Los oradores en la reciente XVI Cena Anual de Libertad Religiosa en Washington D.C. hicieron un llamado decidido a construir puentes de comprensión y fortalecer las redes como maneras de luchar contra la intolerancia religiosa y defender la libertad de conciencia y creencias. El evento del 22 de mayo de 2018, patrocinado por la Asociación Internacional de Libertad Religiosa (IRLA) y otras organizaciones, congregó a decenas de líderes, funcionarios y defensores de la libertad religiosa en la sede de la Organización de los Estados Americanos para interactuar, repasar los desafíos a la libertad de creencias y entregar condecoraciones.

“A menudo damos por sentada la libertad que gozamos en este país”, dijo Orlan Johnson, presidente de la junta de la Asociación de Libertad Religiosa de Norteamérica (NARLA) al dar la bienvenida a los asistentes. “Es una de las razones por las que necesitamos eventos como este, para que nos sirvan como recordatorios de las libertades que disfrutamos”.

Los derechos de las minorías y la libertad religiosa

El orador destacado del evento, que este año se desarrolló bajo el lema “En defensa de la libertad de conciencia para todos” fue el defensor, investigador y escritor turco Aykan Erdemir. Erdemir, que se educó en Harvard y fue miembro del Parlamento Turco (2011-2015), es un franco defensor del pluralismo, los derechos de las minorías y la libertad religiosa en Oriente Medio. Como tal, ha estado al frente de la lucha contra la persecución religiosa, los crímenes motivados por el odio, y los discursos de odio en Turquía y otros países.

La Cena Anual de Libertad Religiosa “En defensa de la libertad de conciencia para todos”, que estuvo patrocinada por la Iglesia Adventista, se llevó a cabo en la sede de la Organización de los Estados Americanos en Washington DC, el 22 de mayo de 2018. Fotografía de Mylon Medley, Noticias de la División Norteamericana

En su mensaje central, Erdemir enfatizó el papel fundamental que tiene la libertad religiosa a la hora de construir puentes. “Es fundamental que salgamos de nuestras comunidades cerradas, más allá de lo acostumbrado, para llegar a los demás”, dijo. “Necesitamos instituciones que no tengan temor de alcanzar a otras personas”.

Al mismo tiempo, Erdemir enfatizó que llegar hasta los demás no significa necesariamente renunciar a las creencias propias. “Llegar a los demás no significa comprometer nuestras convicciones y creencias”, dijo. “En efecto, no deberíamos renunciar a nuestros valores centrales, dado que reconocer nuestras inconmensurables diferencias es clave cuando decidimos dialogar y valorarnos mutuamente”.

Condecorados nacional e internacional

La cena anual también dedicó tiempo a reconocer los esfuerzos de destacados defensores de la libertad de creencias y los derechos religiosos de las minorías en los Estados Unidos y el mundo.

El Premio Nacional 2018 fue dado a Holly Hollman, asesora legal general y directora ejecutiva asociada de la Comisión Bautista Conjunta de Libertad Religiosa. Hollman, que vive en Washington D.C., brinda análisis legales de cuestiones de Iglesia y Estado que se presentan ante el Congreso, los juzgados y las agencias administrativas. Consulta periódicamente con iglesias, individuos y organizaciones sobre temas de libertad religiosa.

El defensor, investigador y escritor turco Aykan Erdemir (centro) orador principal en el evento de 2018. Junto a él se encuentra el condecorado internacional 2018 Abid Q. Raja (izquierda), y la condecorada nacional Holly Hollman. Fotografía de Mylon Medley, Noticias de la División Norteamericana

“[Hollman] es una creadora de consensos, una constructora de puentes”, dijo Melissa Rogers, exdirectora de asociaciones vecinales y de base religiosa de la Casa Blanca, al presentar a la premiada. “Y es una cristiana comprometida que cree que la libertad religiosa proviene de Dios”.

Al aceptar el reconocimiento, Hollman enfatizó esos y otros puntos. “Honrar la libertad de conciencia es honrar la creación de Dios”, expresó. “Trabajar por la libertad religiose nos conecta con una amplia gama de experiencias [y nos recuerda que] dependemos unos de otros y de la capacidad de reunirnos para hallar puntos en común”.

El Premio Internacional 2018 fue entregado a Abid Q. Raja, vicepresidente del Parlamento Noruego. Raja, que es abogado, fue el primer noruego proveniente de una minoría en recibir la beca del Rey en la Universidad de Oxford, y es autor de dos libros dedicados a la integración y la tolerancia religiosa.

Para Raja, que es musulmán, la intolerancia religiosa tiene una significación que trasciende lo teórico. Creció en Noruega como hijo de inmigrantes paquistaníes, por lo que experimentó de primera mano el impacto de los estereotipos raciales y la discriminación religiosa.

“La diversidad no es algo que dé por sentado”, expresó al aceptar el reconocimiento.

La contribución adventista

Varios defensores adventistas de la libertad religiosa enfatizaron la contribución adventista a la discusión, gracias al compromiso de larga data que tiene la denominación con la libertad religiosa.

