el Servicio de Investidura, por medio de dos grandes grúas.

La noticia original fue publicada en la página de Facebook de la Asociación de Texas de la Iglesia Adventista.

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

En las Bahamas, Iglesia Adventista asiste a los miembros que se están reubicando en Nassau
Las experiencias adversas en la infancia pueden ser mortales, pero hay esperanza, afirma experta
En Norteamérica, cumbre se enfoca en ayudar a reconocer y detener el abuso