17 de diciembre de 2012 Silver Spring, Maryland, Estados Unidos ANN

Ted N. C. Wilson, presidente de la Iglesia Adventista mundial, ofreció un mensaje de reconciliación entre Dios y la humanidad durante su llamado navideño a la iglesia y a los miembros de la comunidad en todo el mundo.

En la presentación “Los dones de Dios” se usaron instrumentos de diversas partes del mundo, un video musical que destacó la música de cada una de las regiones internacionales de la Iglesia Adventista. El video aparece en el mensaje navideño de Ted N. C. Wilson, presidente de la Iglesia Adventista mundial. Imagen de la Red de Noticias Adventistas

En el video especial de media hora de duración, titulado “Reavivamiento para la Misión: Especial de Navidad”, que está disponible AQUÍ, Wilson habla de un Dios amante que lleva adelante una relación con la humanidad.

Wilson también es acompañado por su esposa Nancy, que cuenta el relato original de la Navidad a través de los ojos de un joven pastor de ovejas.

El mensaje del presidente también incluye el nuevo video musical “Los dones de Dios”. El video es un popurrí de musica navideña con decenas de ejecutantes e instrumentos de diversas partes del mundo. Entre los instrumentos se encuentran tambores metálicos de Trinidad y Tobago, una zampoña peruana (llamada siku), un coro keniano, una cítara india, un ghuzheng chino y un banjo estadounidense.

El productor Marcelo Capuchinho dice que a lo largo del mensaje del presidente, se eligió música que representara cada región de la iglesia mundial.

“Todos tenemos diferentes estilos y enfoques de la Navidad”, dijo Capuchinho, “pero el lenguaje que todos hablamos y entendemos es la música. En cada cultura, son los mismos cánticos que celebran el nacimiento de Cristo”.

El especial de Navidad se encuentra disponible en múltiples idiomas. También está disponible en diversos formatos para ver en forma personal o pública.

Traducción de Marcos Paseggi

Top news

El coronavirus: ¿Una señal del fin?
Ministrar en favor de los hijos en tiempos del coronavirus
Los adventistas y la pandemia de influenza de 1918