El evento de libertad religiosa brindó a defensores y expertos amplias oportunidades de conectarse y construir relaciones. En el centro aparece Orlan Johnson, presidente de la junta de la Asociación de Libertad Religiosa Norteamericana (NARLA). Fotografía de Mylon Medley, Noticias de la División Norteamericana

“La Iglesia Adventista ha tenido una larga y distinguida tradición de defender la libertad religiosa para todas las personas, no solo para los miembros de la denominación”, explicó Dwayne Leslie, director de Asuntos Legislativos de la Iglesia Adventista y enlace con el Congreso de los Estados Unidos, a Adventist Review. Es la razón, dijo, por la que el patrocinio de eventos como este brinda la oportunidad única de que la iglesia “asuma el liderazgo en reunir a los líderes de pensamiento y funcionarios de gobierno para informarlos y equiparlos de manera de proteger mejor los principios de la libertad religiosa”.

Eventos tales como la Cena Anual de Libertad Religiosa también resultan importantes por cuestiones prácticas, reconoció Leslie, dado que la Iglesia Adventista puede destacar sus esfuerzos en defensa de la libertad religiosa en Washington DC y otros lugares. “Como uno de los grupos de fe de más rápido crecimiento en el mundo, la Iglesia Adventista a menudo se encuentra en posición de minoría religiosa en muchos países”, dijo a Adventist Review. “Por lo tanto, somos especialmente sensibles a la protección de los derechos de las minorías religiosas y la salvaguarda de la libertad de conciencia para todas las personas”.

Para Ganoune Diop, secretario general de IRLA, quien también está al frente del departamento de Asuntos Públicos y Libertad Religiosa de la Iglesia Adventista, el apoyo adventista a la libertad religiosa tiene raíces aún más profundas, dado que se basa en una comprensión bíblica del carácter de Dios. “La libertad religiosa es más que lo que se ve a simple vista”, dijo Diop. “Desde una perspectiva de fe, se basa en un rasgo del carácter de Dios”.

Diop pasó a explicar que creer que los seres humanos fueron creados a imagen de Dios implica creer en la libertad de escoger. “La libertad religiosa se ve dignificada por el amor, y el amor no puede ser forzado”, declaró. “El objetivo de la libertad es el amor”.

Abid Q. Raja, vicepresidente del Parlamento Noruego, y Dwayne Leslie, director de Asuntos Legislativos de la Iglesia Adventista y enlace con el Congreso de los Estados Unidos, comparten un momento de camaradería durante el evento del 22 de mayo de 2018. Fotografía de Mylon Medley, Noticias de la División Norteamericana

Lincoln Steed, editor de la revista Liberty , que copatrocinó la cena anual, se mostró de acuerdo. En referencia a Thomas Jefferson, uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos de América, citó: “El Dios que nos dio la vida nos dio la libertad al mismo tiempo”.

Desafíos y oportunidades actuales

Los tiempos para la libertad religiosa, sin embargo, son complejos, recordó Diop a los asistentes. “Por un lado, se alaba la libertad religiosa como una libertad fundamental”, dijo. “Al mismo tiempo, la libertad religiosa es sujeta a una profunda deconstrucción. Algunos llegan a decir que la libertad religiosa podría ser un código para la discriminación y, según algunos críticos, es tan solo un medio para subyugar a los que viven en los países en desarrollo”.

Nuevos avances hacen un llamado a renovar los esfuerzos y las iniciativas en el área de libertad religiosa, dijeron los expertos. Una de esas iniciativas es el Panel Internacional de Parlamentarios por la Libertad Religiosa o de Creencia (IPPFoRB). La organización, que fue fundada por un pequeño grupo de funcionarios de cargos electivos en 2014, ha crecido hasta llegar a ser una red informal de 130 parlamentarios y legisladores de diversas partes del mundo que están comprometidos con la lucha contra la persecución religiosa y el avance de la libertad religiosa o de creencia, según la define el Artículo 18 de la Declaración de los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas. Erdemir y Raja son dos de los miembros fundadores de la organización.

Entre las numerosas iniciativas del IPPFoRB se encuentran dos conferencias internacionales —en Nueva York y Berlín— y unas veinte cartas presentadas por integrantes de la organización ante gobiernos de países como Vietnam, Birmania, Corea del Norte e Indonesia.

Al reflexionar sobre la cena de este año, Leslie concluyó enfatizando su propósito general. “Aunque el estado de la libertad religiosa sigue deteriorándose en muchas partes del mundo”, dijo, “eventos como la Cena de Libertad [Religiosa] pueden ser particularmente útiles para disparar nuevas conexiones y diálogos […] sobre cómo colaborar de manera más efectiva e incrementar el impacto general de la narrativa de la libertad religiosa”.

Top news

Líderes laicos adventistas son llamados a llegar más allá de las divisiones culturales
Líderes de educación superior votan explorar opciones de colaboración
En Interamérica, Convención de ASi celebra impacto después de veinte años