La Tercera Conferencia Global de Salud y Estilo de Vida está dando renovado énfasis a posiciones históricas de la iglesia.

Más de ochocientos líderes, profesionales de salud y defensores de estilos de vida sanos de la Iglesia Adventista provenientes de noventa países viajaron hasta el seco, caluroso y últimamente tembloroso Sur de California para asistir a la Tercera Conferencia Global de Salud y Estilo de Vida, que lleva el lema “Su cerebro, su cuerpo”, en Loma Linda, California, Estados Unidos.

El evento, que se lleva a cabo del 9 al 13 de julio de 2019 y es organizado por el departamento de Ministerios de Salud de la Iglesia Adventista, traerá un renovado énfasis a la posición histórica de la iglesia en cuestiones de salud, afirma su director Peter Landless.

“Queremos enfatizar la importancia de la conexión entre la mente, el cuerpo, el espíritu, el área social y el aspecto emocional”, dijo Landless durante una reunión de coordinación un día antes de la apertura oficial del evento el 9 de julio. “Y también queremos mostrar de qué manera el estilo de vida influye sobre todos ellos”.

Peter Landless, director de Ministerios de Salud de la Iglesia Adventista se dirige a algunos líderes de salud de la iglesia y a la comisión organizadora, pocas horas antes de la apertura oficial de la Tercera Conferencia Global de Salud y Estilo de Vida el 9 de julio. “Queremos energizar a las personas”, dijo Landless. “Queremos que se lleven lo que han aprendido y lo pongan en práctica”. Fotografía de Marcos Paseggi, Adventist Review

El mensaje de salud, recargado

Los líderes de salud de la iglesia creen que el mensaje adventista de salud no ha cambiado desde las novedosas revelaciones de mediados del siglo XIX que compartió Elena G. White, una de las fundadoras de la denominación.

“Desde los días de Battle Creek days [donde se estableció el primer sanatorio adventista] hasta el presente, el mundo ha anhelado respuestas a preguntas que estamos en posición singular de responder”, escribió Richard Hart, rector de Salud de la Universidad de Loma Linda, al dar la bienvenida a los participantes a los terrenos de la institución. “Lo que aquí aprenderemos esta semana será una gran fuente de esperanza para las personas de todas partes”.

Al mismo tiempo, explicaron los líderes de salud de la iglesia, el objetivo del evento es redoblar el énfasis en áreas que, hasta cierto punto, pueden haber sido descuidadas en décadas pasadas.

Como ejemplo, se citó a la salud mental.

“La salud mental es tremendamente importante, y necesita ser desestigmatizada”, dijo Landless al describir algunos de los puntos focales del evento. Mencionó específicamente la depresión, destacando que aunque es la causa principal de discapacidad en el mundo actual, se ha dado un énfasis insuficiente en el bienestar integral, aun entre los adventistas.

Un pasacalles da la bienvenida a los participantes a la Tercera Conferencia Global de Salud y Estilo de Vida en Loma Linda, California, Estados Unidos, el 9 de julio de 2019. Más de 800 líderes y profesionales de salud de la iglesia provenientes de noventa países se registraron para el evento. Fotografía: Marcos Paseggi, Adventist Review

En los últimos años, la Iglesia Adventista mundial se ha enfocado más en la importancia de la salud mental para la salud general. El año pasado, los líderes de la iglesia designaron a Torben Bergland, un psiquiatra adventista, como director asociado de Ministerios Adventistas de salud. Bergland está trabajando actualmente en Mindwell [Buena Mente], un programa en línea que busca transmitir mayor conciencia sobre la salud mental.

Ministerios de las Posibilidades

Otra área con un renovado énfasis son las necesidades especiales, dijo Landless. “Las personas que tienen algún tipo de discapacidad necesitan ser tratadas con equidad”, enfatizó. Según los líderes, esto incluye hacer arreglos en los cultos de la iglesia que beneficien a los miembros con discapacidades y añadir a este grupo en las iniciativas comunitarias y de evangelización.

Larry Evans, que es asistente especial del presidente de la iglesia mundial para Necesidades Especiales, concuerda con Landless. Evans, que suele llamar a su área el “Ministerio de las Posibilidades”, dijo que esta es “una conferencia intencionalmente inclusiva”.

“El tema de este ministerio está escrito en la frente de cada persona: ‘Todos tienen dones, todos son necesarios y todos necesitan ser apreciados”, expresó.

Los líderes de la iglesia y los profesionales de salud han sido invitados a permanecer un día más después de la clausura de la conferencia de salud para participar en un evento denominado “Conferencia del Ministerio de las Posibilidades”. Los organizadores esperan que el encuentro del 14 de julio cree conciencia y brinde una capacitación básica a los líderes de la iglesia que quieren aprender cómo responder mejor a las diversas necesidades de las personas que viven con discapacidades.

“Durante el tiempo que pasemos juntos, es de esperar que aprendamos a marcar una diferencia en algún lugar con alguna persona, pero siempre también dentro de nosotros mismos”, dijo Evans.

Energizar a las personas

Landless enfatizó un objetivo final del evento, que puede disparar respuestas positivas en aquellos que asistan.

“Queremos energizar a las personas”, dijo. “Queremos que se lleven lo que han aprendido y lo practiquen”. Y añadió: “Oro para que obtengamos más conocimiento y nos sintamos inspirados a regresar a nuestros lugares de servicio…energizados y entusiasmados, compartiendo plenitud y sirviendo a todas las personas. En esencia, extendiendo verdaderamente el ministerio de sanación de Cristo”.

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Presidente de Colombia reasegura la libertad religiosa a líderes de organizaciones religiosas
¿Quiere Dios que desperdiciemos la tercera parte de nuestra vida?
Ofrecen ayuda durante la crisis en la frontera de los Estados Unidos