1 de diciembre de 2014 | Miami, Florida, Estados Unidos | Libna Stevens/DIA

El pastor Melchor Ferreyra, director de ministerios personales de la Iglesia Adventista en Interamérica y organizador del evento, dijo que el simposio buscó reafirmar y fortalecer la función de cada líder de grupo pequeño en el territorio. Imagen de archivo de la DIA.

Los principales líderes de la División Interamericana hablaron directamente con los líderes de miles de grupos pequeños que están esparcidos a lo largo y a lo ancho del territorio, durante un simposio especial por Internet llevado a cabo desde Miami (Florida) el pasado 21 de noviembre de 2014.

«Hoy día tenemos la iglesia cristiana gracias a la estrategia bendecida por el Espíritu Santo que usó la iglesia primitiva para crecer», dijo el pastor Israel Leito, presidente de la Iglesia Adventista en Interamérica al referirse durante el evento a Hechos 2:46, 47. «Se reunían en el templo, pero iban de casa en casa, compartiendo el pan, alabando a Dios y disfrutando de la comunión mutua».

«Esa es la estrategia que hemos decidido seguir aquí en Interamérica, que ha producido grandes resultados, y que analizaremos para ver que es una estrategia que cuenta con la bendición divina», añadió el pastor Leito.

Con más de 92 mil grupos pequeños en Interamérica, el programa por Internet buscó reafirmar y fortalecer la función que cada líder de grupo pequeño tiene a la hora de discipular a los miembros de iglesia para que crezcan espiritualmente y cumplan con la comisión evangélica en coordinación con los pastores de las iglesias locales, dijo el pastor Melchor Ferreyra, director de ministerios personales y organizador del evento.

Líderes de grupos pequeños se reúnen en lo del pastor Juan A. Silvestre, en la región sur de la República Dominicana. Imagen de Juan A. Silvestre.

El programa contó con la participación de los principales líderes de la iglesia en el territorio de la DIA, que repasaron los fundamentos bíblicos de los grupos pequeños, la función que estos tienen en el crecimiento de la iglesia, cómo alcanzar a la mente secular, el evangelismo urbano y maneras prácticas de liderar un grupo, entre otros temas.

«Los grupos pequeños son una manera efectiva de contribuir con el crecimiento de las veinte mil iglesias y congregaciones en el territorio de la DIA», dijo Ferreyra. Es algo directo, añadió.

Es muy simple: Un grupo de seis a doce personas se reúnen en una casa particular para orar, estudiar la Biblia, pasar tiempo juntos y testificar de la bondad de Dios una vez a la semana. Sin embargo, para los líderes de la iglesia, es más que una estrategia o método para que los miembros de la iglesia sean afirmados en la Palabra de Dios, porque fomenta la camaradería y facilita la tarea de compartir el evangelio en la comunidad.

«Es realmente un estilo de vida», dijo Ferreyra. «Uno que beneficia a la iglesia no solo porque le ayuda a crecer con nuevos creyentes sino que también ayuda a retener los miembros». Los grupos son organizados por el pastor local y por su junta de iglesia, añadió.

A diferencia de lo que pueden pensar algunos, dijo Ferreyra, «los grupos pequeños tienen que ver con el aumento de los miembros y la multiplicación de los grupos, de otra manera sería tan solo un club».

Los grupos pequeños fortalecen los matrimonios y las familias, y ayudan a criar niños con una mente orientada hacia la misión, dijeron los líderes de la iglesia durante el programa de dos horas y medios de duración.

Líderes de grupos pequeños se reúnen en el distrito de Tuxpan, en Veracruz Norte, México, durante el simposio por Internet del pasado 21 de noviembre de 2014. Imagen de la Unión Mexicana Interoceánica.

Entre los oradores estuvo el pastor Moisés Reyna, presidente de la Iglesia Adventista en la región Mexicana Interoceánica. El territorio eclesiástico que él supervisa tiene uno de los números más grandes de grupos pequeños en la División Interamericana.

Con más de 15 mil grupos pequeños en el territorio, el pastor Reyna atribuyó el éxito del ministerio de grupos pequeños a la tarea de fomentar el reavivamiento espiritual entre los miembros de iglesia, examinando el impulso de evangelismo de la iglesia local, de manera de participar más de la obra misionera, organizar salidas y actividades con los grupos pequeños, y permitir la participación activa cuando la iglesia participa del evangelismo público.

«Los grupos pequeños son importantes para satisfacer las necesidades físicas y mentales de la gente, y contribuye para hallar métodos efectivos para ayudar a que la gente resuelva sus problemas al alcanzar a la gente por medio de la obra misionera en sus comunidades», dijo Reyna.

Reyna informó que unos 12.200 nuevos creyentes se han unido a la iglesia en la región Interoceánica como resultado directo de la obra en grupos pequeños.

Otras regiones mexicanas, y también Colombia, Venezuela y América Central se han organizado totalmente en grupos pequeños, y están creciendo cada vez más.

«Nuestro objetivo de grupos pequeños para este quinquenio fue el de alcanzar la marca de cien mil, y creo que vamos a estar muy cerca de ese número, gracias a este nuevo estilo de vida que busca conectarse con otros creyentes y alcanzar a otras personas del vecindario», dijo el pastor Ferreyra, quien dirige cada semana un grupo pequeño allí en Miami, Florida, donde reside.

El simposio también contó con segmentos en los que los seguidores por Internet hicieron preguntas a los líderes de la iglesia, que estos respondieron durante el programa. Asimismo, líderes de la División Sudamericana compartieron sus estrategias y resultados en el ministerio de grupos pequeños.

Si desea hallar recursos que puedan ser usados para el liderazgo de grupos pequeños, visite grupospequenos.org

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

Hospital Adventista en México se recupera después de que decenas de empleados dan positivo con COVID-19
El presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día reconoce el Día Mundial del Conquistador
Música adventista en el Caribe