Mario E. Ceballos, director y patrocinador de la Organización Mundial de Servicio, de la Asociación General y director del Ministerio Adventista de Capellanía. Imagen: Adventist News Network

29 de abril de 2019 | Silver Spring, Maryland, Estados Unidos | Deena Bartel-Wagner

La posición oficial de la iglesia de “no combatiente” fue el foco central de la conferencia de dos días de duración: “Los adventistas del séptimo día y el servicio relacionado con lo militar”, celebrada en el edificio central de la Asociación General en Silver Spring, Maryland, Estados Unidos, los días 10 y 11 de abril de 2019.

“Tradicionalmente, la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha abogado por un estatus no combatiente”, dijo Mario E. Ceballos, director y patrocinador de la Organización Mundial de Servicio de la Asociación General y director del Ministerio Adventista de Capellanía.

“Los dirigentes de la Organización Mundial de Servicio de las uniones y divisiones deben entender la posición de la iglesia al atender las necesidades de los miembros dentro de sus regiones”, dijo. Aunque la denominación adventista recomienda la posición no combatiente, todavía podemos proveer atención pastoral y recursos espirituales para apoyar el bienestar de los adventistas del séptimo día que prestan servicio militar”.

La posición oficial actual, votada en la Sesión de la Asociación General de 1954 y reafirmada por el voto tomado en el Concilio Anual de 1972 de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, celebrado del 14 al 20 de octubre de ese año, en la Ciudad de México, dice lo siguiente:

El cristianismo genuino se manifiesta a sí mismo en una buena ciudadanía y lealtad hacia el gobierno civil. El estallido de la guerra entre los hombres de ninguna manera altera la suprema lealtad y responsabilidad hacia Dios o modifica su obligación de poner en práctica sus creencias y poner a Dios en primer lugar.

Esta relación con Dios a través de Jesucristo, quien vino a este mundo no para destruir la vida de los seres humanos, sino para salvarlos, hace que los adventistas del séptimo defiendan una posición no combatiente, siguiendo al divino Maestro en no quitar la vida humana, sino en rendir todo posible servicio para salvarla. Al aceptar la obligación de ciudadanía, así como sus beneficios, su lealtad al gobierno requiere que voluntariamente presten servicio al Estado en cualquier posición no combatiente, civil o militar, en la guerra o en la paz, en uniforme o sin él, lo cual contribuirá a salvar vidas, solicitando solamente el que puedan prestar sus servicios en aquellas capacidades que no violan sus convicciones y conciencia.

Esta declaración no es una posición rígida que ata a los miembros de la iglesia, sino que sirve de guía, permitiéndole al miembro la libertad de evaluar su propia situación.

Los oradores que participaron en la conferencia incluyeron eruditos y dirigentes del Seminario Teológico Adventista del Séptimo Día de la Universidad Andrews; la Oficina de Investigación y Estadística y Archivos de la Iglesia Adventista (ASTR, por sus siglas en inglés); la División Intereuropea y el Departamento de Asuntos Públicos y Libertad Religiosa de la Iglesia Adventista.

Las presentaciones cubrieron la historia de la posición no combatiente de la iglesia adventista, perspectivas bíblicas y contemporáneas en relación con la violencia, un repaso general de las posiciones no combatientes sostenidas a través de la historia cristiana y un examen del significado del sexto mandamiento registrado en Éxodo 20 en la Biblia. Los asistentes escucharon también acerca de guerra y genocidio en el Antiguo Testamento, juntamente con las enseñanzas del Nuevo Testamento acerca de la guerra y de la posición de no combatientes.

Los participantes sometieron preguntas a dos paneles de discusión acerca de la forma mejor de comunicar la posición de la iglesia a los miembros en todo el mundo y en qué forma ministrar en favor de aquellos que sirven en las filas de la milicia.

El contralmirante jubilado, Darold Bigger, relató su jornada en aquellos tiempos cuando era estudiante del seminario luchando con la idea de combate al prestar sus servicios como capellán de la Marina de los Estados Unidos.

En sus últimos comentarios, el contralmirante Bigger hizo énfasis en una cita del libro El Ministerio de Curación: “Toda asociación en la vida requiere el ejercicio del dominio propio, la tolerancia y la simpatía. Diferimos tanto en disposición, hábitos y educación, que nuestra manera de ver las cosas varía mucho. Juzgamos de modos distintos. Nuestra comprensión de la verdad, nuestras ideas acerca del comportamiento en la vida, no son idénticas en todo respecto. No hay dos personas cuyas experiencias sean iguales en todo detalle” (p. 484).

El presidente de la Iglesia Adventista, Ted N. C. Wilson reafirmó en el cierre de la reunión, que la iglesia se pone de parte de la posición no combatiente que fue votada en 1972, pero que también reconoce que esto sigue siendo una decisión individual y personal.

“Nuestra posición dentro de la iglesia como organismo colectivo es la de no combatientes”, dijo el presidente Wilson a los asistentes. “Pero como iglesia, somos un grupo formado por individuos. Y los individuos tienen su propia conciencia. En este asunto particular, hemos decidido no imponer o forzar sobre la conciencia una forma determinada de pensar, sino recomendar y alentar en términos de lo que pensamos que es el sentido bíblico al respecto”.

The Organización Mundial de Servicio y la Organización Nacional de Servicio (WSO/NSO, por sus siglas en inglés) es un elemento integral del Ministerio Adventista de Capellanía (ACM) y es la oficina oficial de relaciones militares de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Su misión primordial es proveer atención pastoral y recursos religiosos para apoyar el bienestar espiritual de los adventistas del séptimo día que prestan sus servicios a sus naciones en todos los aspectos del servicio gubernamental, ya sea uniformados o no uniformados, incluyendo las fuerzas militares y las agencias policiales y los cuerpos de seguridad en todo el mundo.

Traducción – Gloria A Castrejón

Top news

En las Bahamas, Iglesia Adventista asiste a los miembros que se están reubicando en Nassau
Las experiencias adversas en la infancia pueden ser mortales, pero hay esperanza, afirma experta
En Norteamérica, cumbre se enfoca en ayudar a reconocer y detener el abuso