6 de agosto de 2018 | Kassel, Alemania | Costin Jordache, director de comunicación y jefe de redacción de noticias, Adventist Review

Al acercarse la terminación del Congreso Mundial de Líderes de Ministerio Joven 2018, dirigentes de jóvenes adventistas del séptimo día de todo el mundo vistieron las camisetas correspondientes a este evento para una fotografía masiva de todo el grupo y asistieron a cuantos seminarios el tiempo les permitió acudir.

Los organizadores facilitaron también un servicio de investidura para Guías Mayores, que es el nivel más alto de alcanzar para un Conquistador —el club adventista para niños y adolescentes similar a los clubes de Boy Scouts y Girl Scouts.

Y, sin que a este punto se convirtiera en un elemento de sorpresa, los oradores continuaban instando a los participantes a salir fuera de su zona de confort.

The daily presentation at GYLC 2018 of cultural outfits and flags from various world divisions and regions. More than 120 languages were represented at this year’s Global Youth Leaders Congress. Photo by Luis Sanchez

Incubadores de creatividad 

Ty Gibson, codirector de Light Bearers Ministries, continuó su serie de mensajes enfocando su atención en lo que él sugiere es el ambiente más propicio dentro de las iglesias locales, hacia la evangelización y el ministerio, especialmente tomando en consideración las generaciones más jóvenes.

El codirector Gibson dio a conocer que la iglesia en general está enfrentando un “cambio sísmico” en la forma en que la gente procesa la información y, como resultado, en la forma como responde a los esfuerzos de evangelización de la iglesia. Describió un cambio a partir de un sistema basado en autoridad inclinado ahora hacia un sistema basado en información. “La gente estaba acostumbrada a responder a una figura de autoridad con un libro pleno de autoridad citando palabras llenas de autoridad”, dijo. Sin embargo, entre más información se vuelve universalmente disponible, añadió el orador Gibson, la gente se ha cambiado a un sistema en el cual la información obtenida por uno mismo se convierte en la nueva norma para procesar la realidad.

Este cambio posmodernista hacia un sistema basado en información afecta nuestros métodos de alcance misionero, explicó el presentador Gibson. “Mientras asistíamos a la iglesia”, dijo, “la empatía remplazó a la autoridad como nuestra nueva moneda evangelizadora”. Y desafió a los líderes de ministerio joven a que, en lugar de intentar abrir los capullos de rosas con martillos y pinzas”, lo que se necesita ahora son más “agua y rayos de sol”.

Ty Gibson continuó entonces refiriéndose a las implicaciones de este cambio social en lo que respecta a la iglesia local. “Las iglesias locales deben ser incubadoras de creatividad”, dijo. A fin de que esto llegue a ser una realidad, presentó entonces la perspectiva de Elena G. White, una cofundadora de la iglesia, considerada la voz profética moderna de la Iglesia Adventista, de la cual citó las siguientes palabras: “Nuestra obra es progresiva, por lo tanto, hay que dejar lugar para que los métodos sean mejorados”.

Sugirió entonces que las iglesias locales debían alentar y cultivar esta creatividad orientada hacia la misión, al distinguir entre preferencias, normas y absolutos morales. “Si yo elevo mi herencia cultural y mis gustos estéticos al nivel de absolutos morales a través de los cuales voy a juzgar el ministerio de otros, estoy con ello insistiendo en que el evangelio es solamente para personas iguales a mí”, declaró. “Si tú y yo somos la misma cosa, uno de los dos es entonces innecesario”.

Ty Gibson presents on fostering incubators of creativity in local churches, at GYLC 2018 in Kassel, Germany. Photo by Luis Sanchez

Y concluyó suplicando a los líderes de ministerio joven: “Suelten a nuestros jóvenes en el mundo con toda la creatividad que sea posible”.

Acaparando las llaves

Otra presentación de fondo estuvo a cargo de A. Allan Martin, pastor docente de Younger Generation Church, un ministerio de la Iglesia Adventista del Séptimo Día Arlington, en Texas, Estados Unidos.

El pastor Martin les recordó a los líderes de ministerio joven que cada iglesia local tiene una persona que aparentemente tiene las llaves de cada puerta en el edificio y que solamente a través de ese individuo podrían abrirse algunas de esas puertas. En forma metafórica, el pastor Martin sugirió que los dirigentes de jóvenes en las iglesias locales deben comenzar a pensar en jóvenes que están listos para que se les den las llaves dentro de un ambiente de tutoría.

Basándose en una ilustración de cómo enseñó a su hija a conducir un automóvil, el pastor Martin añadió: “En una relación entre mentor y aprendiz, si estás constantemente moviendo el volante y aplicando el freno, no estás en realidad haciendo labor de mentor, simplemente estás perdiendo la cabeza” Al concluir su presentación, el Pastor Martin posó el desafío: “Empodera a los jóvenes para que puedan imaginar nuevas puertas con nuevas llaves”.

