El pastor Everett Brown, presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Jamaica, presenta el tema de llamado en la ceremonia de consagración de los nuevos directivos y directores elegidos en la Asociación Noreste de Jamaica en la iglesia adventista de Port Maria, en Santa María, el 8 de septiembre de 2018. Fotografía de Nigel Coke

10 de septiembre de 2018 | Mandeville, Manchester, Jamaica | Nigel Coke/DIA

El presidente de la Iglesia Adventista en Jamaica, el pastor Everett Brown, presentó el desafío a los nuevos líderes que asumieron sus cargos en la región de Jamaica Nororiental, para que hagan de la comunidad y las personas el principal objetivo de la misión de la iglesia.

El líder adventista presentó ese desafío con el trasfondo de una reciente serie de homicidios contra mujeres y niños en ese país.

“Para seguir siendo relevantes y verdaderos a la misión, la iglesia tiene que identificarse con las necesidades de las personas”, dijo Brown, al dirigirse a los nuevos líderes en la iglesia adventista Port Maria en Santa María el sábado 8 de septiembre de 2018. “Identificarse con el dolor y las angustias que experimenta la comunidad en la que les toca servir es una parte integral de la misión”.

El pastor Brown dijo que, en persecución de esa misión, los líderes aceptan la responsabilidad de cuidar de los enfermos, los pobres, los que sufren desventajas sociales y son vulnerables.

El pastor Adlai Blythe, presidente de la Asociación de Jamaica Nororiental señala la Promesa de Liderazgo durante la Ceremonia de Consagración de los nuevos directivos y directores elegidos en la iglesia adventista Port Maria en Santa María. Los que también aparecen en la fotografía son, de izquierda a derecha, la señorita Sasheena Thompson, tesorera; el pastor Danielo Daniels, secretario ejecutivo; el pastor Everett Brown, president de la Iglesia Adventista en Jamaica; y el pastor Bancroft Barwise, tesorero de la Iglesia Adventista en Jamaica. Fotografía de Nigel Coke

“Ustedes asumen su cargo para facultar y liderar a la iglesia de manera que alcance la misión en momentos en que el abuso de las mujeres y los niños está aumentando. Son llamados a marcar una diferencia en momentos en que la trata de personas, el homicidio y todos tipos de prácticas corruptas siguen afectando nuestro desarrollo espiritual y nacional como nación. Es tarea de la iglesia satisfacer las necesidades espirituales, sociales y físicas de las personas”.

El objetivo de la iglesia es cambiar y transformar vidas, dijo Brown. “En ese contexto, la iglesia es como un hospital con personas enfermas por el pecado de cada estrato de la sociedad. Nuestro objetivo es llevar a absolutamente todos a Jesús”.

Aunque no lo mencionó directamente, los comentarios de Brown se producen justo después del supuesto suicidio de Linton Stephenson, un diácono adventista de 59 años de Mandeville, Manchester, quien estaba siendo buscado en conexión con el homicidio reciente de Khyhymn Campbell, una joven de 25 años.

“No tenemos que renunciar a las personas que están necesitadas de sanación y salvación; no tenemos que dejar de involucrarnos en actividades misioneras por más que nuestros líderes y miembros hayan fallado a Dios y a la iglesia”, dijo Brown.

El pastor Brown siguió diciendo que la iglesia de hoy no es perfecta, y que no reflejara perfectamente en su totalidad el poder del evangelio. “Pero un día, la iglesia militante llegará a ser la iglesia triunfante, la esposa sin mancha de Cristo”.

Los líderes de la iglesia oran durante una oración de dedicación por los nuevos directivos de la Asociación Nororiental de Jamaica. Fotografía de Nigel Coke

Stephenson, un diácono de la iglesia adventista de Mandeville en Manchester se encontraba en libertad bajo fianza después de salir de prisión por un cargo previo de homicidio, según los informes policiales. También era buscado por la posesión ilegal de un arma de fuego.

Un día antes de que se encontrara muerto a Stephenson la semana pasada, el pastor Brown condenó el supuesto homicidio e hizo un llamado al individuo para que se entregara a la policía.

“La iglesia actual no tiene que ser juzgada o definida por su fracaso a la hora de cambiar y transformar a todos”, dijo Brown. “La iglesia física de Dios es una obra en curso, y un día su obra de transformar vidas será una misión completada aquí en la tierra y llegará a su fin. Entonces, la iglesia como Esposa de Cristo se elevará para encontrarse con él”.

El pastor Brown dijo que el mejor momento de la iglesia implica avanzar con valor en el poder y la fuerza del Dios Todopoderoso. “No permitamos que nuestros fracasos del pasado o las críticas no merecidas que se hacen a la iglesia nos distraigan y nos lleven a distraernos o diluir nuestro mensaje y abortar nuestra misión”, expresó.

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Si cada sábado nos recuerda la creación, ¿por qué observar un “Sábado de la Creación” el 27 de octubre?
La vida de Daniel en imágenes cinemáticas
En Puerto Rico, los Conquistadores ganan una competencia nacional en programa de verano sobre robótica