La Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día (GC) ha reafirmado su compromiso de larga data con las inversiones que sean coherentes respecto de sus compromisos éticos y fiduciarios.

La Junta de la Corporación de la GC, la entidad titular de la propiedad de la Asociación General, se reunió el 20 de marzo de 2018 para revisar y afinar las prácticas actuales de inversión de la Asociación General.

La Comisión de Administración de Inversiones de la Asociación General, por medio de la Secretaría de Inversiones de la GC, recibe responsabilidades de administración de inversiones por parte de la Corporación y los diversos fideicomisarios denominacionales de los fondos. Su mandato incluye la administración de los fondos encomendados a la GC por parte de las organizaciones de la iglesia, fondos de jubilación, e instituciones.

La Comisión de Administración de Inversiones busca “invertir estos fondos de una manera profesional, fiduciaria, prudente y consecuente”. La comisión añade que “como regla general, la Asociación General sigue la ‘Regla del Inversor Prudente’ de mantener una cartera de inversiones altamente diversificada, usando diversas estrategias de inversión, sobre la base de los consejos profesionales más competentes que podamos garantizar”.

En una revisión de las prácticas de inversión, la Junta repasó y revisó los criterios usados en las prácticas de inversión. En su encuentro del 20 de marzo, la Junta de la Corporación reafirmó los siguientes criterios para el chequeo de inversiones:

“Reafirmamos nuestras actuales restricciones de inversión para las compañías que participan en las siguientes industrias: alcohol, tabaco, juegos de azar, pornografía, productos cárnicos y bebidas con cafeínas. La Comisión de Inversión de la GC tiene las directivas que garantizan que todas las exclusiones de inversiones sean consecuentes con el uso de los productos y servicios que guardan conformidad con nuestras normas prescriptas de práctica y con los valores adventistas en la vida diaria práctica como adventistas del séptimo día”.

La Junta también votó “que de conformidad con nuestra posición de larga data sobre el pacifismo, la Comisión de Administración de Inversiones de la GC tiene la directiva de chequear todas las inversiones presentes y potenciales para excluir compañías cuyas ganancias deriven mayormente o sustancialmente de la fabricación y venta de armas, vehículos de combate, municiones u otros sistemas para hacer la guerra. Asimismo, damos la directiva a la Comisión de Administración de Inversiones de la GC de que evite inversiones en cualquier compañía que esté involucrada en la fabricación de municiones de racimo, minas terrestres y armas nucleares, y de que las excluya más allá de la proporción de ganancias o ventas de la compañía que representen esos productos”.

“Como organización espiritual, nos tenemos por responsables de garantizar que nuestras estrategias e inversiones financieras estén alineadas con nuestros valores y compromisos establecidos”, dijo Tim Aka, tesorero asociado de la GC que es responsable de la administración de las inversiones de la GC. “Este es un proceso continuo, que continúa siendo de importancia fundamental para la Secretaría de Inversiones”.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día, en una Declaración Oficial titulada “Un llamado a la paz”, que fue dado a conocer en 2002, declaró que “las iglesias no solo deberían ser conocidas por sus contribuciones espirituales, si bien estas son fundamentales, sino también por su apoyo a la calidad de vida, y en ese sentido, hacer la paz es esencial”.

“En el espíritu de esa Declaración y como proceso continuo”, concluye Aka, “la Asociación General ha tratado de atenuar esas inversiones incompatibles, a las que trabaja para conservar sus responsabilidades fiduciarias”.

Traducción por Marcos Paseggi

Top news

En Interamérica, Ministerio Juvenil ofrecerá sesión de capacitación en línea sobre la iniciativa “Un Año en Misión”
El Festival de Cinematografía Sonscreen exhibe y celebra la producción cinematográfica de jóvenes cristianos
GAiN México promueve mayor creatividad entre comunicadores y tecnólogos