¿A quién pertenece el mensaje adventista?

David Asscherick nuevamente subió a la plataforma para discutir el tema “Pásalo”, enfocando su interés en la identidad del creyente adventista que los líderes de ministerio joven deben pasar adelante. Su cuarta intervención continuó en Romanos 1, en donde el autor y apóstol Pablo les da a conocer a sus lectores que parte de su identidad es predicar el evangelio.

David Asscherick, muy conocido como orador público durante las pasadas dos décadas, acudió  a 2 Corintios 5 para lo que sugirió, era el modelo bíblico para la predicación. Señaló que “para Pablo, la motivación que lo movía en su misión y que debe motivar la misión de la iglesia en general, es el amor de Dios”. Después de citar la declaración del apóstol: “El amor de Cristo nos constriñe”, el orador arguyó apasionadamente, que “la gran motivación de cualquier cosa que hacemos debe estar fundada, estabilizada y enraizada en el amor de Dios”.

El orador Asscherick continuó su exégesis de 2 Corintios 5 al mencionar el desafío posado por  Pablo acerca de una nueva forma de ver a las personas. Siendo que Cristo murió por todos, el apóstol escribió: “De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne”: Al traducir esta declaración teológica a su aplicación práctica, David Asscherick la resumió de esta manera: “Siendo que Jesús murió por cada uno, ya no juzgamos por la apariencia. No juzgamos por la forma en que los percibimos”.

David Asscherick presenting at the Global Youth Leaders Congress 2018. Photo by Luis Sanchez

Para afianzar este punto, David Asscherick hizo referencia a la experiencia de su conversión. “Y porque Jesús murió por todos, cuando vemos a las personas, vemos lo que vieron [los propietarios adventistas] cuando yo entré a ese restaurante vegetariano hace unos 22 años —un roquero punk tatuado, de oreja perforada y cabello morado”, recordó. “Ellos no vieron un repulsivo, mal hablado y grosero punk de 23 años. Más bien vieron algo que ni yo mismo había visto en mí mismo. Y claro, dudo que hayan visto en mí un evangelizador o predicador, ¡pero Jesús sí lo hizo!”

David Asscherick les recordó a los líderes de ministerio joven la parábola contada por Jesús acerca del hombre que arrogantemente oraba diciendo: “Dios te doy gracias porque nos soy como los pecadores”. “Y el punto que está queriendo hacer Pablo es que tú eres como ellos”, dijo. “Todos somos como ellos, porque no hay tal cosa como “ellos”; ¡hay solamente un gigantesco ‘nosotros’ en favor de quien Jesús ha muerto!”.

Para concluir su mensaje David Asscherick desafió a los líderes de ministerio joven con un memorable punto a aclarar. “El mensaje adventista no le pertenece a la Iglesia Adventista”, dijo. Para explicar su punto, le preguntó a la audiencia: “¿Creen ustedes que el mensaje adventista del séptimo día es el mensaje de la Biblia?”. Entonces sugirió que “este mensaje puede pertenecerle a cualquiera que pueda leer la Biblia. Y tengo grandes noticias para ti. Hay muchas personas alrededor del mundo … que están leyendo la Biblia. Ellas no asisten a las iglesias, seminarios, conferencias y reuniones de evangelización adventistas” añadió, “pero ellas están llegando a las mismas conclusiones en las cuales creemos tú y yo”.

Entonces animó a los asistentes, diciendo: “Debemos celebrar esto, porque están viniendo a la verdad aun cuando nunca llegaran a venir a nuestra iglesia”.

Finalmente, el orador Asscherick desafió a los líderes de ministerio joven con el concepto de que  “el mensaje adventista es muy especial, no porque es mío, no porque es tuyo y no porque es el de nuestra iglesia. El mensaje adventista es tan especial porque representa las enseñanzas mismas de las Escrituras”, arguyó. “Y al acercarse las personas al mensaje de las Escrituras, no las juzguemos según la carne; más bien juzguémoslas de acuerdo con una mirada centrada en el evangelio y en la Biblia y regocijémonos cuando las personas vienen a la verdad”.

El punto de su conclusión fue: “Predica el amor salvador y unificador de Jesús por todas las personas”.

Sigue los sitios web de Adventist Review y Adventist World para más historias y noticias actualizadas del Congreso Mundial de Líderes de Ministerio Joven, en #GYLC18. 

Traducción – Gloria A. Castrejón

 

Top news

Interamérica celebra éxito del Año del Niño y el Adolescente
Muy pronto estará en línea la Enciclopedia Adventista del Séptimo Día
En Interamérica, la iglesia comienza esfuerzos por unificar sus ministerios de radio y televisión