Nelu Burcea (a la izquierda), quien funge como enlace de la iglesia adventista con las Naciones Unidas, se reunió con el recientemente nombrado Relator Especial de la ONU para asuntos de libertad religiosa o de creencia, Ahmed Shaheed (derecha), y le dio a conocer la visión de la Iglesia Adventista en cuanto a su defensa de la libertad religiosa. Imagen por cortesía de Naciones Unidas

5 de diciembre de 2016 | Nueva York, Nueva York, Estados Unidos | Bettina Krause, directora de comunicación de la Asociación Internacional de Libertad Religiosa.

En una reunión con el nuevo relator principal para asuntos de libertad religiosa, el representante de la Iglesia Adventista del Séptimo Día ante la ONU, dijo que los adventistas están comprometidos en la tarea de promoción y defensa de la libertad de adoración de todas las personas, independientemente de su tradición religiosa.

Nelu Burcea, director asociado del departamento de Asuntos Públicos y Libertad Religiosa de la iglesia adventista mundial, se reunió el mes pasado, en la ciudad de Nueva York, con Ahmed Shaheed, el nuevo Relator Especial de las Naciones Unidas, para asuntos de libertad de religión o creencia. Ahmed Shaheed es un político y diplomático veterano, procedente de la nación isleña de las Maldivas, en el Océano Índico, quien prestó previamente sus servicios como observador principal de la ONU en asuntos de derechos humanos, en la República Islámica de Irán.

“Le he dado seguimiento a la labor del Dr. Shaheed como Relator Especial de derechos humanos en Irán y me ha impresionado su entrega apasionada a la defensa de los indefensos y hablando a nombre de quienes no tienen voz”, dijo Nelu Burcea. “Al hablar con él el mes pasado, ciertamente esta impresión quedó más que confirmada. Recibo con beneplácito la oportunidad de trabajar con el Dr. Shaheed en la promoción de la primera de todas las libertades, que es la libertad de creer y de adorar de acuerdo con la propia conciencia de la persona”.

En la mencionada reunión, Nelu Burcea le presentó al Dr. Shaheed la obra global de la Iglesia Adventista y le habló de los esfuerzos de la misma, a lo largo de aproximadamente 150 años, en pro de la defensa y expansión de la libertad religiosa para toda persona creyente. Ambos discutieron también los desafíos actuales de la libertad religiosa en diferentes partes del mundo.

El nuevo nombramiento del Dr. Shaheed ocurre a raíz de la jubilación de Heiner Bielefeldt, quien prestó sus servicios como Relator Especial de las Naciones Unidas en asuntos de libertad de religión o creencia, desde agosto de 2010.

“Al iniciar su labor, el Dr. Shaheed estará edificando sobre una base que ha sido fortalecida por la obra dedicada del Profesor Bielefeldt”, dijo el Dr. Ganoune Diop, director de Asuntos Públicos y Libertad Religiosa de la Iglesia Adventista mundial.

El director Diop, quien prestó previamente sus servicios como agente representativo de la iglesia ante la ONU, ha trabajado muy estrechamente con el Profesor Bielefeldt a través de los años. Se ha referido a él como a un “elocuente, eficaz y compasivo defensor de minorías religiosas, o de aquellos que luchan bajo leyes represivas o dentro de ambientes hostiles. Damos nuestros parabienes al Dr. Shaheed al continuar expandiendo el legado del Profesor Bielefeldt”.

Como principal persona enlace entre la iglesia y las Naciones Unidas, Nelu Burcea viaja regularmente a la ONU en Nueva York y en Ginebra, Suiza, para asistir a reuniones, incluyendo las sesiones del Concilio de Derechos Humanos de la ONU, que se llevan a cabo por lo menos tres veces al año. Su tarea consiste en presentar a la Iglesia Adventista dentro de la arena internacional y construir buenas relaciones con aquellos que comparten los blancos de la iglesia en asuntos tales como los derechos humanos y los servicios humanitarios.

Traducción – Gloria A. Castrejón

Top news

Líderes adventistas de Interamérica se enfocan en iniciativas más efectivas de evangelismo
Después de cinco años, Hope Channel Interamérica se alista para un mayor crecimiento
La pandemia ha golpeado muy duro a las Sociedades Bíblicas