En un comienzo, el titular parece desalentador, pero la buena noticia está oculta en los hallazgos recientes de que el cáncer pronto superará a las afecciones cardíacas como la causa número uno de muerte en los Estados Unidos. Es lo que cree Luis Carrascosa, un radiólogo oncólogo de AdventHealth Palm Coast, conocido antes como Florida Hospital Flagler, una institución adventista de salud en Palm Coast, Florida, Estados Unidos.

“Cuando analizamos los datos, lo que más llama la atención es que las muertes por afecciones cardiovasculares están disminuyendo con mucha mayor rapidez que las muertes por cáncer”, dijo Carrascosa. En otras palabras, las tasas de muerte de cáncer y por afecciones cardíacas están disminuyendo, pero en el caso de las afecciones cardíacas, lo están haciendo con mayor rapidez.

Millones de personas que podrían haber muerte de un ataque de corazón o accidente cerebrovascular hace incluso una o dos décadas están siendo salvadas debido a los progresos en el tratamiento en hospitales comunitarios como AdventHealth Waterman en Tavares (conocido antes como Florida Hospital Waterman), dijo Henry Lesmes, que es cardiólogo en Waterman.

Durante un ataque cardíaco, es fundamental abrir los vasos sanguíneos bloqueados, permitiendo así que la sangre y el oxígeno fluyan al corazón antes de que el músculo comience a morir, dijo Lesmes. Las tecnologías más eficientes en hacerlo antes solo estaban disponibles en los hospitales principales, pero desde entonces se han extendido a los más pequeños.

Hace unos quince años, AdventHealth Waterman abrió un laboratorio de cateterización cardíaca que ofrece servicios ininterrumpidos, permitiendo que los doctores identifiquen qué arteria está bloqueada y tomen medidas para abrirla. El hospital también invirtió 1,7 millones de dólares en ese laboratorio en 2014, para añadir un sistema de imágenes digitales que puede medir y tratar los bloqueos con mayor precisión.

Una manera de medir este progreso es con el tiempo que pasa desde que el paciente llega al hospital hasta que se le instala un globo que abre la arteria bloqueada. El promedio de que tiene AdventHealth Waterman es de 53 minutos, más de treinta minutos más rápido que el estándar nacional establecido por el Colegio Estadounidense de Cardiología.

“En el pasado, si no se podía llevar al paciente hasta un lugar que le pudiera dar esos tratamientos, el paciente no tenía oportunidad de sobrevivir”, dijo Lesmes.

Los procedimientos quirúrgicos y los dispositivos médicos también han avanzado, destaca Lesmes. En el pasado, la cirugía a corazón abierto era la única manera de reparar un corazón con problemas, pero los últimos procedimientos suelen ser menos invasivos, lo que permite que adultos mayores puedan ser tratados.

Los progresos no solo se produjeron en los hospitales. Se creó una red que permite que los emergentólogos activen un sistema que brinda tratamientos para salvar vidas aun antes de que el paciente ingrese al hospital. Y nuevos medicamentos han ayudado a que las personas vivan más tiempo con afecciones cardíacas, al controlar la presión arterial y el colesterol.

Los médicos destacan que el cambio más importante fuera del hospital ha sido la disminución de fumadores, que incrementa de dos a cuatro veces las afecciones arteriales. A diferencia de esa buena noticia, siguen aumentando los índices de obesidad y diabetes.

“Puede que esto cambie, pero por alguna razón, hemos tenido un mayor impacto en los índices de fumadores que en la obesidad y la diabetes”, dijo Lesmes.

Los investigadores encuentran noticias más buenas en estos datos. Las tendencias generales se mantienen en los estadounidenses de ingresos más bajos y más altos en virtualmente todos los grupos raciales y étnicos. La excepción se da entre los indígenas estadounidenses, cuyo índice de muerte por cáncer se incrementó ligeramente, según un estudio publicado en Noviembre 2018 en los Annals of Internal Medicine.

También hay progresos contra el cáncer

Carrascosa, el radiólogo oncológico de Palm Coast, se apresura a señalar los progresos hechos contra el cáncer. Dado que la clave para tratar la mayoría de los cánceres es la detección temprana (idealmente, aun antes de que aparezcan los síntomas), se han estado haciendo esfuerzos masivos para hacer pruebas en personas sanas para detectar cánceres incipientes.

Por ejemplo, tomografías de baja radiación a los fumadores actuales y exfumadores ayudan a detectar cánceres incipientes de pulmón, y el mayor número de colonoscopías ha detectado cánceres de colon mucho más temprano.

Nuevos tratamientos como la inmunoterapia están enlenteciendo las muertes por cáncer, lo que permite que muchas personas vivan por meses o años con cánceres avanzados. Esos nuevos tratamientos no curan todos los cánceres, pero son un paso en la dirección correcta, dijo Carrascosa.

Carrascosa ve progresos en su propio campo, lo que usa radiación dirigida para atacar las células cancerosas usadas para tratar alrededor del sesenta por ciento de todos los casos de cáncer. La radiación guiada por imágenes ha permitido que los médicos administren dosis más elevadas porque apuntan directamente al tumor.

Se han llevado a cabo menos estudios clínicos sobre tratamiento de radiación en comparación con la quimioterapia, que usa medicamentos para tratar el cáncer. Carrascosa cree que esto se debe a que las farmacéuticas están mayormente interesadas en patrocinar estudios sobre quimioterapia o inmunoterapia.

“Hay un clamor generalizado en la comunidad médica para recibir mejor financiación para investigaciones en radiación oncológica”, dijo.

Una vez más, los grandes avances se producen fuera del hospital, dado que los menores índices de fumadores se traducen en menos muertes por cáncer de pulmón.

Estas tasas nacionales de muerte por afecciones cardíacas y cáncer no se aplican a todos los pacientes, señalan los investigadores. Para saber cómo hacer frente a los mayores riesgos que sufre cada persona y sus seres amados, los pacientes deberían hablar con su médico. “Los médicos de AdventHealth también son expertos en ayudar a que cada paciente adopte cambios a su estilo de vida que puedan prevenir las afecciones cardíacas y el cáncer” dijo uno de los líderes.

La versión original de esta noticia fue publicada en Florida Hospital’s State of Health blog.

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Jóvenes de Interamérica llegan a miles de personas durante el Día Mundial de la Juventud
Templo en Dominica dedicado en memoria de Fundadores de Maranatha
En Costa Rica, programa de entrenamiento en capellanía se extiende a instituciones fuera de la iglesia