El equipo de producción de la Universidad de Montemorelos, en la ceremonia de entrega de premios del Noveno Concurso “Hazlo en Cortometraje” en las instalaciones de Cinépolis Arcos Bosques de Ciudad de México, el pasado 26 de enero de 2017. De izquierda a derecha: Cristel Romero, Samuel Ramírez, Jana Gómez, Lizzy Hernández, Jorge Sosa y Eder Pesina. Junto a ellos se encuentran los ganadores en la categoría de ficción Mario Genel; Oscar Navoa, ganador en la categoría experimental, y Francisco Martínez, quien obtuvo el segundo lugar en la categoría de documental. Imagen por cortesía de la Universidad de Montemorelos

9 de febrero de 2017 | Montemorelos, Nuevo León, México | Laura Marrero/DIA

Ceremonia de entrega de premios. Imagen por cortesía de la Universidad de Montemorelos

Un grupo de estudiantes de la Universidad Adventista de Montemorelos obtuvo hace poco el segundo lugar por los filmes que presentaron al Noveno Concurso Universitario Hazlo en Cortometraje, llevado a cabo en Ciudad de México, México.

El concurso promueve la creación y la capacitación en cinematografía de los estudiantes y graduados universitarios recientes convocándolos para un evento anual de cortometrajes que proponen soluciones creativas para los desafíos sociales y ambientales que enfrenta México y el mundo.

El proyecto fue uno de los 1130 cortometrajes presentados en las categorías de ficción, documental, animación y experimental. La ceremonia de entrega de premios se llevó a cabo el 26 de enero de 2017 en las instalaciones de Cinépolis Arcos Bosques de Ciudad de México. El cortometraje presentado por los estudiantes en octubre de 2016 se titula “El árbol de la Poesía”, y trata de un profesor que enseña que todos están rodeados por personas llenos de sueños e ideas, y que todos necesitan estar dispuestos a escuchar y compartir juntos, dijo Jorge Sosa. Sosa es el creador, director y editor del cortometraje. El filme tenía que enfocarse en “Ciudadanía creativa”, el tema del concurso 2016, dijeron los estudiantes.

El árbol de la poesía” tiene múltiples mensajes, dijo Sosa. Es una oda al poder del arte para unir a las personas, para romper barreras y deleitarnos con las cosas sencillas; también es un llamado a regresar al papel, a lo análogo, a las charlas cara a cara a las tardes de parque, las convivencias; de igual manera, hace un llamado para que usemos el poder que poseemos para crecer como comunidad, para apoyarnos para avanzar, explicó Sosa.

“Para mí fue muy valioso haber sido parte de un concurso así, pues convocatorias como estas alientan a los jóvenes para que ideen propuestas, soluciones, y expresen ideas benéficas para el bienestar social en épocas como estas”, dijo Sosa.

Haber ganado el segundo lugar lo inspira a seguir creando y creyendo que “podemos inspirar a otros y marcar una diferencia a nuestro alrededor”, dijo Sosa, que estudia en la Escuela de Artes y Comunicación.

“El arte, la poesía y la comunicación tienen el poder de reconstruir el tejido social, de formarnos como mejores comunidades, más comprensivas, más unidas y más pensantes”, dijo Sosa.

El personaje principal del filme es Matheus Nascimento, director de la Escuela de Artes y Comunicación de la Universidad de Montemorelos. Imagen por cortesía de la Universidad de Montemorelos

Los trabajos finalistas seleccionados formarán parte del ciclo “Selección Fundación BBVA Bancomer y Fundación Cinépolis” que será proyectado en distintos foros culturales y educativos de México.

El profesor Matheus Nascimento, director de la Escuela de Artes y Comunicación y quien actúa en el papel principal del cortometraje, felicitó a los estudiantes, y dijo que el logro de ellos confirma la misión de la institución de enseñar a los estudiantes a que produzcan contenidos audiovisuales de calidad como parte de la misión general de la institución. “Esto representa una ventana de oportunidad para ellos para promover el cine como una gran herramienta con un enorme potencial de llegar a una audiencia que de otra forma no podríamos alcanzar”, dijo Nascimento.

El equipo de producción recibió un premio de 30 mil pesos mexicanos (casi 1500 dólares) y todos los gastos pagos para asistir a la ceremonia de entrega de premios, además de un curso de audio de dos días en Ciudad de México.

Sosa, quien culminó sus estudios en Montemorelos a fines del año pasado con un título en medios y comunicación, ha participado en otros concursos cinematográficos como estudiante de Montemorelos, lo que incluye un cortometraje que escribió y dirigió, y que fue finalista del Festival Internacional de Cine de Guanajato (GIFF) en 2014, bajo el título “Cuidado con el tren”; fue asistente de dirección en otro proyecto finalista del GIFF 2012 titulado “Al Cristo crucificado”, de Helen Hernández, quien desde entonces ya se ha graduado de la Universidad de Montemorelos.

Para saber más sobre la Universidad de Montemorelos, visite um.edu.mx

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

En El Salvador, sociedad de la Iglesia Adventista con fundación suiza beneficia a decenas de familias
Junta Administrativa da paso en pro del proceso de unidad
En Interamérica, Iglesia Adventista empodera a líderes para que sean más efectivos