Dos ramos de rosas y Dios el Creador

10 de julio de 2017 | St. George, Utah, Estados Unidos| Marcos Paseggi, corresponsal sénior, Adventist Review

Más de 330 maestros adventistas de Ciencia, y dirigentes ministeriales en la División Norteamericana (NAD), por sus siglas en inglés, enfrentaron abrasadoras temperaturas de verano para dirigirse a la ciudad de St. George, en el suroeste de Utah, Estados Unidos, a fin de estar presentes en el Congreso de Fe y Ciencia de toda la región, que dio inicio la noche del 6 de julio. Este evento, que desarrolla el tema “Afirmación de la Creación”, es patrocinado por varias organizaciones de la iglesia interesadas en el estudio de la comprensión bíblica de los orígenes, incluyendo entre ellas a la Oficina de Educación de la NAD, el Concilio de Fe y Ciencia de la iglesia mundial y el Instituto de Investigación sobre Geociencia (Geoscience Research Institute -GRI).

A través de una escultura de madera y dos ramos de rosas, Edward Zinke comenta sobre el papel que juega la naturaleza en el hecho de llegar a conocer a Dios, en su charla devocional del 7 de julio, el primer día completo de la Conferencia sobre Fe y Ciencia, en St. George, Utah, Estados Unidos. Imagen por Pieter Damsteegt – División Norteamericana

De acuerdo con sus declarados objetivos, este congreso se propone explorar los asuntos bíblicos, teológicos y filosóficos que dan forma a nuestra comprensión de los orígenes, así como los problemas y respuestas que presentan disciplinas científicas específicas ante una comprensión bíblica de la historia de este planeta.

“Nuestro objetivo no es discutir o entrar en debate solo por el gusto de debatir”, dijo el director de Educación de la NAD, Larry Blackmer, en su presentación introductoria. “Nuestro objetivo es afirmar la creación al enfatizar los aspectos positivos que trae a la mesa una comprensión bíblica de los orígenes, aun cuando continuemos haciéndonos preguntas y buscando respuestas”.

En términos generales, este evento busca ser proactivo y proveer un enfoque didáctico, al proveer a los maestros y pastores adventistas herramientas sólidas que podrían ayudarles a enfrentar los desafíos actuales y continuos dentro de la discusión de los orígenes, dijeron los organizadores.

Este evento fomenta también lo que el director ministerial de la NAD, Ivan Williams, definió como una “polinización cruzada”, refiriéndose metafóricamente al intercambio significativo entre las disciplinas en cuestión. Nuestros directores ministeriales de las asociaciones están aquí presentes porque deseamos no solamente ahondar en los fundamentos teológicos de los orígenes, sino también escuchar y aprender de parte de buenos científicos adventistas”, dijo. Este intercambio enriquecerá ciertamente a ambos grupos”.

Dos Ramos de Rosas

Una de las interrogantes clave respecto a la naturaleza, por parte de los cristianos creyentes en la Biblia, es precisamente si es posible conocer a Dios a través de la naturaleza, dijo Edward Zinke, un experimentado teólogo y uno de los organizadores de este evento en St. George, en su mensaje devocional del 7 de julio.

“¿Cómo podemos conocer a Dios? ¿Podemos conocer a una persona a través de su obra de arte?”, preguntó Ed Zinke, antes de dar respuesta él mismo a su pregunta. “Podemos conocer por este medio algunas características del artista, pero no al artista mismo. En ese sentido, la naturaleza provee un conocimiento incompleto de Dios”.

Para ilustrar este punto, el teólogo Zinke mostró una escultura de madera y les pidió a los asistentes que adivinaran qué clase de autor la había esculpido. Las opiniones, por supuesto, fueron variadas.

Asistentes a la Conferencia escuchan las presentaciones del 7 de julio, el primer día completo del Congreso de Fe y Ciencia, en St. George, Utah, Estados Unidos. Imagen por Pieter Damsteegt – División Norteamericana

“Ustedes pueden adivinar y adivinar mal”, dijo Ed Zinke, “a menos que el artista se revele a sí mismo”.

A fin de seguir explicando el papel imperfecto de la naturaleza cuando tratamos de entender a Dios a través de ella, el teólogo Zinke le mostró a la audiencia un ramo de rosas frescas. “¿Qué puedes decir acerca del Creador de las rosas?”, preguntó ahora. El público ofreció inmediatamente toda clase de respuestas, tales como “Dios es un artista”; “Ama la belleza”. “Dios es bueno”.

Pero entonces, Ed Zinke le mostró a la audiencia otro ramo, esta vez un ramo de rosas marchitas. “¿Y ahora?”. Hubo de pronto un silencio en la audiencia.

“Fue una ilustración tan sencilla, pero tan impresionante”, dijo Rudy Alvir, director ministerial asociado del Estado de la Florida, en los Estados Unidos. “Nos hizo revaluar nuestras asunciones”.

La idea concluyente de tales ilustraciones se hizo ahora clara: “Es en vano tratar de conocer totalmente a Dios a través de la naturaleza; así que es mejor que evitemos exaltar a la naturaleza y en vez de ello, enfocar la atención en el Dios de la naturaleza”. Y entonces citó una declaración de la cofundadora de la iglesia, Elena G. White, quien, al referirse a la obra de creación de Dios en la naturaleza, escribió: “…no debemos ensalzar a la naturaleza, sino al Dios de la naturaleza” (Ministerio de Curación, p. 321).

Es en este contexto que la revelación de Dios llega a ser de suma importancia para conocerlo.

“Aun en el mismo Jardín del Edén, Adán y Eva dependían de la revelación de Dios para entenderse a sí mismos”, dijo Ed Zinke. “Pero Dios dijo: ‘Deseo tener compañerismo con ustedes’”.

Es precisamente ese íntimo compañerismo el que los maestros y pastores adventistas en la División Norteamericana deben procurar en este congreso, dijeron los organizadores.

Este evento, que incluye presentaciones, sesiones de preguntas y respuestas, y excursiones, continúa en curso hasta el 14 de julio del presente.

Traducción – Gloria A. Castrejón

This post is also available in: Inglés Francés

Categories Desde la iglesia mundial, RSS Español | Tags: | Posted on Julio 11, 2017