El grupo de adventistas de las iglesias de Berea y Bethel posan para una fotografía junto a Ella Mae Powery (segunda desde la izquierda), una anciana de 73 años y residente de la Comunidad West Bay en Gran Caimán (Islas Caimán), antes de que terminaran de limpiar y renovar su hogar, del 2-9 de noviembre de 2014. Imágenes de John Wesley.

11 de diciembre de 2014 | West Bay (Gran Caimán, Islas Caimán) | Andrew Burrows/DIA

Los adventistas de Gran Caimán (Islas Caimán), usaron artículos de limpieza y pintura el mes pasado para transformar el hogar de Ella Mae Powery, una anciana de 73 años que reside en la Comunidad West Bay.

Joshua Lawrence, anciano de la iglesia adventista Berea, pinta la pared exterior del hogar de la Sra. Powery, en West Bay (Gran Caimán). Lawrence fue uno de los organizadores del proyecto misionero de pintar y reparar su hogar.

El grupo de feligreses de las iglesias adventistas Berea y Bethel aprovecharon la oportunidad de limpiar y reparar la casa de Powery, después de que el grupo de Ministerio Radical Joven la visitara en una actividad misionera reciente.

«Cuando escuchamos y vimos que las 18 ventanas de su hogar habían sido destruidas por un pariente que sufre de problemas mentales, sentimos compasión y decidimos que teníamos que hacer algo», dijo el pastor Carlin Nyach, pastor distrital de las iglesias de Berea y Bethel.

Ella Mae Powery (al centro) se sintió muy emocionada al compartir momentos con dos miembros de las iglesias adventistas Berea y Bethel, que le ayudaron a pintar su casa.

Se sacaron los muebles viejos, y se limpió a fondo la casa de Powery tanto por dentro como por fuera. La actividad atrajo la atención de la estación de noticias Caimán 27, que cubrió el proyecto. Joshua Lawrence, uno de los ancianos de la iglesia adventista Berea, dijo que ya no se puede esperar a que el gobierno haga todo. «Necesitamos entender que cada ser humano es nuestro hermano o hermana. Por ello, creemos que si podemos ayudar, haremos nuestra parte y luego, si el gobierno puede hacerlo, recurriremos a él».

Lawrence y otros administradores eclesiásticos de la Asociación de las Islas Caimán solicitaron la ayuda de ferreterías locales para que les dieran contribuciones especiales que les permitieran instalar nuevas puertas y ventanas, y suficiente pintura para renovar la casa de Powery.

«Mi fe en la comunidad de West Bay ha sido restaurada», dijo Powery. «Me siento amada, y siento que estoy en la presencia del Señor».

Si desea saber más sobre las iniciativas y actividades de las iglesias adventistas de las Islas Caimán, visite caymanadventist.org

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Hospital Adventista en México se recupera después de que decenas de empleados dan positivo con COVID-19
El presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día reconoce el Día Mundial del Conquistador
Música adventista en el Caribe