Búsquedas Populares

Presentadores en la Conferencia Bíblica llevada a cabo en la Universidad Adventista Centroamericana en Alajuela, Costa Rica, del 25 al 28 de abril de 2018. Imagen por cortesía de la Universidad Adventista Centroamericana.

9 de mayo de 2018 | Alajuela, Costa Rica | Gustavo Menéndez/DIA

Cientos de pastores y laicos adventistas de toda América Central se reunieron hace poco para una Conferencia Bíblica y del Don de Profecía, para reafirmar su compromiso en defender las verdades de la Biblia como la única regla de fe y práctica.

Los más de seiscientos que asistieron testificaron de cómo la Biblia incluye el don de profecía entre los dones del Espíritu Santo destinados a edificar la Iglesia Cristiana, durante los cuatro días de la conferencia llevada a cabo en la Universidad Adventista Centroamericana (UNADECA) en Alajuela, Costa Rica, del 25 al 28 de abril de 2018.

Fue la primera conferencia de este tipo para ministros y laicos que están al frente de iglesias en Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, dijo el doctor Franz Ríos, director del Centro de Estudio White en el campus de la UNADECA y organizador del evento.

“La Biblia es nuestra única regla de fe y práctica y, como adventistas, no tenemos un credo: El credo es la Biblia, y aceptamos el don profético como la manifestación verdadera de los últimos días”, dijo el doctor Alberto Timm, director asociado del Patrimonio White. “Reconocemos el principio de Sola Scriptura, de que la Biblia es la autoridad exclusiva para interpretarse a sí misma”.

Timm enfatizó que la iglesia cree en la exactitud histórica de las narraciones bíblicas, y de que el don de profecía no remplaza a la Biblia pero “nos conduce hacia la autoridad de la Biblia”.

Dios nos habla

Esto se relaciona con la manera en que Dios decidió hablarle al ser humano, dijo el doctor Elías Brasil de Souza, director del Instituto de Investigaciones Bíblicas de la Iglesia Adventista. “Creemos en un Dios que se comunica con nosotros, y que usa la Biblia para comunicar sus mensajes y a los profetas como sus mensajeros”, dijo Brasil de Souza.

Así como Dios usó a los profetas bíblicos para guiar a su pueblo, también utilizó a Elena G. White, una de las fundadoras de la Iglesia Adventista, dijo el doctor Frank Hassel, director asociado del Instituto de Investigaciones Bíblicas. “Sus escritos fueron fundamentales para el surgimiento y la consolidación de los comienzos de la Iglesia Adventista del Séptimo Día”, dijo Hassel.

Se recordó tanto a los pastores como a los laicos que no corran el riesgo de aplicar distorsiones hermenéuticas al interpretar las Sagradas Escrituras y el espíritu de profecía como por ejemplo el reduccionismo, donde solo se enfatiza un punto de verdad de manera tal que se pierde de vista el alcance del mensaje del evangelio.

Más de seiscientos pastores y laicos participaron de la Conferencia Bíblica el mes pasado. Imagen por cortesía de la Universidad Adventista Centroamericana.

“Como adventistas, tenemos que ser equilibrados”, añadió Timm. “Ni fanáticos ni liberals, tenemos que aprender a distinguir entre las leyes y las normas, los principios y los consejos. Tenemos que estudiar el contexto histórico, gramatical y teológico de las Escrituras y de los escritos de Elena G. White”.

Cómo alcanzar a las nuevas generaciones

Una de las principales preocupaciones presentadas durante la conferencia fue la responsabilidad de llegar e incluir a las nuevas generaciones de adventistas, cuyas preguntas y desafíos requieren que la iglesia torne relevante el ministerio de Elena G. White.

El doctor Dwayne Esmond, director asociado del Patrimonio White, dijo que “las nuevas generaciones de la iglesia, en especial los nacidos entre 1990 y 1994, son muy creativos e innovadores, y necesitan un enfoque diferente al espíritu de profecía, no cómo códigos que buscan cambiar su conducta o estilo de vida sino como fuente de inspiración que los lleva a relacionarme de manera más íntima con Cristo”.

Los asistentes a la conferencia recibieron los resultados de las encuestas de un estudio llevado a cabo por el doctor Ríos, de un grupo de 4406 miembros de iglesia de 725 congregaciones de los países centroamericanos, sobre la conducta entre los feligreses que leen periódicamente los escritos de Elena G. White o que no lo hacen.

El doctor Ríos, que recopiló los datos el año pasado, dijo que replicó el estudio llevado a cabo originalmente por Roger L. Dudley y Des Cumming Jr. en 1980, por el Instituto de Ministerios de la Iglesia de la División Norteamericana.

Los resultados fueron muy reveladores, dijo Ríos. “Alrededor del 61,1 por ciento de los encuestados admitió que no leen los escritos de Elena G. White, y solo el 38,9 por ciento de los miembros de iglesia de América Central los leen con regularidad. Los que lo hacen han sido miembros durante más de veinte años”, expresó Ríos.

El estudio también confirmó el efecto positivo de la lectura regular de los escritos del espíritu de profecía, dado que el 87,1 por ciento de los miembros dijo que tenían una mejor relación con Dios, informó Ríos. Alrededor del 82,6 por ciento reconoció una mejora en sus dones espirituales para el servicio comunitario; el 76 por ciento de los encuestados son más conscientes de la necesidad de fondos para el evangelismo, y afirman sentirse más preparados para la testificación. El 66,4 dijo que llevaban a cabo el culto familiar con regularidad, según el estudio.

“Hemos fallado a las nuevas generaciones de la iglesia con las preciosas verdades del espíritu de profecía”, dijo Ríos.

La conferencia bíblica reunió un número de resoluciones a manera de recomendaciones a los líderes y ministros de la iglesia en Centroamérica, para que dediquen un mes por año para promover la lectura del espíritu de profecía en las iglesias y los grupos pequeños, así como más lecturas por medio de la iniciativa de la iglesia denominada “Revividos por su Palabra” y “Creed a sus profetas”. Los líderes también se comprometieron a hacer uso de la tecnología digital para alcanzar a las generaciones más jóvenes con el mensaje del espíritu de profecía.

Entre los presentadores de la conferencia bíblica estuvieron el doctor Jim Nix, director del Patrimonio White, el doctor Clinton Wahlen y Frank Hassel, del Instituto de Investigaciones Bíblicas; el pastor Israel Leito, presidente de la División Interamericana, el doctor Efraín Velázquez, presidente del SETAI, el doctor Juan José Andrade, director del Patrimonio White en la Universidad de Montemorelos de México, así como el doctor Carlos Elías Mora, del Instituto Internacional Adventista de Estudios Avanzados en las Filipinas.

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

En Jamaica, los adventistas se reúnen para apoyar a una comunidad azotada por la tragedia
Históricas reuniones de evangelización transforman la Iglesia Adventista en Japón
En Santo Tomás, se reanudan los cultos en templo dañado por el huracán Irma