Los administradores de las universidades adventistas y los miembros de sus juntas se reunieron hace poco en el campus de la Universidad de Montemorelos para repasar sus habilidades de liderazgo y su papel y responsabilidades en el gobierno de las instituciones. Fotografía de la Universidad de Montemorelos

18 de junio de 2019 | Montemorelos, Nuevo León, México | Laura Marrero/Noticias de la DIA

Los administradores de universidades y los presidentes de junta de gobierno de las universidades adventistas de la División Interamericana se reunieron hace poco para comprender mejor sus funciones y responsabilidades al oficiar, gobernar y administrar sus respectivas instituciones. Los casi cuarenta miembros de junta participaron del Consejo de Administradores Universitarios y Miembros de las Juntas Directivas, que se lleva a cabo una vez durante el quinquenio. Las reuniones tuvieron lugar en la Universidad de Montemorelos, en Montemorelos, México, del 29-30 de mayo de 2019.

“Sin duda alguna, el futuro de la iglesia se encuentra en nuestras universidades adventistas, por lo que es de fundamental importancia que los líderes garanticen el futuro al definir la iglesia que quieren ver en cinco, diez, quince o veinte años”, dijo el doctor Gamaliel Florez, director de educación de la Iglesia Adventista en Interamérica y principal organizador de las reuniones del concilio. Para que eso suceda, los administradores de las universidades, bajo la supervisión de sus líderes de unión, tienen que trabajar juntos para ofrecer la mejor educación adventista posible a sus estudiantes, dijo Florez.

El doctor Florez explicó que además de definir el desarrollo futuro de la institución, las juntas directivas revisan los reglamentos, los balances financieros y los nombramientos de nuevos administradores. Las administraciones de las universidades son responsables de ejecutar las pautas que establece su junta de gobierno y realizar el seguimiento con decisiones internas para la gestión de la institución.

El doctor Gamaliel Florez, director de educación de la Iglesia Adventista en Interamérica. Fotografía de archivo de la DIA

Para una universidad bajo la tutela de su unión, la junta de gobierno es precedida por el presidente de la unión en la que se encuentra la institución, el director de educación de la unión, el director de educación de la División Interamericana y los administradores del territorio, los administradores a nivel de asociación o misión, el rector de la universidad y algunos laicos, explicó Florez.

La Iglesia Adventista en Interamérica supervisa catorce universidades y un colegio terciario que, en conjunto, educan a más de veinte mil estudiantes por año. Las quince instituciones educativas están acreditadas por la Asociación Adventista de Acreditación, dijo Florez.

“Hay un gran interés en la buena educación y en nuevas oportunidades para nuestros estudiantes, por lo que es de suma importancia que nuestras instituciones sigan mejorando y tengan un liderazgo sólidos,” dijo Florez.

La División Interamericana preside sobre instituciones de la división tales como la Universidad de Montemorelos, el Seminario Teológico Interamericano, y la Universidad Herbert Fletcher.

La junta de miembros directores de las 15 universidades de Interamérica se reunieron del 29 al 30 de mayo de 2019. Fotografía de la Universidad de Montemorelos

Además de revisar las obligaciones de los administradores y miembros de junta, se dedicó tiempo durante las reuniones de los dos días de concilio a reflexionar sobre las responsabilidades como mayordomos espirituales de las instituciones adventistas.

El pastor Elie Henry, presidente de la División Interamericana, recordó a los líderes que “Dios los ha llamado para guiar a los jóvenes a una relación con Dios, y a prepararlos para marcar una diferencia en las generaciones futuras”.

El pastor Henry también invitó a los líderes para que se mantengan en la Palabra y la misión como elementos de éxito que nunca deberían estar ausente en las universidades adventistas.

La educación adventistas no solo busca preparar profesionales para ejercer una función en la sociedad, dijo Florez, “sino que implica preparar a los individuos con una misión de ayudar a cumplir el propósito de la iglesia, que es el de predicar el evangelio”. Eso implica que cada universidad adventista tiene que avanzar con un excelente plan de desarrollo.

Para saber más de las instituciones educacionales de Interamérica, visítenos en interamerica.org

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Las experiencias adversas en la infancia pueden ser mortales, pero hay esperanza, afirma experta
En Norteamérica, cumbre se enfoca en ayudar a reconocer y detener el abuso
Actualización del sitio web del Sábado Dedicado a la Creación a tiempo para evento en octubre