La siguiente declaración fue dada a conocer en el día de hoy por los líderes ejecutivos de la Asociación General y los presidentes de las divisiones. ~ Los editores.

Honrar y exaltar a Jesús es el compromiso fundamental de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, y algo que afianza el mensaje profético expresado en las 28 Creencias Fundamentales. Solo la salvación por la fe, que lleva a una vida de discipulado con Jesús, es el objetivo de nuestra misión. Al proclamar los mensajes de los tres ángeles, asegurémonos de que Cristo ocupe el centro de todas nuestras actividades e iniciativas.

Tanto dentro como fuera de la organización de la iglesia se ha fundado un número de entidades con el propósito de exaltar el nombre de Jesús. Esa honorable tarea también conlleva el desafío de proclamar a Cristo en armonía con su Palabra. Es nuestra convicción que el Jesús a quien tienen que seguir e imitar los adventistas es el que se revela en la Biblia, el que se presentó a sí mismo como la Verdad y defendió la autoridad de las Escrituras. Es de suma importancia que jamás olvidemos que Jesús se identificó con “el camino, la verdad y la vida” (Juan 14:6). Él es en realidad el Verbo (Juan 1:1).

A menudo se pide consejo a los líderes de la iglesia sobre cómo relacionarse con algunas iniciativas y organizaciones, algunas de las cuales están bien establecidas y son ampliamente aceptadas, como es el caso de las entidades reconocidas por ASI, que por mucho tiempo han cooperado con la iglesia y su liderazgo. Una iniciativa más reciente es el One Project (que ahora está aparentemente en transición, camino a convertirse en Global Resource Collective), sobre el cual se han presentado algunos interrogantes. En consecuencia, los líderes ejecutivos de la Asociación General, junto con los presidentes de las divisiones, han decidido ofrecer alguna orientación respecto de la evaluación de toda iniciativa que busque el respaldo de la iglesia.

Felicitamos a los que, antes de sumarse a cualquier iniciativa o movimiento, estudian por sí mismos para evaluar si esos movimientos guardan conformidad con la voluntad revelada de Dios (Hechos 17:11). Como Jesús mismo nos aconsejó: “Por sus frutos los conoceréis” (Mat. 7:16). También nos dejó la advertencia: “No todo el que me dice ‘Señor, Señor’ entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mat. 7:21).

En armonía con la convicción expresada más arriba de que el nombre de Jesús tiene que ser ensalzado de maneras que sean consecuentes con su revelación proposicional en las Escrituras, invitamos a los líderes de la iglesia y a todo individuo interesado a que evalúe los fundamentos bíblicos de cualquier ministerio o iniciativa de evangelización a la luz de Isaías 8:20: “¡A la ley y al testimonio! Si no dicen conforme a esto, es porque no les ha amanecido”.

La Iglesia estará dispuesta a trabajar con todos los que compartan su mensaje profético expresado en las 28 Creencias Fundamentales. A la luz de cuestiones que se han mencionado en relación con algunas iniciativas recientes, las siguientes preguntas, si bien no son exhaustivas, ofrecen orientación para la evaluación de tales grupos. Hacemos un llamado a todas las organizaciones e iniciativas que están unidas con nosotros en la misión, para que reafirmen o respondan de manera positiva, en sus canales oficiales de comunicación, a las siguientes preguntas fundamentales:

1. ¿Qué significa aceptar a Jesucristo? Cuando decimos que aceptamos a Cristo, ¿es ese tan solo el Cristo místico de la experiencia, o implica una aceptación de las verdades doctrinales que él enseñó, o ambos? ¿Defiende ese ministerio o iniciativa la expiación sustitutiva de Cristo?

2. ¿Cómo entienden el papel que juega la doctrina de la fe cristiana? ¿Existe una conexión orgánica entre la persona de Cristo y las enseñanzas o doctrinas de Cristo? ¿Existe la comprensión de saber que Cristo necesariamente incluye saber y vivir sus enseñanzas y las verdades bíblicas que él enseñó?

3. ¿Cuál es la comprensión que tienen y el apoyo al mensaje y la misión de la Iglesia Adventista a la luz de su misión profética? ¿Cómo expresan su comprensión de 1844 y el ministerio de Cristo en el santuario celestial?

4. ¿Poseen una clara comprensión de la singularidad del movimiento adventista? ¿Tienen en claro de qué manera la fe adventista difiere de otras denominaciones evangélicas que exaltan a Jesús?

5. ¿Cuál es su comprensión de la creación? ¿Creen los que están involucrados en nuevos ministerios e iniciativas que Dios creó este mundo en seis días literales y descansó el séptimo día en el pasado reciente, según se entiende y se votó en nuestras 28 Creencias Fundamentales?

6. ¿Cuál es su comprensión de la autoridad bíblica y la interpretación profética? ¿Aceptan la explicación historicista de la profecía bíblica, y comparten la comprensión adventista del cuerno pequeño de Daniel 7, los poderes de la bestia de Apocalipsis 13 y el Anticristo de las Escrituras, y de que la fidelidad a Cristo en último término alcanzará su punto culminante en un conflicto sobre la ley de Dios, con el sábado en el centro de ese conflicto final?

7. Debido a las percepciones actuales sobre el género y la sexualidad, que contradicen las enseñanzas bíblicas sobre el matrimonio y la familia según las acepta la Iglesia Adventista del Séptimo Día, tienen que hacerse las siguientes pertinentes preguntas: ¿Cómo entienden la identidad de género y la cuestión de las relaciones LGBTQ+ en relación con el estatus de miembro de iglesia a la luz de las Escrituras? ¿Poseen una comprensión clara, inequívoca y bíblica de este tema?

Las organizaciones, grupos o individuos que no puedan afirmar las 28 Creencias Fundamentales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día y brinden respuestas claras e inequívocas a las preguntas de más arriba no deberían esperar el respaldo de las organizaciones de la Iglesia. Los líderes ejecutivos de la Asociación General y los presidentes de las divisiones invitan a cada miembro y entidad de la iglesia a que defiendan el nombre de Jesús al presentarlo al mundo y vivir de acuerdo con su voluntad. Al hacerlo, Jesús tiene que ser proclamado en conexión con la verdad según se revela en las Escrituras y la comprenden los adventistas del séptimo día. En consecuencia, reafirmamos nuestro supremo compromiso, que es el de predicar “a Jesucristo, y a éste crucificado” (1 Cor. 2:2).

Líderes Ejecutivos de la Asociación General y Presidentes de las Divisiones

Top news

En El Salvador, sociedad de la Iglesia Adventista con fundación suiza beneficia a decenas de familias
Junta Administrativa da paso en pro del proceso de unidad
En Interamérica, Iglesia Adventista empodera a líderes para que sean más efectivos