Más de trescientos jóvenes de las iglesias adventistas de la Asociación Norteña del Caribe salieron a las calles de Santa Cruz, en las Islas Vírgenes de Estados Unidos, el 21 de julio de 2018, para pronunciarse contra el incremento de la violencia que afecta a las comunidades de allí. Los jóvenes viajaron desde nueve islas vecinas para participar de una marcha por la paz y de actividades comunitarias durante un campamento de jóvenes de diez días de duración el mes pasado. Fotografía de la Asociación Norteña del Caribe

6 de agosto de 2018 | Santa Cruz, Islas Vírgenes de los Estados Unidos | NCC/IAD

Cientos de adventistas del séptimo día de la isla de Santa Cruz, en las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, salieron a las calles el mes pasado para pronunciarse contra la violencia. Las comunidades de la isla están alarmadas porque en los últimos meses, se han producido cinco homicidios en Santa Cruz: tres fueron resultado de la violencia con armas de fuego, dijeron los líderes de la iglesia en la zona.

El ritmo del V.I. Pulse Drum Corps de la Iglesia Adventista atrajo a las personas a la calle, para ver a los jóvenes que marcharon con sus mensajes, escritos en carteles, que decían: “Basta de violencia”, “Le dije que sí a Jesús”, “Abrazos, no drogas”, “Conocer a Jesús es conocer la paz”, “cada vida es importante”, y “¡Basta ya!”

Los adventistas marchan por las calles de Christiansted, Santa Cruz, por una sociedad libre de drogas y delito, en la isla Santa Cruz, el 21 de julio de 2018. Fotografía de la Asociación Norteña del Caribe

Al dirigirse a la multitud, el pastor Anthony Hall, director de ministerios jóvenes de la Unión del Caribe, declaró: “Los hemos invitado aquí a efectuar una gran declaración. Le decimos que “no” al delito y la violencia, no solo en Santa Cruz, sino también en todo lugar donde haya delito y violencia”.

La marcha, denominada “Una marcha de testigos” culminó los numerosos programas de impacto comunitario que fueron organizados por el departamento de jóvenes de la Asociación Norteña del Caribe (NCC) para el campamento anual de jóvenes, del 12 al 23 de julio de 2018. Cientos de jóvenes viajaron desde las nueve islas de las asociación para participar de los diez días del evento.

Residentes, visitas y transeúntes celebraron y se sumaron al llamado por la paz en sus comunidades. El periódico local en línea, VI Consortium, informó que Cassandra Rammidi y su novio Brendon Kuch caminaban por las calles de Christiansted el sábado mientras vacacionaban desde su hogar en Míchigan. Los sonidos de los redoblantes les llamaron la atención. Miraron mientras el hermano de Rammidi, Theophilus, se unía a la participante Reata Randolph para marchar y cantar las consignas. “Le ponen tanta energía. Es muy divertido, y hablan de los siento”, dijo Kuch. “Me encanta el grupo de redoblantes”.

Rammidi concordó en que el ritmo era una manera poderosa de llamar la atención al mensaje de los participantes, porque la música “produce conexiones con todas las personas”.

El conjunto V.I. Pulse Drum Corps de la Iglesia Adventista ejecuta sus instrumentos durante la Marcha de los Testigos en Santa Cruz. Fotografía de la Asociación Norteña del Caribe

“Creo que es realmente excelente que estén llamando la atención a los problemas de Santa Cruz, y al hecho de que están hablando contra ello”, expresó.

Los residentes de Christiansted, la ciudad más grande de la isla, celebraron y apoyaron el llamado a la paz en sus comunidades.

“Sí, los homicidios tienen que terminar”, dijo el pastor Desmond James, president de la Iglesia Adventista en la región Norteña del Caribe. Una anciana asintió con la cabeza y le dio una señal de apoyo levantando los pulgares, mostrando que estaba a favor del llamado que se estaba haciendo. “La Iglesia Adventista del Séptimo Día se siente feliz de asociarse con las autoridades en la lucha contra el delito y la violencia”, dijo James. “Necesitamos amarnos y respetarnos mutuamente”.

“Al caminar por las comunidades en el día de hoy, estamos enviando el mensaje que queremos paz, y que no queremos más homicidios”, dijo el doctor Vincent A. David, director de ministerios jóvenes de las islas de la región Norteña del Caribe. “Queremos demostrar una manera de vivir semejante a la de Dios”.

Jóvenes limpian la orilla del mar en Santa Cruz como parte de las actividades de servicio a la comunidad el mes pasado. Fotografía de la Asociación Norteña del Caribe

Durante los diez días de campamento, jóvenes adventistas de toda la región participaron en dos limpiezas de playas, con la colaboración del Departamento de Planificación y Recursos Naturales del Gobierno de las Islas Vírgenes, y ofreció paquetes con artículos a los ancianos de las Residencias de Ancianos Sunny Isle y Herbert Grigg. Asimismo, los jóvenes organizaron chequeos gratuitos de salud para el público en un centro comercial, en sociedad con los Departamentos de Salud y Servicios Humanos de las Islas Vírgenes.

Los jóvenes también participaron de un proyecto continuo de renovación en el Centro de Artes de Representación de la isla.

“Eso es lo que implica ser cristiano”, dijo Hall.

Las actividades no solo tienen el propósito de beneficiar al público, dijo el doctor David, sino que también buscan apoyar el crecimiento de los jóvenes. “Al pronunciarse contra las familias quebrantadas, el abuso de sustancias y el delito, y al ofrecer soluciones a esos problemas, nuestros jóvenes se beneficiarán de una resolución más sólida”.

Para saber más sobre la Iglesia Adventista en la Asociación Norteña del Caribe, visite northcaribbeanconference.org

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

El Fin de Semana Global de Ministerio en Planteles Públicos será centro de atención
El informe del tesorero enfatiza la rendición de cuentas y la fidelidad en el uso de los fondos
La Iglesia Adventista inicia una “nueva era” de obra misionera