Miembros de iglesia y estudiantes de la Universidad Montemorelos en el nuevo edificio terminado de la Iglesia Adventista del Séptimo Día Betel, en el corazón de la Sierra Lacandona, en Chiapas, México, en la ceremonia de inauguración, el 15 de diciembre de 2018. Imagen cortesía de la Universidad Montemorelos

4 de febrero de 2019 | Montemorelos, Nuevo León, México | Laura Marrero y Personal de Noticias de la DIA

Se terminó la construcción de un nuevo edificio de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en el corazón de la Sierra Lacandona, en Chiapas, México, gracias a los esfuerzos de estudiantes de la Universidad Montemorelos, en el norte de México. La construcción del templo, que dio comienzo hace tres años, se llevó a cabo en el mismo sitio que ocupaba la vieja estructura de madera erigida hace 50 años, en la que los miembros de iglesia tenían por costumbre reunirse para los servicios de adoración.

Los estudiantes de la universidad, además de otras personas voluntarias que construyeron el nuevo edificio, son parte de un grupo llamado Jóvenes Adventistas Misioneros. La construcción dio comienzo en 2016, cuando fue demolida la vieja estructura de madera. Se dio comienzo con las paredes de cemento y un techo de lámina de metal.

Estudiantes y voluntarios trabajan en la instalación del cielo raso del edificio de la iglesia, días antes de su inauguración a principios de diciembre de 2018. Imagen cortesía de la Universidad Montemorelos

[/caption]Durante ese tiempo, mientras se terminaba la construcción del nuevo edificio, los miembros de la iglesia, llamada Iglesia Adventista Bretel, continuaron adorando cerca de ese sitio, mientras los estudiantes y miembros de la facultad llevaban a cabo en las noches una campaña de evangelización de dos semanas de duración y actividades misioneras de alcance comunitario durante el día.

El proyecto de construcción de la iglesia continuó durante la primera parte del 2018 y, después de que hubo disponibles fondos monetarios adicionales, el grupo regresó a principios de diciembre para terminar el piso, instalar los paneles de cielo raso y las ventanas, pintar el edificio y dar los últimos toques al nuevo edificio.

El objetivo era terminar la construcción del edificio de la iglesia, de manera que pudiera proporcionar un mejor lugar de adoración y constituirse en un testimonio más representativo en esa remota comunidad en medio de la selva, dijo Primitivo Sánchez, director de recursos humanos en la Universidad Montemorelos y consejero en este proyecto misionero.

“Este ha sido verdaderamente un proyecto de fe en el que hemos tenido que aprender cómo construir y hacer todo lo demás hasta el máximo de nuestras habilidades dentro de lo que el Señor nos ha permitido hacer por su causa”, dijo Eliezer Castellanos, un voluntario en este proyecto de construcción.

 

Estudiantes y voluntarios terminando de poner las losetas en el piso del edificio de la iglesia. Imagen cortesía de la Universidad Montemorelos

[/caption]Estudiantes, facultad y empleados de la universidad dijeron que el proyecto reafirmaba el mensaje orientado hacia la misión que proclama la universidad.

“Nuestra misión aquí en la universidad no es solamente inculcar un sentido de misión en nuestros estudiantes, sino pedirles a nuestros empleados que sean un ejemplo al respecto”, dijo el director Sánchez. “Si ese mensaje que le damos a cada estudiante permanece en ellos al dejar esta institución, podremos ciertamente ser capaces de hacer avanzar mucho más rápido la obra de esparcir el evangelio”.

Los dirigentes de la iglesia en el ámbito local y regional en Chiapas, estuvieron presentes en la ceremonia inaugural del nuevo edificio de iglesia y agradecieron a la comunidad universitaria y a sus estudiantes y empleados por sus valiosos esfuerzos, recursos y talentos al llevar a su término este proyecto.

Fueron donados fondos monetarios por parte de la Unión Mexicana de Chiapas y por la División Interamericana para ayudar en la terminación de este edificio de iglesia, dijeron los dirigentes de la misma.

 

Parte del grupo de estudiantes y voluntarios que trabajaron para terminar la construcción del nuevo edificio de la Iglesia Adventista Betel. Imagen cortesía de la Universidad Montemorelos.

[/caption]Además de ayudar en la terminación de la obra de construcción, los voluntarios visitaron las familias de los alrededores y les hablaron acerca del estilo de vida saludable.

Para observar la galería de fotos en relación con el proyecto en la Sierra Lacandona, presiona HERE (aquí).

Traducción – Gloria A Castrejón

 

Top news

Interamérica lanza segundo programa de certificación de ancianos de iglesia para todo el territorio
En Interamérica, las mujeres son llamadas a hacer contacto y enriquecer a la iglesia y la comunidad
Interamérica presenta un nuevo programa de la Escuela Bíblica de Vacaciones