El grupo de jóvenes que completó el curso básico de lenguaje de señas LESSA presenta algunas de las señas que aprendieron, durante una ceremonia especial llevada a cabo el 7 de julio de 2018 en la iglesia adventista Mejicanos de San Salvador, El Salvador. Fotografía de Gamaliel Guerra

24 de julio de 2018 | San Salvador, El Salvador | Gamaliel Guerra/DIA

Ansiosos de marcar una diferencia en la comunidad, un grupo de jóvenes de la iglesia adventista Mejicanos de San Salvador, El Salvador, completó un curso básico de lenguaje de señas que será parte de los ministerios de necesidades especiales allí donde viven.

Ana Odette Medina, que posee una licencia en educación especial y una certificación para ayudar a personas que sufren de problemas auditivos, dijo que el grupo de 21 miembros de iglesia se esforzó por completar el curso en tres meses. “El grupo se reunió en forma periódica dos horas por semana para aprender a ser parte de este ministerio”, dijo Medina. Ahora forman parte de Ministerios de Jóvenes Valiosos para Sordos.

El grupo, que está compuesto principalmente por jóvenes y niños que participaron de la ceremonia de finalización llevada a cabo el 7 de julio de 2018.

José Andrés Hernández, de la Asamblea Legislativa de El Salvador entrega un certificado de finalización a Diego Mejía Guevara por haber completado el curso básico de lenguaje de señas. Fotografía de Gamaliel Guerra

José Andrés Hernández, funcionario de la Asamblea Legislativa, y su esposa Luciana Hernández, del concejo de la alcaldía, felicitó al grupo por su dedicación por alcanzar a aquellos que sufren problemas auditivos. Los funcionarios han apoyado el proyecto con equipos y materiales necesarios para ofrece una enseñanza del curso de lenguaje de señas que cumpla los requisitos del LESSA, las clases básicas de lenguaje de señas en el país.

Los líderes de la iglesia felicitaron al grupo y los instaron a que usen sus talentos para el bien de otras personas.

“Ustedes tienen el conocimiento y grandes habilidades que la mayoría de nosotros no posee, de manera los animo a permitir que Dios los use en este ministerio”, dijo el pastor Abel Pacheco, presidente de la Iglesia Adventista en El Salvador. Pacheco desafió a los jóvenes para que sean parte de una campaña de evangelización que busca alcanzar a las personas que sufren problemas auditivos.

El pastor Dany Perla, presidente de la Iglesia Adventista en la Asociación Metropolitana, le dijo al grupo que la razón por la que hay tan pocos miembros con discapacidades auditivas es “simplemente porque no hemos podido comunicarnos con ellos”.

Odette aparece dando estudios bíblicos a los jóvenes con problemas auditivos en un centro educacional en San Salvador. Fotografía de Gamaliel Guerra

“Aún no hemos podido transmitir el mensaje de salvación”, dijo Perla, “pero esa historia va a cambiar porque ustedes están preparándose para alcanzar ese segmento de la población aquí. Dios los ha llamado a ser un grupo pionero para compartir el mensaje del evangelio”.

Medina está feliz con la iniciativa que surgió de una necesidad que vieron ella y su esposo cuando comenzaron a enseñar el curso de estudios bíblicos “La fe de Jesús” para los sordos y los que sufren discapacidades auditivas en un centro de enseñanza en San Salvador en 2014. “Les enseñamos a los estudiantes sobre valores, y les dimos estudios bíblicos”, dijo Medina.

“Queremos que este ministerio llegue a cada sordo, y queremos compartir el evangelio de salvación con ellos”, dijo Medina. “Nuestro principal objetivo es capacitar a la gente en el curso LESSA para permitir que los sordos y los que sufren discapacidades auditivas sepan que son importantes, mientras al mismo tiempo los ayudamos para que sigan a Cristo”.

Según Medina, el plan es comenzar el próximo mes con una nueva fase donde el grupo se capacitará para contar historias con el lenguaje de señas, y traducir himnos y textos bíblicos durante los próximos cinco meses.

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

El Fin de Semana Global de Ministerio en Planteles Públicos será centro de atención
El informe del tesorero enfatiza la rendición de cuentas y la fidelidad en el uso de los fondos
La Iglesia Adventista inicia una “nueva era” de obra misionera