Búsquedas Populares

14 de agosto, 2012 – Silver Spring, Maryland, Estados Unidos… Elizabeth Lechleitner/ANN

Oficiales adventistas del séptimo día de Risk Management (agencia de seguros para la administración de riesgos) están esperando que una campaña para detener el abuso de los niños encuentre tracción en la familia global de 17 millones de miembros de la iglesia.

Lanzada la semana pasada en la Convención de Maestros de la División Norteamericana en Nashville, Tennessee, Estados Unidos, Seven Campaign (Campaña Siete) invita a los adventistas alrededor del mundo a unirse en propagar un mensaje claro contra toda forma de abuso del niño, acoso y negligencia.

«Los niños son uno de los recursos que Dios nos ha confiado, y por eso sentimos que es importante trabajar unidos con nuestros socios para movilizar a los adventistas alrededor del mundo – junto con nuestros socios comunitarios – para abogar por un fin al abuso de los niños», dijo Julio Muñoz, Administrador de Experiencia con Cliente para la Agencia Adventista de Seguros para el Manejo de Riesgos.

La Campaña Siete es el último paso en reciente énfasis de la organización sobre concientización y prevención del abuso. En febrero, ARM (siglas en inglés), lanzó el «Plan de protección del niño«, que apoya las directrices de la iglesia adventista sobre el abuso al niño con métodos prácticos de capacitación y selección de empleados y voluntarios que trabajan estrechamente con los menores.

Ahora los oficiales de ARM desean estimular una oleada de promoción para asegurar que las iglesias adventistas, campamentos y clubes refugian a los niños del abuso y mala conducta.

«Queremos que no sólo sea claro que estamos contra el maltrato infantil, pero deseamos que nuestros miembros se expresen y estén realmente comprometidos en ubicar y evitar la mala conducta,» dijo David Fournier, Gerente de ARM para Mercadeo y Comunicación.

Más de 6 mil adventistas educadores de Estados Unidos, Canadá, Bermudas y las islas de Micronesia, ya han prometido concentrar a sus estudiantes en una campaña de concientización, utilizando los medios sociales y un kit de recursos digitales que incluye volantes, carteles, temas de conversación, formularios de solicitud y logos disponibles en el sitio Web de la iniciativa.

«Un movimiento de base como la Campaña Siete es importante porque la gente sabe lo que va a funcionar mejor en sus comunidades, así que les facilitamos los recursos y pueden personalizar la campaña para su comunidad», dijo Muñoz.

ARM también depende de la participación de sus socios – siendo el principal socio entre ellos, el Departamento de Educación de la División Norteamericana en la propagación de un vigoroso mensaje de concientización y defensa.

«Es nuestra responsabilidad como educadores, administradores y miembros de la iglesia hacer que cada niño se sienta valorado y seguro,» dijo Larry Blackmer, Vicepresidente de la División Norteamericana (DNA) para Educación, en el comunicado de prensa del lanzamiento de la Campaña Siete.

Otros socios incluyen el Centro para Resolución de Conflictos en la Universidad La Sierra, Christian Record Services for the Blind (Servicios Cristianos de Grabación para Ciegos), el Centro de Evangelización Juvenil, John Hancock en La Universidad La Sierra y los departamentos infantil, mujeres, familia y jóvenes de la iglesia adventista del séptimo a nivel mundial.

«Esperemos que esto se convertirá en un movimiento cultural entre los miembros adventistas y con eso, crear una presión hacia arriba para aprovechar el Plan de protección del niño y otros recursos de protección de la infancia que ofrece Administración de Riesgos Adventista», dijo Fournier.

Par bajar el kit de recurso digital de Seven Campaign (Campaña Siete), visite http://www.thesevencampaign.com/.

Traducción: Aleida T. Romero

Image by ANN. Foto de cortesía iStocphoto/ANN

Top news

En Interamérica, los líderes de la iglesia analizan expandir el Ministerio Adventista de las Posibilidades
La importancia de la escuela sabática
En Costa Rica, docentes adventistas continúan testificando a los estudiantes y sus familias durante la pandemia