21 de junio, 2018 | Loma Linda, California, Estados Unidos | Janelle Ringer, Loma Linda University News

Melissa J. Pereau sentía una gran pasión por ayudar a la gente que pasaba por un momento crítico en su vida, lo cual es la razón por la que esta siquiatra trabaja día con día ayudando a pacientes que están pensando en, o han hecho intentos de, cometer suicidio. Como directora médica y siquiatra del Centro de Medicina Conductual de la Universidad Loma Linda, la Dra. Pereau se enfrenta diariamente con las realidades del suicidio y de cómo el mismo y otros tópicos relativos a la salud mental, afectan a cada comunidad de alguna u otra manera.

A pesar de la prevalencia de los asuntos relacionados con la salud mental, cualquier intento de discusión al respecto es con frecuencia rechazado, debido a las sensibilidades que lo envuelven. Aun cuando los recientes suicidios de gran notoriedad en los Estados Unidos han levantado interrogantes que han impulsado a las personas a confrontar directamente este asunto, el problema es mucho más amplio. El índice de suicidios en los Estados Unidos se ha incrementado en un 30 por ciento desde la mitad de la década de 1990, de acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. En los Estados Unidos se cuentan, en promedio, 123 suicidios por día, de acuerdo con la Fundación Americana para la Prevención del Suicidio.

El trabajo realizado por la siquiatra Pereau con sus pacientes y sus grupos de apoyo, la ha inspirado a convertirse en vocera en favor de la concienciación respecto a la salud mental. Su labor en la Universidad Loma Linda, una institución de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, ubicada en Loma Linda, California, la ha enfrentado a muchas interrogantes de parte de pacientes y sus amigos y familiares acerca de la salud mental y el suicidio. La Dra. Pereau se prestó para una entrevista con el fin de discutir asuntos sobre la salud mental, incluyendo el de buscar ayuda y herramientas para hacerle frente. Los siguientes son algunos extractos editados de dicha entrevista.

¿Cómo puede un amigo o familiar de alguien que sufre de problemas de salud mental, abordar la conversación al respecto, en forma saludable?

Deben asegurarse de no abordar a la persona imponiendo juicios. Entrar en la conversación estando dispuestos a mostrar sus propias vulnerabilidades y debilidades. El partir de una plataforma de amor y solicitud puede ayudar mejor a abordar el tema de los pensamientos de suicidio o sentimientos de depresión o ansiedad.

Si alguien está evitando ver a un médico porque piensa que seguramente va a recibir un diagnóstico, ¿cómo puede esta persona mitigar su temor a ser etiquetado?

Tiene sentido el que alguien no desee ver a un profesional de la salud mental porque tiene miedo de ser etiquetado con “enfermedad mental”; pero eso no ayuda al problema en sí. Lo mismo ocurre cuando no se quiere ir a ver al médico por temor a ser diagnosticado como enfermo de diabetes. Eso todavía significa que se tiene dicha enfermedad. Todavía sigue significando que se necesita ayuda y que es importante para la persona obtener la ayuda que necesita.

¿Qué tal si las circunstancias de la persona contribuyen mayormente a su dolor emocional? ¿Cómo puede saber qué es causado por su situación y qué es debido a su subyacente enfermedad mental?

Las circunstancias de la vida pueden definitivamente contribuir a los pensamientos de suicidio, y la persona puede sentirse atrapada y aislada por causa de esas circunstancias. El contar con apoyo y tener personas a las cuales acudir es más importante que cualquier otra cosa en esas situaciones. El no estar solo puede ayudar en ambas situaciones, ya sea que se sufra por causa de enfermedad mental o por las circunstancias de la vida.

¿Hay algunas palabras o frases que usted le aconsejaría evitar a las personas cuando se habla de salud mental?

Es importante evitar acudir al sensacionalismo cuando se trata de enfermedades mentales, salud mental, detalles de suicidio, o detalles de enfermedades. Estas cosas pueden actuar como fuertes detonantes. En vez de eso, se debe preguntar más bien con qué está luchando la persona o qué le está causando dolor. Estas preguntas proveen mucho más consuelo que el entrar en específicos.

¿En qué consiste una evaluación de salud mental?

La evaluación puede ser hecha por una variedad de diferentes proveedores de salud y presta atención a cuáles son los elementos actuales que provocan estrés y a formas de enfrentar tales motivos de estrés. Algunas veces presta atención a previas experiencias de la vida, pero con frecuencia se fija en las experiencias diarias de la persona y en qué tan lejos pueda esta persona estar de la base ideal. Se puede hablar con un siquiatra, un sicólogo, un trabajador social o con el médico personal.

¿Deben preocuparse los pacientes porque los medicamentos antidepresivos o siquiátricos los hagan cambiar como individuos?

Los medicamentos que tratan las enfermedades mentales no están diseñados para cambiar a los pacientes en diferentes personas. Son para ayudar a la persona a volver a ser lo que era antes de que tuviera esa enfermedad. Con frecuencia, las personas tienen temor de darle al medicamento el tiempo suficiente para actuar. Algunos antidepresivos pueden tomar hasta seis semanas o más para poder obrar, así que se debe hablar con el médico para saber qué esperar.

¿Qué es mejor para un paciente de enfermedad mental, ser tratado a través de medicamentos, o a través de terapia?

La mejor estrategia sería el uso de medicamentos en combinación con sesiones de asesoramiento y terapias. El enfoque hacia la “totalidad de la persona” en el tratamiento, funciona para ir tanto a la raíz del asunto como para obtener el balance de los elementos químicos en el cerebro.

¿Cómo puede una persona comenzar siquiera a hacer frente al suicidio de un ser amado?

Mantenerse involucrada con otras personas, ya sea uniéndose a un grupo de apoyo [o] con un grupo pequeño de personas en las que puede confiar. Habrá frecuentemente la tendencia a alejarse de los demás, pero, sin contar con distracciones, es más probable que la persona active más recuerdos dolorosos en cuanto a esa pérdida. Se debe procurar el fortalecimiento y los hábitos regulares de alimentación, practicando tanto el ejercicio como el descanso, los cuales pueden ser de ayuda al enfrentar el dolor.

Traducción – Gloria A Castrejón

Top news

En El Salvador, sociedad de la Iglesia Adventista con fundación suiza beneficia a decenas de familias
Junta Administrativa da paso en pro del proceso de unidad
En Interamérica, Iglesia Adventista empodera a líderes para que sean más efectivos